inoticia

Noticias De Actualidad
Los problemas legales de Trump convergen en un día de fracasos espectaculares

En cuestión de horas el martes, el expresidente Donald Trump sufrió derrotas humillantes en los tribunales de todo el país que lo pusieron en camino de exponer sus impuestos personales, ver desmantelada su empresa, enfrentar un juicio por una supuesta violación y confrontar el poder libre de trabas de el Departamento de Justicia.

Fue un revés tras otro para el expresidente, que habría luchado para mantenerse al día con todas las malas noticias hora tras hora, al igual que los periodistas lucharon para mantenerse al tanto de todas las actualizaciones y comparecencias ante los tribunales el martes.

Cubrir la cascada de enfrentamientos legales obligó a este reportero a viajar entre dos juzgados en Center Street de Nueva York y dar testimonio en vivo para teleconferencias en dos estados diferentes, mientras que la Corte Suprema también dictaminó que el Congreso tenía derecho a las declaraciones de impuestos de Trump.

En medio de esta vorágine de problemas legales, el contador personal del magnate de bienes raíces rechazó por completo las travesuras financieras de la compañía y dijo que si hubiera sabido la forma en que los ejecutivos evadían impuestos durante años, se habría muerto del shock. “Probablemente me hubiera dado un infarto”, testificó Donald Bender en el tribunal penal de Manhattan, donde la Organización Trump se defiende en el juicio contra la Oficina del Fiscal del Distrito.

El terrible, horrible, nada bueno, muy mal día de Trump comenzó a las 10 a. m. en la corte civil de Manhattan, donde la compañía de su familia está luchando contra la demanda de $250 millones del Fiscal General de Nueva York que acusa a la compañía de fraude bancario generalizado. El juez Arthur F. Engoron, quien tuvo que intervenir repetidamente durante la investigación de tres años de la AG para obligar a los Trump a testificar y entregar documentos, finalmente perdió la paciencia.

El juez, claramente exasperado y haciendo una mueca desde el banquillo mientras hablaba, regañó a la empresa por sus tácticas dilatorias.

“No puedes seguir presentando los mismos argumentos después de haber perdido”, dijo Engoron a los abogados de la empresa.

Fijó el juicio civil para el 2 de octubre de 2023, lo que significa que la empresa homónima de Trump podría perder su capacidad para hacer negocios en Nueva York en medio de su próxima candidatura presidencial.

Luego, a las 2 p. m., un panel de jueces federales de apelación en Atlanta indicó que se inclinan por desbaratar por completo el intento de Trump de bloquear al FBI, que está investigando la forma en que mantuvo más de 100 registros clasificados sin permiso en su propiedad junto al mar en Florida. La cuestión es si era apropiado que una jueza federal partidaria de MAGA —que el mismo Trump nombró mientras era presidente— se involucrara en la investigación del FBI y tomara la medida sin precedentes de impedir que los agentes especiales revisaran los registros del gobierno que habían incautado.

Aunque todavía circulan preguntas sobre cómo Trump jugó con el sistema para conseguir a la jueza de distrito Aileen Cannon, el martes los jueces de apelaciones se enfocaron de lleno en el precedente dañino que podrían sentar al permitirle quedarse con el caso y continuar tomando decisiones peculiares y unilaterales que limitan un investigación policial antes incluso de que haya una acusación.

“Tendríamos que estar preocupados por el precedente que creamos que permitiría que cualquier objetivo de una investigación federal vaya a un tribunal de distrito y entretenga esto… e interfiera con la investigación en curso del poder ejecutivo”, dijo uno de los jueces. en la llamada

Estos jueces de apelación también parecieron perder la paciencia con las tácticas extravagantes que ahora emplea regularmente el cuadro de abogados de Trump, que inserta diatribas políticas de Fox News y Newsmax en informes legales y comparecencias ante los tribunales.

A la mitad de la audiencia de media hora, la jueza de apelaciones “Britt” Cagle Grant interrumpió al abogado defensor de Trump, James Trusty, para evitar que se refiriera a la búsqueda del FBI del 8 de agosto como una “redada”.

“No hay una situación en este país en la que un presidente en funciones autorice el allanamiento de la casa de un expresidente”, comenzó, antes de que se le preguntara si el término “redada es adecuado”. Rápidamente se disculpó por usar lo que llamó un “término cargado”, solo para usarlo nuevamente minutos después.

Esa audiencia de apelación terminó abruptamente, sin que los jueces le dieran vida al lado de Trump.

“Realmente no podemos predecir cómo dictarán los jueces según quién los nombró”, señaló la profesora de la Facultad de Derecho de Loyola, Jessica Levinson. “Los designados por Trump en general están más preocupados por una agenda conservadora que por darle una victoria a Trump… son muy conscientes de que se trata de sentar un precedente en otras investigaciones criminales”.

Minutos más tarde esa tarde, la Corte Suprema negó el intento de Trump de impedir que los demócratas en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara obtuvieran copias de sus declaraciones de impuestos personales de 2013 a 2018. Los jueces de la Corte Suprema tomaron la decisión sin siquiera redactar una opinión.

Trump logró ser el único presidente estadounidense en la historia reciente en negarse a poner sus impuestos a disposición del escrutinio público, lo que generó preocupaciones generalizadas sobre sobornos y corrupción. Esta orden de la Corte Suprema abre la puerta para que el representante Richard Neal (D-MA), quien dirige el Comité de Medios y Arbitrios, los obtenga del Servicio de Impuestos Internos con el pretexto de determinar “hasta qué punto el IRS audita y hace cumplir las leyes fiscales federales contra un presidente”.

La pregunta ahora es si los demócratas en el Congreso podrán obtenerlos antes de que los republicanos tomen el control de la Cámara en enero, y qué harán con ellos.

“Mira, si juegas con fuego el tiempo suficiente, te vas a quemar, y él ha hecho una carrera esquivando responsabilidades con un grupo de abogados y contadores, pero algún día tienes que pagar el gaitero, y creo que todas esas cosas son ponerse al día con él”, dijo Jared Carter, profesor de la facultad de derecho de Vermont.

El ‘Yo también’ de Mogul

Inmediatamente después de la decisión de la Corte Suprema, los abogados de Trump estaban en una llamada telefónica a las 3 p. m. con un juez federal de Manhattan que intentaba prepararse para una nueva demanda que alegaba que el magnate de bienes raíces violó a una periodista en una tienda por departamentos de la ciudad a mediados de la década de 1990. Estas acusaciones surgieron por primera vez cuando la columnista de consejos E. Jean Carroll escribió una memoria, lo que llevó a Trump a hablar mal de ella desde la Casa Blanca. Los comentarios de Trump dieron lugar a una demanda por difamación y a una reciente declaración de Trump bajo juramento que aún no es pública.

Pero ahora que la nueva ley de sobrevivientes adultos de Nueva York pronto permitirá a las víctimas demandar a sus abusadores, Trump enfrentará el mismo tipo de acción legal que arruinó a Bill Cosby. No se espera que esta demanda plantee nuevos problemas, pero apuntará directamente a Trump y su billetera.

Dado que Trump ya testificó a puerta cerrada, la abogada de Carroll, Roberta Kaplan, cree que podría ir a juicio tan pronto como en febrero, poniendo patas arriba la incipiente campaña presidencial de Trump de 2024.

Alina Habba, la misma abogada defensora de Trump que discutió con un juez estatal ese mismo día, sorprendió a la corte al revelar que ni siquiera está segura de si seguirá representando a Trump en el caso Carroll.

“Ni siquiera me han retenido en ese asunto”, dijo. “No sé si estoy yendo ser retenido en ese asunto.”

En ese momento, el juez federal de distrito Lewis A. Kaplan reveló que él, como tantos otros jueces ese día, también se había quedado sin paciencia.

“Su cliente sabe desde hace meses que esto se avecina, y haría bien en decidir quién lo representa en él”, advirtió en tono cortante.

Traicionado por el contador

Justo cuando parecía que las cosas no podían empeorar para Trump el martes, el contador personal de confianza del expresidente le clavó un cuchillo en la espalda a las 3:55 p.m.

Donald Bender, quien se quedó con Trump y la Organización Trump incluso cuando trabajó en varias iteraciones diferentes de firmas de contabilidad, terminó testificando contra la empresa familiar del mismo nombre del expresidente en un tribunal penal de Manhattan. Ahí es donde la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Nueva York tiene a la Organización Trump en juicio por evadir impuestos al permitir que sus ejecutivos de tiempo completo evadan impuestos de dos maneras diferentes: pagándose a sí mismos como “contratistas independientes” y obteniendo beneficios corporativos libres de impuestos para minimizar su on- los salarios de los libros.

Anteriormente en el juicio, los fiscales establecieron cómo el director financiero de la compañía, Allen Weisselberg, redujo su salario sujeto a impuestos desviándolo a un apartamento corporativo de alto nivel, autos de lujo para él y su esposa (que ni siquiera era un empleado real), y matrícula para sus nietos en una costosa escuela privada. Los fiscales expusieron cómo el hijo de Weisselberg, Barry, también recibió este tipo de beneficios. Y mostraron cómo el contralor de la compañía, Jeffrey S. McConney, estaba involucrado.

Bender preparó impuestos para los Weisselberg y los Trump, incluidos los ejecutivos de la compañía Don Jr., Ivanka, Eric. Técnicamente, era un testigo de la Organización Trump, afirmando con incredulidad que había revisado todos los libros pero que de alguna manera no tenía idea de que los ejecutivos estaban haciendo esto durante años. Pero los fiscales derribaron eso cuando el brillo anaranjado de la puesta de sol comenzó a llenar la sala del tribunal.

Susan Hoffinger, jefa de investigaciones del fiscal de distrito de Manhattan, preguntó qué habría hecho él si hubiera sabido antes sobre el esquema de compensación ejecutiva. A diferencia de los empleados de la Organización Trump que testificaron ante él, este contador no se iba a hundir con el barco.

“Hubiera llamado a Jeff McConney y dicho, ‘¿Qué está pasando?’”, testificó.

“Probablemente me hubiera preocupado mucho”, dijo.

“Habríamos tenido conversaciones serias sobre continuar con el cliente”, agregó.

La compañía de contabilidad global donde Bender mantiene su práctica, Mazars USA, hizo exactamente eso a principios de este año, cuando decidió deshacerse de la Organización Trump y desautorizar cualquiera de sus estados financieros.

Se tomarán medidas decisivas en cada uno de estos casos en las próximas semanas. El jurado de Manhattan regresará de sus vacaciones de Acción de Gracias y pronto comenzará a deliberar sobre si la Organización Trump violó la ley y evadió impuestos. El AG de Nueva York comenzará a compartir evidencia con la Organización Trump, lo que podría revelar a los Trump cuyo testimonio expuso las travesuras financieras de la compañía. Y los abogados de Carroll presionarán para iniciar un juicio.

Además de todo, estos casos se están desarrollando mientras Trump enfrenta una amenaza nueva y muy real de acusación penal por parte del abogado especial del Departamento de Justicia, Jack Smith, quien fue designado el viernes pasado por el fiscal general Merrick Garland para investigar el mal manejo de materiales clasificados por parte de Trump. , sus intentos de obstruir esa investigación y los intentos del expresidente de permanecer en el poder después de perder las elecciones de 2020.

Las palabras que la abogada de Trump, Alina Habba, pronunció al comienzo del día podrían ser repetidas por el equipo legal de Trump en cada sala del tribunal a partir de ahora.

“Mi cliente no debería estar en esta posición. No deberíamos estar en este tribunal y, sin embargo, lo estamos”.

About Post Author