inoticia

Noticias De Actualidad
Los demócratas ‘durmientes’ del campo de batalla del Senado están pasando por alto

No es Pensilvania, donde el médico televisivo más destacado del país está perdiendo batallas diarias en Twitter —y en las encuestas— frente a un candidato demócrata al Senado vestido permanentemente con una sudadera con capucha. Y no es Wisconsin, donde los votantes finalmente pueden haberse hartado de un senador republicano de extrema derecha que suelta teorías de conspiración.

Es Carolina del Norte, donde los demócratas tienen una de sus mejores oportunidades de ganar un escaño en el Senado ocupado por el Partido Republicano, incluso si los principales donantes del partido y los grupos externos aún no han actuado como tal.

Parte de eso pueden ser los candidatos. La candidata demócrata, la ex presidenta del Tribunal Supremo estatal Cheri Beasley, ha ido convenciendo discretamente a los votantes en este estado en disputa de que ella es la persona adecuada para enviar al Senado. Y el candidato republicano, el representante Ted Budd, es, en comparación con los otros candidatos republicanos al Senado de este ciclo, un republicano genérico y una gran cantidad desconocida para los votantes del estado.

Sin embargo, incluso sin la atención y los titulares, Carolina del Norte podría muy bien decidir el control del Senado 50-50.

“Cada ciclo, hay una gran contienda por el Senado que es durmiente. No hay duda de que la carrera de Carolina del Norte es la durmiente de este ciclo”, dijo Morgan Jackson, estratega demócrata de Carolina del Norte desde hace mucho tiempo.

Después de todo, el campo de batalla perenne es uno de los estados más profundamente divididos del país, y las elecciones allí generalmente se deciden por unos pocos puntos porcentuales. Además, este año, no hay titular en la boleta electoral, gracias a la jubilación del actual senador republicano, Richard Burr.

Budd ha llevado a cabo una campaña notablemente discreta desde que ganó unas polémicas primarias en junio, tan discreta que ha provocado quejas en los círculos republicanos de que está tratando de llegar a un escaño en el Senado.

Puede que no haya sido una mala estrategia. Al menos inicialmente.

Durante la mayor parte del ciclo de mitad de período, los demócratas se han enfrentado a un entorno electoral desalentador, gracias a los bajos índices de aprobación y la inflación del presidente Joe Biden. Mientras los demócratas luchan por ganar seis escaños en los campos de batalla que ganó Biden en 2020, Carolina del Norte, que ganó Donald Trump en 2020, podría haber sido vista como un control republicano relativamente cómodo en 2022.

Pero un entorno que mejora repentinamente para los demócratas, reforzado por las mejores noticias económicas, la decisión de la Corte Suprema sobre el aborto y una serie de victorias de Biden, ha dado a los demócratas la esperanza de que pueden ganar en Carolina del Norte. Y la falta de atención temprana en la carrera, irónicamente, pudo haber impulsado a Beasley.

Con el centro de atención en otros lugares, ha llevado a cabo una campaña centrada en el estado que ha sido menos ahogada por el ruido nacional. Los demócratas creen que la prueba está en el pudín: las encuestas públicas de la carrera han mostrado una competencia reñida, con Beasley y Budd liderando cada uno en diferentes encuestas.

“La somnolencia de la carrera se ha acumulado en beneficio de Cheri Beasley”, dijo Jackson. “Le ha permitido contar su historia, no ser nacionalizada”.

Sin embargo, cuando faltan aproximadamente ocho semanas para el día de las elecciones, la contienda tendrá que volverse más ruidosa para que Beasley realmente haga de Carolina del Norte un campo de batalla del Senado de primer nivel.

Es decir, los demócratas creen que los grupos externos tienen que invertir más dinero, particularmente en anuncios de televisión. La propia Beasley ha recaudado la impresionante cantidad de 16 millones de dólares. Pero si bien el Comité de Campaña Senatorial Demócrata oficial ha financiado el registro de votantes y las operaciones de campo en Carolina del Norte, no ha gastado ni un centavo en anuncios de televisión para apoyarla. David Bergstein, un portavoz de DSCC, no dijo cuándo el grupo podría invertir más, pero calificó la carrera de “altamente competitiva” gracias a la “fuerte campaña” de Beasley.

El mayor patrocinador de Beasley ha sido el PAC de la mayoría del Senado, el grupo externo alineado con el líder de la mayoría Chuck Schumer (D-NY), que ha gastado $ 3.5 millones en cobertura aérea para ella.

Pero sus dos contrapartes republicanas, el Comité Senatorial Republicano Nacional y el Fondo de Liderazgo del Senado, se están preparando para un bombardeo publicitario asimétrico, habiendo reservado casi $28 millones en anuncios de televisión hasta noviembre para atacar a Beasley.

Douglas Wilson, un estratega demócrata de Carolina del Norte, dijo que Beasley puede ganar, pero necesita más recursos a nivel nacional.

“Tienen que hacerlo pronto… lo que sea que vayan a hacer, tienen que hacerlo ahora”, dijo.

“Algo está pasando en Carolina del Norte, estamos al borde del cambio, solo necesitamos un empujón adicional”, agregó Wilson.

Si los demócratas de Carolina del Norte reciben o no ese empujón podría tener enormes implicaciones para la agenda del partido y la presidencia de Biden. Un giro demócrata del estado podría proporcionar un seguro decisivo para una mayoría demócrata en el Senado y romper una larga racha fría en un estado de campo de batalla que ha desmoralizado al partido durante años.

Dory MacMillan, vocera de Beasley, dijo que su “compañía inteligente” ha convertido a Carolina del Norte en “una excelente oportunidad de recogida y [Beasley] continúa ganando impulso a medida que la campaña del congresista Budd se tambalea y los republicanos nacionales se ven obligados a rescatarlo”.

Como mínimo, los republicanos se están preparando para que la carrera sea más competitiva de lo esperado inicialmente.

Es difícil culpar al campo de Budd por “sentarse allí pensando que tenían la oportunidad de ganar en dos dígitos”, dijo un estratega republicano que ha trabajado en campañas para el Senado en el estado. “Definitivamente se ha estrechado. Al final del día, todavía apostaría dinero a que Carolina del Norte terminará optando por Budd, pero será por un margen más estrecho de lo que hubiéramos esperado antes.Dobbs.”

Si los demócratas invierten más en la carrera, dijo el estratega republicano, Budd, cuya actuación calificó de “robótica”, necesitará “intensificar” su juego con apariciones adicionales y mensajes más agresivos contra Beasley.

Todavía, lo que se cierne sobre la aparente reticencia de los demócratas nacionales a invertir dinero en la contienda por el Senado de Carolina del Norte son sus pérdidas costosas y dolorosas allí en los últimos años.

La demografía del estado, una población suburbana en auge junto con un fuerte electorado negro, ha convencido a los demócratas, elección tras elección, de que este año es el que finalmente ganan un gran concurso en el estado.

Pero aparte de las victorias consecutivas de Roy Cooper para gobernador en 2016 y 2020, Carolina del Norte ha sido más una ballena blanca que una panacea electoral. Ningún demócrata ha ganado una carrera estatal por un cargo federal allí desde 2008, cuando tanto Barack Obama como la exsenadora Kay Hagan ganaron el estado.

Han gastado mucho tratando de recrear la magia. En 2020, Cal Cunningham, el recluta anunciado por los demócratas para el Senado de los EE. UU. que obtuvo más de $ 110 millones en inversiones externas, colapsó en su desafío al senador Thom Tillis después de que sus mensajes de texto picantes con otra mujer se hicieran públicos. Terminó perdiendo por casi 2 puntos, ya que Biden perdió el estado por un margen más estrecho de 1,3 puntos.

En un sentido más amplio, las operaciones nacionales de los demócratas solo tienen una cantidad limitada de dólares de sobra. Su financiación se utiliza principalmente para proteger a los titulares que se enfrentan a reelecciones competitivas; este año, hay al menos cinco. Luego, con el margen de maniobra que tienen, los agentes deciden cuáles son sus mejores oportunidades de recogida y gastan en consecuencia.

Beasley puede tener un caso difícil de presentar en comparación con candidatos como John Fetterman, que en las encuestas está muy por encima del republicano Mehmet Oz en Pensilvania, o Mandela Barnes, que desafía al senador Ron Johnson, inclinado a la teoría de la conspiración, en Wisconsin. Ambos, por supuesto, son estados que Biden ganó en 2020.

Aún así, muchos demócratas creen que Beasley les ha demostrado a los demócratas nacionales ya los donantes que ofrecerá un retorno favorable de la inversión. Incluso si necesita que otras contiendas se vuelvan menos competitivas para liberar dólares demócratas, “está haciendo todo lo posible para poner las cartas correctas sobre la mesa”, dijo un estratega demócrata con profunda experiencia en Carolina del Norte.

“Su trabajo no es ganar esto por su cuenta; su trabajo es hacer que la carrera sea viable y una atractiva oportunidad de inversión”, dijo el estratega. “Y así es como funcionan todas estas carreras en la burbuja”.

Los republicanos se han centrado en vincular a Beasley con el impopular presidente, dado que ella se ha alineado con los puntos importantes de su agenda, como la Ley de Reducción de la Inflación recién aprobada.

Jonathan Felts, asesor principal de Budd, dijo en un comunicado a The Daily Beast que Beasley “sigue adoptando la agenda política de Joe Biden que está aplastando los presupuestos familiares en Carolina del Norte”.

Felts también argumentó que Beasley, a pesar de ser dueña de las ondas de televisión durante el verano mientras Budd y sus aliados estaban en gran parte fuera de línea, “no logró ganar un impulso significativo en esta carrera por el Senado porque tiene un mal mensaje y no tiene apoyo de base”.

Los grupos republicanos también han invertido dinero en anuncios que intentan usar el pasado de Beasley como juez en su contra, argumentando que es blanda con el crimen. En un caso destacado, llegaron demasiado lejos: en junio, el NRSC se vio obligado a eliminar los anuncios que atacaban la sentencia de Beasley a los depredadores de niños porque sus afirmaciones eran inexactas.

MacMillan, la vocera de Beasley, dijo que ella está comprometida “a luchar para que la gente reduzca los costos y proteja sus libertades en el Senado mientras el congresista Budd continúa luchando para quitarles sus derechos y anteponer los intereses especiales a la gente”.

Algunos republicanos admiten que Beasley podría ser uno de sus posibles enemigos más fuertes. “Beasley es el único candidato que tenían los demócratas además del propio Cooper que podría haber hecho de esta una carrera real”, dijo el estratega republicano, hablando anónimamente para describir con franqueza la carrera.

Beasley también tiene el potencial de entusiasmar al electorado negro en Carolina del Norte de una manera que no lo han hecho los candidatos demócratas anteriores. Solo ha habido dos mujeres negras en el Senado de los EE. UU., y la cámara no ha tenido ninguna desde que la vicepresidenta Kamala Harris se fue en 2021. Pero Beasley podría cambiar eso, y si es elegida, sería la primera mujer negra de Carolina del Norte. senador.

“El partido siempre ha dicho bien, debemos asegurarnos de invertir en las mujeres negras”, dijo Wilson. “Está bien, tienes a una mujer negra corriendo aquí en Carolina del Norte”.

Aún así, Budd no está exento de ventajas. Congresista desde 2017, Budd, de 50 años, participó este año en una polémica primaria republicana contra el exgobernador Pat McCrory. Gracias a eso, Felts dijo que la operación Budd se vio obligada a construir una organización de base en todo el estado.

Pero el activo clave de Budd puede ser su fuerte respaldo del expresidente Donald Trump, quien llegará al estado a fines de este mes para apoyar a Budd y otros republicanos respaldados por Trump.

“Está naturalmente alineado con la base republicana, y ese es un partido político con una orientación muy trumpista”, dijo Michael Bitzer, profesor de política en Catawba College, sobre el electorado de Carolina del Norte.

Irónicamente, para una carrera que podría convertirse en un concurso de primer nivel, ninguno de los candidatos es visto exactamente como una estrella de rock. “Ni Budd ni Beasley son conocidos como el tipo de orador que energiza una sala”, dijo Chris Cooper, profesor de política en la Universidad de Western Carolina, resumiendo suavemente las opiniones internas.

Eso no significará que la carrera será mansa, y Cooper dijo que no debería sorprender a nadie que un estado de campo de batalla perenne vea una pelea polémica en 2022.

“Si bien los partidos nacionales solo se están dando cuenta de esto ahora”, dijo Cooper, “la gente en el terreno podría haberles dicho esto hace meses”.

About Post Author