inoticia

Noticias De Actualidad
La artimaña de la CIA sobre la vacuna de Bin Laden acecha a la salud pública

Las tasas de vacunación contra el coronavirus en todo el mundo son bajas por múltiples razones: escasez de suministros en los países en desarrollo, falta de confianza en los gobiernos que distribuyen las vacunas y teorías conspirativas sobre el contenido de la vacuna y sus efectos secundarios. Pero los expertos señalan otro posible factor al que se ha prestado menos atención: la CIA.

En su búsqueda para encontrar y matar a Osama Bin Laden, los espías de la CIA utilizaron un programa de vacunación contra la hepatitis B como cobertura en un intento de recoger muestras de ADN que pudieran localizar a la familia del cerebro del 11-S en Abbottabad, Pakistán.

El esfuerzo fue un fracaso y llevó a un médico contratado por la CIA a una prisión pakistaní. Sin embargo, una década después, los expertos en salud pública y los investigadores afirman que la travesura podría haber contribuido a erosionar la confianza crucial en los esfuerzos de vacunación ahora necesarios para acabar con la pandemia de coronavirus en Pakistán, y en algunos casos en todo el mundo.

“El programa de vacunación falsa de la CIA sobrepasó los límites de una actividad puramente humanitaria y relacionada con la medicina y la salud”, dijo Sam Worthington, director general de InterAction, una alianza de organizaciones no gubernamentales internacionales, a The Daily Beast. “Al introducir un grado de falta de confianza asociado a las vacunas, creo que se está perjudicando a los programas de vacunación en zonas sensibles de todo el mundo”.

Durante años, después de la falsa campaña de la CIA, los talibanes trabajaron para atacar los esfuerzos de vacunación contra la polio, alegando la preocupación de que los programas pudieran ser una fachada para el espionaje. El gobierno pakistaní ordenó a la organización benéfica Save the Children que abandonara el país tras relacionarla con el programa de la CIA. (Save the Children ha negado estar involucrada).

Desde la campaña, los pakistaníes se alejan de la vacunación; aunque el país estaba a punto de erradicar la poliomielitis en ese momento, resurgió tras revelarse la operación de la CIA. Las tasas de vacunación se redujeron en dos quintas partes, según una investigación publicada recientemente en el Journal of the European Economic Association, de la Oxford University Press. Poco después, la Organización Mundial de la Salud tuvo que declarar de emergencia la propagación de la polio en varios países, incluido Pakistán.

Los autores del estudio sobre la vacuna de la CIA, Mónica Martínez-Bravo y Andreas Stegmann, dijeron a The Daily Beast en una declaración conjunta que “la revelación de la artimaña de la vacuna puede haber reducido la confianza en las vacunas (y posiblemente en el sector médico formal) al prestar apoyo a los rumores y la desinformación difundida por grupos como los talibanes paquistaníes.”

Ese escepticismo parece haber perdurado hasta bien entrada la pandemia de coronavirus. Todavía no está claro hasta qué punto, concretamente, el esfuerzo de inoculación encubierto de la CIA puede haber complicado los actuales esfuerzos de erradicación del COVID en Pakistán, pero las encuestas muestran que Islamabad está luchando para convencer a los pakistaníes de que se vacunen contra el coronavirus. Casi la mitad de los pakistaníes han expresado su negativa a aceptar la vacuna contra el COVID-19 si se les ofrece, según las encuestas realizadas por Gallup.

“Las vacunas se basan, en última instancia, en la capacidad de la población para aceptarlas, y cuando la confianza de la población se rompe, hace más difícil que los agentes sanitarios o humanitarios realicen el trabajo que hacen”, dijo Worthington a The Daily Beast.

La propia CIA se dio cuenta de que llevar a cabo una operación de vacunas falsas era una metedura de pata y no merecía la pena el daño a la salud pública y a los esfuerzos de vacunación en 2013. La agencia de espionaje prohibió entonces el uso de programas de vacunación para realizar espionaje, según una carta que Lisa Monaco, la asesora de seguridad nacional del presidente en ese momento, escribió a los decanos de las escuelas de salud pública que habían expresado su preocupación.

Cuando se le pidió un comentario, un portavoz de la CIA señaló que las vacunas se distribuyeron realmente en la campaña.

“Las vacunas de 2011 en Pakistán fueron reales, y muchos niños recibieron vacunas a través de ese programa”, dijo el portavoz. “En respuesta a las preocupaciones planteadas por la comunidad de la salud pública, en 2013 el entonces director de la CIA ordenó que los programas de vacunas no se utilizaran operativamente en adelante.”

El portavoz sugirió que la CIA no cree que el hecho de haber utilizado una campaña de vacunas para realizar espionaje haya provocado desconfianza o preocupación en todo el mundo sobre las vacunas.

“Hay una gran cantidad de teorías y desinformación que alimentan las dudas sobre las vacunas, pero no hemos visto preocupaciones mundiales significativas hoy en día derivadas de la información errónea sobre el programa de vacunas utilizado en Pakistán hace más de 10 años”, dijo el portavoz.

Sin embargo, Worthington afirma que el daño ya está hecho y que, a día de hoy, las corrientes de desconfianza alimentadas por el programa de la CIA afectan a la salud pública.trabajadores que intentan conseguir vacunas en armas en Pakistán y más allá.

“El problema es que la confianza, una vez rota, es muy difícil de reconstruir”, dijo Worthington. “Y corresponde a la ONU o a las ONG o a otros gobiernos reconstruir esa confianza en las zonas en las que podría estar rota y centrarse en los beneficios de la vacuna: por qué esto no está perjudicando a la población. Sólo hace el trabajo de todos un poco más difícil”.

Los tropiezos y contratiempos de desinformación que ha introducido el programa han sido duraderos, dijo Bruce Riedel, ex oficial de la CIA y ex asesor principal sobre el sur de Asia y Oriente Medio de cuatro presidentes.

“El programa de la CIA, que ha sido utilizado por grupos antiamericanos en Pakistán para desprestigiar a Estados Unidos, se ha convertido en un arma”, dijo Riedel a The Daily Beast. “Como cuestión práctica era una parte muy pequeña del programa para encontrar a Bin Laden, pero, como cuestión política, se ha convertido en algo mucho más grande. Ha adquirido una historia que no va a desaparecer”.

About Post Author