inoticia

Noticias De Actualidad
El director pionero Euzhan Palcy regresa por el Oscar

LOS ÁNGELES (AP) — La directora Euzhan Palcy ha hecho historia más de una vez en sus cuatro décadas en la industria del cine.

Fue la primera mujer negra en dirigir una película producida por un gran estudio (“A Dry White Season” de MGM), la primera directora negra de cualquier género en ganar el Premio César en Francia, la primera mujer en ganar un León de Plata de Venecia ( por “Sugar Cane Alley”), la única mujer que dirigió a Marlon Brando y la primera mujer negra en dirigir a un actor a una nominación al Oscar (también Brando). Abrió caminos para una generación de cineastas negras, desde Ava DuVernay y Amma Asante hasta Regina Hall y Gina Prince-Bythewood, y la mayoría de las veces no fue fácil ni divertido.

Pero la impulsaba una convicción que mantiene hasta el día de hoy: “Nací para hacer cine”.

Ahora, después de algunos años alejada del negocio, está lista, a los 64 años, para volver a ponerse detrás de la cámara. ¿Y qué mejor manera de empezar un regreso que con un Oscar? El sábado, Palcy recibirá una estatuilla honorífica en la gala anual de los Governors Awards, en reconocimiento a sus contribuciones al cine. La celebran junto al director australiano Peter Weir, la compositora Diane Warren y el actor Michael J. Fox, quien recibirá el Premio Humanitario Jean Hersholt, en el evento no televisado.

“Sentí que este era el momento adecuado para volver a aparecer”, dijo Palcy, de París, a The Associated Press. “Estaba listo.”

Palcy nació en Martinica, en las Antillas francesas, en 1958, y desde los 10 años se había fijado en el cine, aunque parecía que nadie que lo hacía, al menos con éxito, se parecía a ella. Su imaginación se despertó con “Black Orpheus” de Marcel Camus y las películas de Alfred Hitchcock, Fritz Lang y. A mediados de los años 70, se fue a París, donde estudió en la Sorbona y obtuvo una maestría en cine en el prestigioso Louis-Lumière College. Allí se animó a seguir haciendo cine con François Truffaut.

Pero no pudo encontrar a nadie que le diera dinero para hacer su primer largometraje, “Sugar Cane Alley”, incluso después de obtener una importante subvención del gobierno francés que normalmente despertaría el interés de los financistas. La película sería una adaptación de la novela semiautobiográfica de Joseph Zobel sobre la Martinica de la década de 1930, los africanos trabajando en los campos de caña de azúcar y sus propietarios blancos.

“Tenía un título de la escuela de cine más famosa de Francia y no era suficiente”, dijo Palcy. “Todavía era negra, todavía era una mujer y todavía era joven”.

Aún así, logró hacer “Sugar Cane Alley” de la nada y se convirtió en un gran éxito, ganando el León de Plata en el Festival de Cine de Venecia y un César a la mejor ópera prima. Sin embargo, lo más importante para ella fue que resonó con la gente de Martinica que le dijo que nunca antes se habían visto en la pantalla.

“La mayoría de la gente señala que yo fui un pionero. ¿Dicen que no te hace feliz? Y no es eso, pero es duro, es duro ser pionero. La gente piensa que es un gran problema y es genial, pero no hay nada allí y eliges un camino y lo pavimentas. Eso requiere mucha tenacidad, mucha lucha, mucha lucha, muchas lágrimas.

“Me encanta la metáfora de una mujer que está embarazada y el embarazo es tan duro para ella y es difícil dar a luz a ese bebé. Luego, una vez que lo hace, está exhausta. Así me sentí cuando salió ‘Sugar Cane Alley’. Ni siquiera pude disfrutar del éxito de esa película”, dijo. “Pero me hizo más fuerte y aún más decidida a luchar por mis historias”.

Hollywood se dio cuenta y el emocionante nuevo talento detrás de la cámara. Robert Redford la invitó a participar en el Laboratorio de directores de Sundance en 1984, y sería una caja de resonancia a medida que llegaran más ofertas. La vida, por un momento, fue un torbellino de cortejos y ofertas.

La ejecutiva de Warner Bros., Lucy Fisher, la llevó en avión a Los Ángeles y le dio una gran bienvenida para intentar que hiciera una película con ellos. Palcy preguntó sobre la adaptación de “El color púrpura”, aunque le dijeron cortésmente que Steven Spielberg ya había puesto su mirada en eso. Se decidió por “A Dry White Season”. Sin embargo, la película estuvo a punto de desmoronarse cuando Warner Bros. Brass decidió, después de que Universal lanzara “Cry Freedom”, que dos películas sobre el apartheid eran demasiadas. MGM intervino para hacerlo.

Palcy siempre ha sido firme en su visión. Paul Newman estaba desesperado por estar en la película, pero ella se centró en Donald Sutherland. También convenció a Brando, que había estado jubilado durante nueve años, para que asumiera un papel. Por eso, recibió su octava y última nominación al Oscar.

Después de eso, sin embargo, Hollywood se convirtió en una bolsa mixta. Hizo “Ruby Bridges” para el maravilloso mundo de Disney y “The Killing Yard”, una película para televisión sobre los disturbios en la prisión de Attica. Pero luego, hace aproximadamente una década, decidió que tenía que irse. Había escuchado que no, y que las películas negras no se venden, demasiadas veces. Y le habían pedido que hiciera demasiadas películas que no le hablaban.

“Pensé, no puedo traicionar mis ideales”, dijo. “Así que pensé en irme y poner mi energía en ayudar a los jóvenes cineastas para no perder el tiempo. Estaba esperando el momento adecuado para volver”.

En los años siguientes, recibió muchas cartas y correos electrónicos de personas que le preguntaban dónde estaba y por qué no estaba haciendo películas. Algunas de sus películas también han tenido una segunda vida: “A Dry White Season” recibió una restauración de Criterion y “Ruby Bridges” comenzó a transmitirse en Disney+.

“Mi trabajo no es para la gente de ayer”, dijo. “Mi trabajo es para gente de la nueva generación”.

Luego, a principios de este año, tuvo la sensación de que ahora era el momento de volver. Poco después, obtuvo un honor en Francia y 24 horas después recibió la llamada telefónica sobre el Oscar honorífico.

“Dije, ‘Dios mío, ¿qué está pasando?’ Valió la pena la tristeza y la lucha que tenía dentro de mí por no poder hacer mis películas”, dijo.

Ahora solo espera que la gente no la ponga en una caja, pensando que es solo una “cineasta política”.

“Quiero hacer todo tipo de películas”, dijo. “Puedo hacer cualquier género”.

Palcy quiere dejar una cosa en claro: aunque es franca sobre las luchas y adversidades que enfrentó, quiere que la gente sepa que también es una persona muy positiva.

“No fue una queja”, dijo. “Pero si me preguntan al respecto, seré honesto”.

___

Siga a la escritora de cine de AP Lindsey Bahr en Twitter: www.twitter.com/ldbahr.

About Post Author