inoticia

Noticias De Actualidad
Donald Trump debería tener mucho miedo: Este aniversario no fue una buena noticia para él

Donald Trump debió despertarse la mañana del 6 de enero del año pasado con una terrible sensación de presentimiento. Era el día en que su némesis, Joe Biden, iba a ser certificado como ganador de las elecciones presidenciales. Había pasado dos meses enteros, noviembre y diciembre, tratando de anticiparse a lo que iba a suceder ese día. Ahora sabemos, gracias a los informes sobre el período posterior a las elecciones, que no hizo nada más que jugar al golf y hablar con sus abogados externos, como Rudy Giuliani, y con asesores externos, como Steve Bannon, sobre las posibles formas de anular los resultados de las elecciones.

Habló con Bannon el 29 de diciembre desde Mar-a-Lago. Bannon le dijo a Trump que tenía que volver de Florida y estar presente en Washington para preparar el terreno para lo que habían planeado para el 6 de enero. Esto significaba que tendría que faltar a su gran celebración anual de Nochevieja en su club de Palm Springs, lo que no es poca cosa en el mundo de Donald Trump, a quien le encanta estar rodeado de admiradores que han pagado mucho dinero para estar en su presencia. Pero Bannon le presionó y mucho. Tuvo que trabajar sobre Mike Pence. Tuvo que prestar atención a los memorandos escritos por otro de sus abogados externos, John Eastman, que exponían en dos escenarios cómo Pence -que presidiría la sesión conjunta del Congreso el 6 de enero- podría negarse a certificar los votos electorales de los estados disputados y lanzar la elección a la Cámara de Representantes, donde, como declara encantado un memorando, en mayúsculas, “TRUMP GANA.”

Trump llevaba semanas persiguiendo a Pence para que le ayudara a anular las elecciones. El 5 de enero, acorraló a Pence en el Despacho Oval y llamó a Eastman, que estaba en la “sala de guerra” del Hotel Willard, al otro lado de la calle, y los dos presionaron a Pence para que se negara a certificar suficientes papeletas electorales de estados como Arizona y Pensilvania y Michigan, de manera que ni Trump ni Biden, hubieran alcanzado los 270 votos electorales necesarios para ganar. Supuestamente, en ese escenario, las papeletas serían devueltas a los estados donde las legislaturas lideradas por los republicanos se reunirían y nombrarían nuevas listas de electores y, de nuevo en mayúsculas, “TRUMP GANA.”

Según el libro de Bob Woodward y Robert Costa “Peligro“, que descubrió los memorandos de Eastman y proporciona la mayor parte de la información sobre lo que ocurrió entre Trump y Pence, el vicepresidente se mostró reticente durante esa reunión del 5 de enero en el Despacho Oval con Trump. A la mañana siguiente, Pence habló con el juez conservador retirado J. Michael Luttig, que había sido el jefe de Eastman en el Departamento de Justicia, sobre una carta que publicaría ese mismo día. Siguiendo el consejo legal de Luttig, así como el de otro abogado conservador, John Yoo, Pence escribió que “mi juicio considerado [is] de que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me constriñe a reclamar una autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no”.

Según “Peril”, Pence permaneció en la residencia del vicepresidente en el Observatorio Naval la mañana del 6el y no fue a la Casa Blanca. Trump había comenzado a tuitear amenazas veladas dirigidas a Pence a la 1 de la madrugada y continuó a las 8:17 con esto: “Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviarlos de vuelta a los Estados, Y GANAMOS. Hazlo Mike, este es un momento de extremo coraje”. Pero Pence se fue directamente de su casa al Capitolio, dejando a Trump en el Despacho Oval haciendo sus últimos preparativos para el mitin en la Elipse, que había anunciado con un tuit en diciembre: “Estar allí. Será salvaje!”

Woodward y Costa hicieron una gira de despedida por los programas de cable el jueves, apareciendo en “Morning Joe” y más tarde el mismo día en “The Last Word with Lawrence O’Donnell”. Woodward mostró su propia copia de los memorandos de Eastman en el aire y se refirió varias veces a otra gavilla de papeles que describió como un archivo de investigación de la oficina del senador Lindsey Graham que no mostraba evidencia alguna de fraude electoral. Liz Cheney apareció en la CNN, diciendo a Jake Tapper: “‘El presidente de los Estados Unidos es responsable de asegurar que las leyes se ejecuten fielmente; es responsable de la seguridad de los poderes. Así que si el presidente, por su acción u omisión, por ejemplo, intenta impedir u obstruir el recuento de los votos electorales, que es una función oficial del Congreso, el comité está estudiando si lo que hizo constituye ese tipo de delito.  Pero ciertamente es abandono del deber”.

Cheney ha hablado antes de posibles delitos cometidos por Trump el 6 de enero o en torno a él, pero fue la aparición de Woodward en la MSNBC lo que realmente me llamó la atención. He sido una especie de lector de hojas de té de Woodward desde los días del Watergate,a lo largo de sus diversos tomos sobre presidentes a medida que pasan los años. Lo que siempre me ha sorprendido de Woodward ha sido su rechazo casi congénito a sacar conclusiones de los extensos reportajes que ha realizado sobre los presidentes y sus administraciones. Los entrevista y obtiene citas extraordinarias y pruebas documentales, pero todo lo que hace es presentarlo sin comentarios. Se le ha llamado “taquígrafo” con razón, debido a su reticencia o rechazo absoluto a analizar o sacar conclusiones de algunas de las revelaciones innovadoras que ha reportado a lo largo de los años.

Pero no esta semana. Blandiendo puñados de documentos y con el aspecto más animado que le he visto nunca, Woodward hizo repetidas acusaciones de que lo que había hecho Trump al intentar tumbar las elecciones de 2020 era “un crimen contra la Constitución.” No voy a revisar mi biblioteca de Woodward a la caza de citas, pero estoy bastante seguro de que es la primera vez que le oigo acusar a un presidente o ex presidente de un crimen.

Me detengo en las recientes apariciones de Woodward en televisión por una razón. Desde su famoso trabajo sobre el Watergate, se ha propuesto no informar de nada a menos que lo haya confirmado con múltiples fuentes o lo haya visto escrito en un documento que tenga en su poder. Por esa razón, Woodward siempre ha sabido mucho más de lo que ha escrito. No es que oculte información a sus lectores, simplemente es meticuloso con lo que considera que puede informar como verdadero y lo que no. En sus apariciones en televisión, siempre parece más que abotonado. Es claramente un tipo que no sólo es cuidadoso con lo que dice, sino que lo es obsesivamente.

No en el aniversario del 6 de enero. Bob Woodward parecía estar a punto de estallar, sosteniendo sus gavillas de documentos como si fueran tablillas que le habían sido transmitidas en una montaña. Woodward es reticente. Es cuidadoso. Pero también refleja con gran exactitud lo que el establishment de Washington piensa y habla entre sí: la charla entre bastidores del “gobierno permanente”, si se quiere.

Viéndole en la televisión y leyendo mis hojas de té de Bob Woodward, me pareció el jueves que ha oído hablar de amigos y fuentes que equivalen a algo más que un rumor: que Trump va a terminar acusado de un delito grave, o de varios delitos graves. Dejó claro que cree que el comité de la Cámara de Representantes del 6 de enero está siendo minucioso, casi hasta la exageración, en la forma en que están llevando a cabo su investigación de los acontecimientos antes, durante y después del propio día. Woodward es un susurrador de Washington por excelencia. Lleva casi 50 años en esto. Es uno de los tipos menos excitables que he conocido. Pero el jueves, mientras era entrevistado por Lawrence O’Donnell, parecía a punto de levitar de su silla.

Por eso, para Donald Trump, el 6 de enero de este año fue aún peor que el 6 de enero del año pasado. Como descubrió Richard Nixon, cuando Bob Woodward dice que estás en problemas, realmente tienes algo de qué preocuparte.

¿Las ruedas de la justicia alcanzarán alguna vez a Donald Trump?

About Post Author