inoticia

Noticias De Actualidad
Cómo Tucker Carlson está impulsando la nueva guerra de propaganda de Rusia

El presidente Joe Biden y el presidente ruso Vladimir Putin están listos para hablar el jueves, en preparación de las conversaciones del 10 de enero, convocadas para abordar la demanda de Putin de “garantías de seguridad” que pretende obstaculizar la capacidad de la OTAN para llevar a cabo sus funciones en Europa. Los diplomáticos de élite y las cabezas parlantes de Moscú están discutiendo abiertamente los objetivos y estrategias de Rusia. Argumentando a favor de la capitulación total de Estados Unidos, con el Kremlin supuestamente planeando no ofrecer concesiones o garantías, los expertos rusos proponen un plan para hacer que tal resultado sea aceptable para el público en general en los EE.UU. mediante la realización de una agresiva campaña de información internacional.

Los propagandistas de la televisión estatal rusa expresan su alegría por tener aparentemente a gente como Tucker Carlson en su esquina, alabando su cobertura como el principal ejemplo de las exitosas operaciones de influencia de Rusia en el extranjero. Los puntos de discusión de Carlson a menudo suenan idénticos a los impulsados por los propagandistas del Kremlin, o por el propio Putin.

Durante una de sus emisiones en Fox News en diciembre, Carlson argumentó que “la OTAN existe principalmente para atormentar a Vladimir Putin”. Se preocupó por la posibilidad de “una toma de posesión de Ucrania por parte de la OTAN”, y describió la Revolución de Maidan de 2014 como un “golpe de estado en Ucrania” organizado por Estados Unidos. También acusó sin fundamento a Joe Biden de fomentar “una guerra caliente con Rusia”. Al día siguiente, las citas traducidas del programa de Tucker Carlson se difundieron ampliamente en la televisión estatal rusa. Después de ver las declaraciones de Carlson durante la grabación en directo de 60 Minutes, Igor Korotchenko, miembro del Consejo Público del Ministerio de Defensa ruso y redactor jefe del Defensa Nacional dijo la revista: “Una actuación excelente, con la que sólo podemos expresar nuestra solidaridad”.

Las afirmaciones de Carlson de que Estados Unidos está llevando al mundo al borde de una guerra nuclear con Rusia encajan perfectamente en la actual ofensiva propagandística del Kremlin. Durante la emisión en directo del martes de La noche con Vladimir Solovievel presentador Vladimir Soloviev expresó su preocupación por convencer a los estadounidenses de que los temores a la guerra son reales: “Los estadounidenses sólo cambian su comportamiento cuando existe una amenaza existencial para su población… Su recuerdo de la Primera Guerra Mundial es mucho mayor que el de la Segunda Guerra Mundial, por el número de los que perecieron y la dificultad de esa guerra. A menudo pensamos que los estadounidenses son el espejo de nosotros mismos y de nuestras preocupaciones. Sólo se parecen a nosotros. Su mentalidad es total y absolutamente diferente”.

El politólogo y profesor de comunicaciones Dmitry Evstafiev articuló las tácticas del miedo, destinadas a convencer a los estadounidenses de a pie de que renuncien a los intereses de Estados Unidos para evitar la guerra con Rusia. Dijo: “Sólo hay que ver lo mucho que [the U.S.] han empezado a hablar de paz últimamente. Sólo hay una manera de equilibrar eso. Tenemos que empezar a hablar de guerra con las sociedades americanas y europeas. Las sociedades estadounidenses y occidentales no entienden lo que significaría una guerra con Rusia. Piensan que una guerra tendría lugar en algún lugar lejano, pero debemos explicar que se producirá de cerca. Una guerra es muy cómoda cuando un avión no tripulado sobrevuela y mata a alguien, pero no, un avión bombardero vendrá y te matará… Debería llegar un ataúd cubierto con una bandera de barras y estrellas… a una ciudad estadounidense. En este contexto, deberíamos iniciar una conversación muy seria con las sociedades occidentales, no sobre la paz, sino sobre la guerra.”

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergey Ryabkov, representará a Rusia en las conversaciones sobre las llamadas “garantías de seguridad” que pretende Moscú. Sus comentarios antes de la reunión han dejado entrever la actitud beligerante del Kremlin.

Sentado con un periodista el martes, Ryabkov amenazó a Estados Unidos: “El abismo entre lo que es deseable y necesario para el Occidente colectivo -en oposición a lo que necesitamos- sigue profundizándose y ampliándose. Se podría construir un puente sobre la plataforma que propusimos. Si ese puente no se construye, se construirán en su lugar muros de fortaleza, de los que lloverán balas de cañón y se derramará alquitrán caliente sobre sus cabezas. La gente que dice que hay que arrinconar a Rusia, como a un alumno que se ha portado mal, subestima lo que puede pasar después. Han perdido el control de la realidad y el sentido común. Espero que no hayan perdido el sentido de la autoconservación”.

Al igual que Ryabkov, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se burló de la posibilidad de que Rusia sea castigada con sanciones occidentales adicionales. Durante su aparición en la emisión del lunes del programa online de Soloviev Soloviev en directo, Lavrov descartó la idea de que Rusia pudiera quedar aislada de lasistemas bancarios del mundo o aislados de otro modo. También señaló que miembros de alto rango del ejército ruso participarán en las próximas conversaciones de enero con Estados Unidos: “Los militares estarán representados a un alto nivel en nuestra delegación. Pedimos [the U.S.] que nos confirmara si estábamos en lo cierto al entender que se haría lo mismo por su parte”. Lavrov añadió que Rusia no pensaba ofrecer ninguna concesión, alegando que ya ha cedido demasiado en las últimas décadas.

Acogida 60 minutos el miércoles, Evgeny Popov se maravilló: “Me parece que nuestros diplomáticos nunca se dirigieron a Estados Unidos con tanta dureza”. Andrei Bezrukov, un espía ruso cuya historia de vida sirvió de inspiración para la exitosa serie de televisión Los americanos, respondió: “El equilibrio de poder ha cambiado. Hace veinte años no podíamos hablarles así… Ahora podemos mostrarles algo y lo entienden. El nuevo equilibrio de poder -incluido el poder militar- es lo que les ha llevado a la mesa de negociaciones”. Vitaly Tretyakov, decano de la Escuela de Televisión de la Universidad Estatal de Moscú, coincidió: “Nada en la historia del mundo ocurre sin la fuerza militar… Los pacifistas no determinan la política mundial… Nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores fue tan culto durante los últimos 20 años, que ahora es difícil para los estadounidenses y otros occidentales entender que haya dejado de ser tan civilizado. Su comportamiento antes cordial se hundió en el olvido”.

El enfoque de Moscú sobre el próximo intercambio aparentemente depende de la percepción de invencibilidad y de la idea de la “superioridad militar” de Rusia. Sin ofrecer concesiones, el Kremlin espera obtenerlas de Estados Unidos evocando la amenaza de la Tercera Guerra Mundial como la espada de Damocles que pende sobre la cabeza del mundo. Los propagandistas de élite de Moscú están trabajando duro, iluminando con gas a las audiencias nacionales y extranjeras.

Apareciendo en el programa de la televisión estatal 60 minutos el martes, el experto militar Korotchenko predijo: “Enero se está convirtiendo en un mes clave que determinará el curso de la historia moderna de la humanidad… Estas tres cumbres determinarán lo que sucederá después. Si pasaremos directamente a la Tercera Guerra Mundial… o si se reconocerán las líneas rojas y se consolidará el statu quo, en el que se equilibrarán los intereses de Moscú y de la OTAN. Lo principal es que Rusia ya no retrocederá”.

La corriente de demandas acompañadas de amenazas nucleares emana continuamente de Moscú. Durante la emisión del viernes pasado de 60 Minutos, el diputado de la Duma Estatal Mikhail Delyagin afirmó: “El hongo nuclear puede elevarse sobre Ucrania, pero la bandera de la OTAN no”.

About Post Author