inoticia

Noticias De Actualidad
El próximo objetivo de los fiscales de Epstein después de que Ghislaine Maxwell podría ser su asistente Sarah Kellen

AEn el juicio penal de Ghislaine Maxwell, donde la exnovia de Jeffrey Epstein fue condenada por cinco cargos relacionados con el tráfico sexual de niños, una víctima llamada Carolyn testificó que una segunda mujer también arregló que el multimillonario pervertido abusara de ella.

Sarah Kellen, ex asistente de Epstein, programó algunas de sus citas de “masaje” en su guarida de Palm Beach, envió autos para que la recogieran y una vez tomó fotografías de ella desnuda para el pedófilo, dijo Carolyn. “[Kellen] llamó y dijo que estaba llamando con respecto al Sr. Epstein”, testificó, “y que me pagarían entre $ 500 y $ 600 si podía tomarme fotos”.

Kellen “sabía lo que estaba pasando”, agregó Carolyn más tarde. “Ella era mayor que yo, así que era una adulta. Ella sabía lo que estaba pasando”.

De hecho, Kellen formó parte del círculo íntimo de Epstein durante más de una década y fue nombrada entre los cuatro “co-conspiradores potenciales” en el acuerdo de culpabilidad indulgente del financista en Florida en 2008. Ese año, varias víctimas adolescentes, incluida Carolyn, presentaron demandas contra Epstein como así como Kellen, con una queja que describe a Kellen como su “lugarteniente” que “sirvió como su programador y reclutador/proxeneta de las niñas”.

Ahora, tras el veredicto de culpabilidad de Maxwell, Kellen es uno de los antiguos socios de Epstein que aún podría enfrentar una acusación penal.

Cuando se le preguntó por qué Kellen no fue acusada junto con Maxwell, el abogado de las víctimas, Brad Edwards, dijo: “Creo que probablemente se exprese con mayor precisión por qué no fue acusada”. aún.”

“La forma en que lo veo es: a Sarah se le han dado docenas, si no cientos, de oportunidades para reposicionarse potencialmente en esta narrativa”, dijo Edwards a The Daily Beast. “O estás del lado de las víctimas o del otro lado, que es el lado de los malos”.

Kellen y sus representantes se negaron a comentar para esta historia.

A lo largo del juicio de Maxwell en el tribunal federal de Manhattan, se mencionó a Kellen docenas de veces como un empleado clave en el mundo de Epstein, alguien que contestaba teléfonos en su mansión de Florida, programaba sus masajes, llamaba a sus pilotos para organizar vuelos en sus jets privados y enviaba paquetes a Carolina. Los fiscales presentaron un puñado de fotografías de ella como evidencia: una la mostraba abrazada por Epstein mientras estaban de pie frente a un avión privado, dos de ella sonriendo junto a Maxwell y una cuarta posando en lo que parece ser una de las propiedades de Epstein.

En los argumentos finales, la defensa trató de echarle la culpa a Kellen en lo que respecta a las acusaciones de abuso de Carolyn. “Ahora, el gobierno quiere que creas que debido a que Ghislaine Maxwell viajó a Palm Beach… y ayudó a administrar las propiedades de Epstein, ella fue la que orquestó los masajes, a pesar de que no has visto pruebas de eso, ni blocs de mensajes, ni registros telefónicos, nada”, dijo la abogada Laura Menninger al jurado. Has visto que Sarah Kellen estaba allí.

A pesar de que su nombre acechaba en el proceso, Kellen no fue llamada a testificar y el gobierno no le otorgó inmunidad. La defensa, en una conferencia el 18 de diciembre, identificó a Kellen como uno de varios testigos que no pudieron llamar porque habrían invocado su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación.

La Oficina del Fiscal Federal de Manhattan se negó a comentar por qué a Kellen, que ahora tiene 42 años, no se le otorgó inmunidad para testificar contra Maxwell.

Pero Kellen podría tener otra oportunidad de cooperar si Maxwell recibe un nuevo juicio. La semana pasada, los abogados de la socialité pidieron una segunda oportunidad después de que un miembro del jurado diera una serie de entrevistas a los medios detallando cómo compartió su propia experiencia con el abuso sexual infantil durante las deliberaciones para influir en otros miembros del jurado escépticos. El miembro del jurado, identificado por su primer y segundo nombre Scotty David, supuestamente no reveló esto en su cuestionario del jurado, lo que generó dudas sobre si el panel que encontró culpable a Maxwell fue imparcial.

Un mes después de la muerte de Epstein en agosto de 2019, Kellen se presentó como víctima. Su portavoz, Tracy Schmaler, ha dicho que tenía 22 años cuando Epstein y Maxwell la contrataron como asistente de la heredera británica. En ese momento, había sido “expulsada de la comunidad de testigos de Jehová en la que había nacido y crecido” y se había divorciado de un hombre con el que se casó a los 17 años, dijo Schmaler. “Muy poco después de que Sarah fuera traída al mundo de Epstein”, agregó, “él comenzó a abusar sexualmente de ella, y este abuso se prolongó durante años”.

“Sarah fue atacada por Epstein y Maxwell cuando ella, como muchas de sus víctimas, era extremadamente vulnerable, luchando financiera y emocionalmente”, dijo Schmaler en declaraciones proporcionadas a los medios. La portavoz agregó que Kellen fue “abusada sexual y psicológicamente por Epstein y Maxwell”.

“Ella fue una de las docenas de asistentes que trabajaron para Epstein y Maxwell a lo largo de los años”, dijo Schmaler. “Uno de sus muchos deberes incluía programar varias citas para ellos, incluidos los masajes. En ningún momento Sarah reclutó chicas jóvenes para Epstein o Maxwell”.

En marzo de 2020, una mujer cuya historia es sorprendentemente similar a la de Kellen presentó una demanda contra el patrimonio de Epstein bajo el seudónimo de Jane Doe, alegando que “era una ingenua y excepcionalmente vulnerable de 22 años cuando Epstein y Maxwell se aprovecharon de ella por primera vez”.

La denuncia decía que Epstein explotó a Doe “a lo largo de muchos años” y que sabía que ella era “una joven extremadamente vulnerable emocionalmente que, en el momento en que lo conoció, había sido completamente abandonada por su comunidad, amigos y familiares, lo que le permitió él para seducirla a su mundo de horribles abusos”.

“Cada aspecto de su vida estaba controlado por Epstein”, alegaba la demanda. “Él la dominaba psicológicamente. Jane Doe fue constantemente intimidada y coaccionada emocionalmente por Epstein, incluso se le exigió que se sometiera a su constante abuso sexual”.

La denuncia agregó que el “nombre y la reputación de Doe se han arruinado” y “ella está prácticamente en bancarrota, ya que se vio obligada a gastar la mayor parte de sus recursos defendiéndose de acusaciones falsas, todas las cuales se derivan de los crímenes de Epstein”.

En una presentación en julio pasado, el abogado de Doe, Daniel Kaiser, dijo que a pesar del abuso que sufrió Doe, “algunos han menospreciado sin piedad a Jane Doe e incluso la han amenazado de muerte”. (Kaiser no devolvió un mensaje en busca de comentarios).

Los documentos judiciales revelan que Doe presentó un reclamo ante el Programa de Compensación para Víctimas de Epstein, pero no recibió una oferta de acuerdo ni la aceptó. En una audiencia en agosto pasado, Kaiser dijo que el reclamo de Doe “no tuvo éxito” y que el administrador del programa “fue muy explícito conmigo por teléfono sobre cómo la política, ya sabes, la refrenó y entró en lo que hizo o no hizo con mi cliente.”

Los registros muestran que semanas antes de que comenzara el juicio de Maxwell el 29 de noviembre, Doe resolvió su demanda con el patrimonio de Epstein.

Edwards dijo que Kellen aplicó al fondo de compensación de las víctimas, pero aún no se ha presentado para ayudar a otras víctimas del esquema piramidal sexual del financiero.

“Se le ha dado una amplia oportunidad para ayudar a las víctimas y se negó rotundamente”, nos dijo Edwards. “Si ella dijera la verdad y proporcionara evidencia, entonces destruiría a Ghislaine. No hay ayuda alguna que ella pueda brindarle a Ghislaine”.

Según Edwards, Kellen tiene “más evidencia e información de quiénes eran todos los malos y cuál fue su conducta que ayudaría a los fiscales, ayudaría a todas las víctimas y ayudaría a cerrar cientos, si no mil. víctimas.”

En la acusación de Maxwell, Kellen podría haber tomado la decisión de “cooperar completamente con el gobierno, contarles todo lo que sabe y ayudar en el procesamiento de su caso sin tener ningún trato sobre la mesa, pero sabiendo que es lo correcto”. haga y espere que el nivel de asistencia sustancial que brinde sea lo suficientemente grande como para que muestren indulgencia o misericordia”.

Si lo hubiera hecho, dijo Edwards, él conoce a las víctimas que habrían ido a la corte y pedido a los fiscales que mostraran una “indulgencia extraordinaria” por finalmente ayudarlos.

Edwards ve a Kellen como alguien posicionado un peldaño debajo de Maxwell en la operación de tráfico de Epstein. “Llegó un momento en el que Ghislaine se volvió más inteligente y comenzó a poner topes y uno de los topes que puso fue Sarah”.

“Sarah es la persona más fácil de atrapar, ya sea que testifique o no, y sin embargo, tiene la esperanza de que alguien se olvide de ella”, agregó Edwards. “Para mí, la mejor manera de que ella sea olvidada es ser recordada como la persona a la que se le despertó la conciencia en algún momento y se dio la vuelta y ayudó”.

Edwards dijo que si bien Kellen nunca ha ayudado en las demandas civiles de las víctimas, planea presentar otras nuevas y ella pronto tendrá la oportunidad de “descubrir dónde quiere estar alineada, ya sea con las víctimas o contra ellas”.

“Si bien ella quiere buscar un término medio, simplemente no lo hay”, dijo.

Por su parte, Kellen nunca ha hablado públicamente sobre su tiempo en la órbita de Epstein. En 2013, se casó con el piloto de NASCAR Brian Vickers, de 38 años, cuya página de Instagram mostraba a la pareja viajando por Italia, Grecia, Austria y Japón, y cuyo sitio web de carreras dice que apoya a un grupo llamado Families Against Cult Teachings and Abuses.

Los registros muestran que la pareja tiene casas en Miami Beach, Florida y Manhattan, Nueva York. Cuando un reportero se acercó a ella afuera de su apartamento de lujo de $ 4 millones en diciembre de 2020, Kellen dijo: “Me han hecho pasar por un monstruo, pero no es cierto. Soy una víctima de Jeffrey Epstein”. Agregó: “Fui violada y abusada semanalmente”.

Como The Daily Beast informó anteriormente, varios sobrevivientes de la operación de tráfico de Epstein han presentado demandas en los últimos años y nombran a Kellen como uno de los asistentes que los convocaría a la habitación del delincuente sexual para que los abusaran sexualmente.

Y, hace casi dos décadas, la policía de Palm Beach casi acusó a Kellen en relación con los delitos sexuales de Epstein. Una revisión de una declaración jurada de causa probable de 2006 indica que la policía estaba preparada para acusarla de dos delitos diferentes: cuatro cargos de actividad sexual ilegal en primer grado con un menor y un cargo de abuso lascivo y lascivo.

La declaración jurada decía que cuando las víctimas jóvenes llegaron a la casa de Epstein en Florida, primero les presentaron a Kellen, “la asistente de Epstein, quien a su vez registraría sus números de teléfono y nombre”. Las víctimas describieron haber seguido a Kellen escaleras arriba a una sala de masajes, donde había colocado una mesa con sábanas y aceites y les informó que Epstein estaría pronto.

Kellen también llamó a las chicas para programarlas para citas de “masaje” cuando Epstein estaba en la ciudad, durante las cuales fueron abusadas o violadas y luego les entregaron unos cientos de dólares.

En el juicio de Maxwell, Carolyn dijo que visitó la mansión de Epstein desde que tenía 14 años en 2001 hasta que cumplió 18 y se volvió “demasiado mayor” para él. Ella testificó que durante el primer o segundo año, Maxwell la llamaba para programar el abuso. Eventualmente, Kellen la llamaba por teléfono o ella misma se comunicaba con los herederos de Epstein, “porque yo era joven y $300 era mucho dinero para mí”.

En los últimos años, otras víctimas han señalado a Kellen como reclutador.

Teresa Helm, que tenía 22 años cuando Epstein la agredió en 2002, le dijo a The Daily Beast que Kellen fue la primera persona que conoció del mundo de Epstein. Luego, estudiante de masaje en California, Helm dio un paseo con Kellen cerca del muelle de Santa Mónica y el asistente le ofreció la oportunidad de convertirse en la masajista ambulante de una persona adinerada. “Yo era un bastón humano y Sarah tuvo la mano más grande para pasarme a Ghislaine”, dijo Helm.

Helm dice que Kellen hizo los arreglos para que ella volara a Nueva York para encontrarse con Maxwell, quien luego la envió a la casa de Epstein en Nueva York para brindarle un “masaje”.

“Está facilitando el abuso”, dijo Helm sobre Kellen. “También puedes ser un abusador si sabes que está sucediendo y no haces nada. ¿Irán tras ella? ¿Es ella la siguiente?

“Para mí personalmente, ella es la número 1 en mi lista de ‘siguientes’”.

Helm se encuentra entre el coro de sobrevivientes que piden que Kellen rinda cuentas.

Marijke Chartouni, una ex modelo que dice Epsteinla agredió en Nueva York en 2000 cuando ella tenía 20 años, dijo que los “lugartenientes de Maxwell y él tienen su parte de responsabilidad en la perpetración de estos innumerables delitos de tráfico sexual”.

Qué grado de responsabilidad tienen, agregó, aún no se ha determinado. “¿Es lo mismo que Maxwell? ¿Epstein? ¿O estaban ellos mismos en un entorno tan controlador que se volvieron ciegos a la moral que habían dejado de lado? ella dijo.

“La única forma de responder a estas preguntas es sacar a la luz los hechos y dejar que estas personas sean juzgadas”, agregó. “Sarah Kellen y todos sus cómplices deben ser llevados a juicio, por su bien y el de sus víctimas. Sin esto, es inevitable que este tipo de abuso continúe”.

Kellen no es el único presunto co-conspirador acusado de habilitar a Epstein. Las víctimas han presentado demandas que nombran a Lesley Groff, una ex asistente ejecutiva del financiero de 55 años, como alguien que reservó sus viajes o citas con Epstein. Ella ha negado haber actuado mal en relación con su antiguo jefe.

El nombre de Groff también apareció varias veces en el juicio de Maxwell, incluso durante el testimonio de los pilotos de Epstein, quienes dijeron que ella programaba vuelos, pero no la llamaron al estrado. Su portavoz le dijo a The Daily Beast que había cooperado con los fiscales.

Después del veredicto de Maxwell, los abogados de Groff emitieron un comunicado afirmando que los fiscales federales de Manhattan no presentarían cargos contra ella. También dijeron que dos acusadoras habían retirado demandas que la nombraban como facilitadora del abuso de Epstein.

“Después de una investigación de más de dos años por parte del Departamento de Justicia sobre la conducta de Jeffrey Epstein, que incluyó largas entrevistas de testigos y una revisión exhaustiva de las comunicaciones relevantes, se nos ha informado que no se presentarán cargos penales contra Lesley Groff”, dijo el comunicado. dijeron los abogados Michael Bachner y Jon Whitcomb.

“Como parte del personal profesional de la oficina de Epstein”, concluyeron, “Lesley nunca fue testigo de nada inapropiado o ilegal”.

About Post Author