inoticia

Noticias De Actualidad
El nacionalismo cristiano está siendo borrado de la historia del 6 de enero

Cuando ingresaron a la cámara del Senado el 6 de enero de 2021, un grupo de insurgentes se detuvo e inclinó la cabeza en oración para consagrar el edificio y su causa a Jesús. Cuando el Senado volvió a reunirse más tarde, su capellán, el almirante retirado de la Armada Barry Black, también oró, pero calificó las acciones de los insurgentes como una “profanación del edificio del Capitolio de los Estados Unidos”.

Ambos lados apelaron al Dios cristiano como la autoridad de sus acciones y valores.

Afuera, en el mitin que precedió al ataque al Capitolio, hubo un enfoque similar en Dios, en forma de nacionalismo cristiano, que enmarca a los EE. UU. como un país cristiano cuya política e instituciones deben guiarse por principios cristianos.

Como antropólogos culturales que estudian política y religión, asistimos a la manifestación del 6 de enero, que algunos llamaron “Salvar a Estados Unidos” y otros “Detener el robo”, porque estábamos interesados ​​​​en observar los símbolos en exhibición y hablar con la gente allí. . Habiendo estudiado antes las manifestaciones políticas, queríamos documentar este evento y lo que significó para sus participantes.

La mayoría de las personas con las que nos encontramos expresaban pacíficamente sus propios puntos de vista políticos y no formaban parte de la insurrección. Sin embargo, expresaron ideas de larga data que finalmente fueron repetidas y amplificadas en su forma más extrema por aquellos que se involucraron en la violencia en el Capitolio.

Los insurrectos hacen una pausa para rezar en la cámara del Senado de EE. UU. el 6 de enero de 2021.

Mantener el orden social y una democracia que funcione requiere responsabilizar a las personas por sus acciones. Es por eso que gran parte del enfoque público sobre la insurrección se ha centrado, con razón, en la violencia y la conspiración política detrás de ella, a través de la cual el entonces presidente Donald Trump y sus aliados intentaron anular las elecciones presidenciales de 2020.

Pero a medida que se reanuden las audiencias del Congreso sobre la insurrección, lo más probable es que se centren en la minoría violenta y la conspiración de la que pueden haber formado parte. El objetivo del comité no es comprender a las decenas de miles de personas que asistieron a la manifestación para expresar su identidad colectiva y su solidaridad con lo que vieron como una causa justa: mantener la herencia política y religiosa de Estados Unidos. El enfoque estará en Trump mientras Jesús se desvanece en el fondo.

La investigación sobre los eventos de ese día revela que la mayoría de los asistentes a la manifestación, incluso aquellos que luego fueron arrestados por sus acciones, eran estadounidenses comunes, personas comprometidas con lo que creían que eran los verdaderos resultados de las elecciones. La mayoría de ellos no eran miembros de grupos organizados como Proud Boys, Oath Keepers o Three Percenters.

Lo que observamos en el mitin fue una ocasión optimista donde la gente reunida expresó orgullo por su identidad colectiva. El ambiente era festivo, incluso carnavalesco, tal vez como una fiesta en la puerta trasera que precede a un partido de fútbol americano. Cuando llegamos, nos recibió una mujer que gritó: “¡Bienvenidos a la fiesta!”.

Las personas que vimos allí expresaban su preocupación por la democracia estadounidense y los ideales de la ley y el orden. Los vimos respondiendo al llamado de un presidente y buscando proteger la integridad del sistema político estadounidense. Lo más sorprendente fue que vimos a estadounidenses orgullosos defendiendo los valores cristianos.

Los antropólogos saben desde hace mucho tiempo que las exhibiciones públicas son una forma común de crear identidades. En los EE.UU. esto es evidente en los desfiles étnicos y festivos, exhibiciones en museos, demostraciones populares y conferencias altamente orquestadas.

El 6 de enero, las imágenes y consignas desplegadas por la multitud incluían una amplia variedad de banderas estadounidenses y equipo reciclado de la campaña Trump 2020, así como insultos directos hacia sus oponentes. Los derechos de armas fueron un tema importante; banderas con imágenes de rifles de asalto decían “¡Ven y tómalos!” Otros carteles se centraron en la libertad individual al rechazar las restricciones de COVID-19. Las banderas estadounidenses con una franja azul central indicaban apoyo a la aplicación de la ley.

Los símbolos cristianos estuvieron presentes durante todo el mitin. La gente se enorgullecía de la identidad cristiana y, a menudo, combinaba a Jesús y al presidente Trump como figuras de la salvación nacional, “los elegidos”.

Había banderas y camisetas que proclamaban: “Jesús es mi Salvador y Trump es mi presidente”; carteles que muestran a un Jesús blanco, rubio y de ojos azules con el sombrero Trumpian MAGA; y una amplia variedad de otras banderas y estandartes con temas cristianos.

Algunas de las exhibiciones cristianas eran marcadamente militantes, como una bandera que representaba un fuego voraz con un águila calva y un león rugiendo, que simbolizaban tanto a los Estados Unidos como a un Cristo militante. Significativamente, estos temas militantes en la cultura cristiana más amplia no se limitan a los protestantes evangélicos, quienes a menudo son percibidos como los principales impulsores de la participación religiosa en la política estadounidense.

A pesar de su profesada devoción a Dios ya la nación, desde el principio los insurrectos del Capitolio y los que participaron en las manifestaciones anteriores del 6 de enero fueron etiquetados como “extremistas”. Ese término sugiere una falla moral que hace que las personas actúen de manera inaceptable, como atacar a los miembros de la policía del Capitolio o pedir que se cuelgue al vicepresidente.

Pero el “extremismo” también puede entenderse como una versión más intensa o comprometida de lo que de otro modo sería ordinario. Como estudiosos de la política cultural de la religión, sugerimos que esta cotidianidad es en realidad más alarmante que sus expresiones extremas, porque es más difícil de notar. La teórica política Hannah Arendt llamó a esto “la banalidad del mal”. Arendt y su generación de académicos estaban preocupados por cómo podría surgir el totalitarismo de los mismos principios que creemos que nos hacen libres.

La gente no necesita romper ventanas o huesos para erosionar los derechos humanos, poner en peligro la democracia o sentar las bases para el autoritarismo. En cambio, pueden ignorar lo que se esperaba del comportamiento social porque encuentran una ventaja personal o política o formulan o aprueban leyes injustas. En opinión de Arendt, estas personas están eludiendo la responsabilidad humana de “pensar” desde la perspectiva de los demás y cuestionar las ideas comunes.

Precisamente fue la cotidianidad de la mayoría de los asistentes a la manifestación ese día lo que nos llamó la atención. Conocimos a personas que eran agentes inmobiliarios, bomberos y albañiles jubilados, así como abuelas con sus hijos y nietos. Nos parecían familiares, como si pudieran ser nuestros vecinos cristianos.

La gente llegaba a Washington en vehículos compartidos o autobuses con amigos o familiares. Querían asumir la responsabilidad personal por la salud política de la república y la herencia y las libertades cristianas europeas del país. Vinieron a defender el mito fundacional del país de que la injusticia se puede enfrentar con la unidad popular de la rebelión de masas. Como decía un letrero hecho a mano: “Vamos a 1776 este lugar”.

Fueron engañados implacablemente por sus líderes a través de medios propiedad de corporaciones ricas que obtuvieron enormes ganancias de esas mentiras. Pero eso no cambia sus motivaciones. En cambio, plantea preguntas sobre la manipulación de los valores democráticos y cristianos y destaca el problema de si las personas pueden pensar por sí mismas frente a un aluvión de mentiras tan abrumador.

Joyce Dalsheim, Profesora, Departamento de Estudios Globales, Universidad de Carolina del Norte – Charlotte y Gregory Starrett, Profesor de Antropología, Universidad de Carolina del Norte – Charlotte

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

About Post Author