inoticia

Noticias De Actualidad
Un joven artista de Gaza está entre los muertos por los ataques israelíes

KHAN YOUNIS, Franja de Gaza (AP) – Cuando las bombas israelíes empezaron a caer la semana pasada, Duniana al-Amour, de 22 años, corrió a su habitación y trató de refugiarse en su arte y en sus dibujos, al igual que hizo durante las guerras pasadas de Gaza.

Pero esta vez, su lápiz no llegó a tocar el papel.

Un proyectil israelí impactó frente a su casa el viernes, convirtiéndola en una de las primeras de los al menos 47 palestinos -incluidos 16 niños- que murieron durante tres días de intensos combates entre Israel y el grupo militante Yihad Islámica. Murió durante la salva inicial sorpresiva de Israel, horas antes de que los militantes dispararan cohetes.

Sus dibujos, en su mayoría retratos en blanco y negro de familiares, algunos de ellos muertos en anteriores rondas de combates en Gaza, pueden verse en la habitación destrozada donde murió. Su madre, su hermano y sus dos cuñadas estaban en otra habitación horneando pan y sólo sufrieron heridas leves. Días más tarde, el pan se encuentra en una bandeja de madera: un bodegón del momento en que cayó el proyectil.

Una de sus cuñadas, Simone, dijo que la vida de al-Amour giraba en torno a su arte. “Pintaba tanto si estaba feliz como si estaba triste. Traía una silla al patio trasero, se sentaba y dibujaba. Nos dibujaba a todos”, dijo Simone.

Su muerte subraya la vulnerabilidad de los civiles palestinos durante los frecuentes conflictos, incluidas las cuatro guerras libradas entre Israel y los gobernantes militantes de Hamás en el territorio desde que tomaron el poder en Gaza hace 15 años. Las guerras han matado a más de 4.000 palestinos, de los cuales más de la mitad eran civiles, según las Naciones Unidas. En el lado israelí han muerto más de 100 personas.

Entre los muertos durante los últimos actos de violencia figuran dos altos mandos de la Yihad Islámica, uno de los cuales, según Israel, fue atacado para frustrar un ataque inminente. Pero también perecieron muchos civiles, entre ellos hasta 16 que podrían haber muerto por cohetes mal disparados por militantes palestinos.

La Yihad Islámica disparó unos 1.100 cohetes, pero el ejército israelí dijo que unos 200 se quedaron cortos y la mayoría del resto fueron interceptados o cayeron en zonas abiertas. Ningún israelí resultó muerto o gravemente herido en la última ronda de combates.

Un alto el fuego mediado por Egipto puso fin a la violencia a última hora del domingo, pero el dolor aún se cierne sobre el empobrecido territorio.

Desde la toma del poder por parte de Hamás, Gaza está sometida a un bloqueo egipcio-israelí que, según Israel, es necesario para evitar que los militantes se rearmen. Los críticos consideran que el bloqueo, que limita gravemente la entrada y salida del estrecho territorio costero -donde viven más de 2 millones de palestinos- es un castigo colectivo.

Al-Amour había intentado escapar de las tribulaciones de Gaza a través del arte. Sus familiares dijeron que tenía poco interés en la política y que soñaba con hacer una peregrinación musulmana a La Meca, en Arabia Saudí.

La casa de su familia, situada entre tierras de cultivo y olivares cerca de la frontera, era una escapada bucólica de las ciudades y campos de refugiados densamente poblados de Gaza. También estaba en primera línea cada vez que estallaba una nueva ronda de combates.

El ejército israelí dijo que “atacó con precisión objetivos militares legítimos” durante la última operación e hizo “todo lo posible para prevenir y minimizar el daño a los civiles.” No comentó inmediatamente el ataque cerca de la casa de al-Amour.

Israel destruyó varias torres de vigilancia atendidas por militantes palestinos cerca de la frontera, aparentemente con artillería o proyectiles de tanque, incluyendo una a unos 500 metros (yardas) de la casa de la familia de al-Amour. El ejército distribuyó un vídeo en el que se mostraban algunos de los impactos: las torres se convirtieron en humo y los hombres que estaban dentro se desvanecieron en un instante.

Lo único que sabe la familia es que el proyectil que mató a al-Amour vino de la dirección de la valla fronteriza. Mohammed al-Amour, el hermano afligido de Duniana, dijo que Israel, con su sofisticada capacidad de vigilancia y de selección de objetivos, tenía que saber a qué estaba apuntando.

“Se jactan de esta tecnología”, dijo. “Saben quién es un civil o no”.

___ El escritor de Associated Press Joseph Krauss en Ottawa, Ontario, contribuyó a este informe.

About Post Author