inoticia

Noticias De Actualidad
Si no podemos unirnos en COVID, estos desastres son los siguientes

La nueva película de Netflix No mires hacia arriba es una alegoría repleta de estrellas sobre el cambio climático. El mundo se enfrenta a una amenaza clara e inminente, y la pregunta que plantea la película es: ¿Seremos capaces de superar los estrechos intereses propios de los políticos, la comunidad empresarial y las naciones individuales para vencer la amenaza a la que nos enfrentamos colectivamente? ¿Serán demasiadas las personas de todo el mundo demasiado crédulas y pasivas para exigir a sus dirigentes que actúen correctamente?

En el caso de la película, no se desvela demasiado para sugerir que hacer lo correcto es un reto. La película no es sólo una parábola sobre nuestra inercia cuando se trata de la crisis climática, cada vez más grave y casi irreversible, sino un recordatorio de que la idea de que el planeta se unirá efectivamente en aras de la autoconservación es en sí misma un mito romántico.

La pandemia de coronavirus ha demostrado que la cooperación mundial de buena fe es más fantasiosa y está más fuera de alcance que nunca.

Fue un tipo muy diferente de producto de Hollywood, el presidente Ronald Reagan, quien -con el primer ministro soviético Mijail Gorbachov- ayudó a promover esta fantasía de una comunidad global ilustrada. Durante una cumbre de 1985 en Ginebra, su conversación tomó un giro extraño. Según relató el propio Gorbachov, “el presidente Reagan me dijo de repente: ‘¿Qué haría usted si Estados Unidos fuera atacado de repente por alguien del espacio exterior? ¿Nos ayudarías?” Gorbachov respondió: “Sin duda”. Reagan contestó: “Nosotros también”.

Nuestra experiencia moderna con las amenazas existenciales compartidas cuenta otra historia.

La crisis climática es, por supuesto, una parte de la historia. Los antiguos griegos contemplaban si la deforestación o el drenaje de los pantanos podría afectar a las precipitaciones. Pero las advertencias de que el ser humano podría provocar el calentamiento global al producir dióxido de carbono vienen de lejos. Los científicos del siglo XIX comprendieron el concepto y, en 1896, Svante Arrhenius publicó el primer artículo que advertía explícitamente de esta amenaza.

El resto de la historia la conocemos. Aunque hoy en día existe un acuerdo casi universal entre los científicos de que el calentamiento global es real, pero que sus consecuencias pueden ser gravemente perturbadoras -costando miles de millones de dólares y amenazando millones de vidas-, los gobiernos del planeta Tierra han actuado con demasiada lentitud. En el último año, hemos superado los objetivos de calentamiento fijados en las negociaciones sobre el clima de París 2015, hemos visto un calor récord, un aumento más rápido del nivel del mar, la reducción de los casquetes polares y un clima devastador… y aún así las negociaciones de la COP 26 en Edimburgo produjeron resultados decepcionantes.

Aquí, en Estados Unidos, el senador Joe Manchin y sus aliados del Partido Republicano bloquearon nuevos e importantes fondos para programas climáticos, y defendió activamente los intereses de los combustibles fósiles tan prominentes en su estado natal, Virginia Occidental. Podríamos estar en camino de que el nivel del mar aumente hasta dos metros para finales de siglo, y ahora mismo parece poco probable que podamos revertir esas tendencias.

Otras amenazas existenciales relacionadas con el clima -desde la falta de agua hasta la hambruna- han generado más conflictos que cooperación entre estados vecinos. Lo que empeora las cosas es que la mayoría de nuestras instituciones internacionales fueron diseñadas para ser débiles, para dejar que los países grandes como Estados Unidos se salgan con la suya, para apoyar las iniciativas de unos pocos estados ricos y para no poder imponer su voluntad a los países individuales de manera eficaz. Como resultado, muchas respuestas a las amenazas globales son débiles o ad hoc.

Pero no se trata sólo del clima. Otra amenaza existencial a la que nos enfrentamos desde hace casi ocho décadas es la que suponen las armas nucleares. Sabemos que una guerra nuclear sería horrible, y que un intercambio nuclear por parte de superpotencias como Estados Unidos y Rusia o China podría destruir el planeta. Aunque hemos tenido acuerdos de armamento y esfuerzos para contener la propagación de tales armas, miren los titulares. Irán se acerca a la capacidad de fabricar cabezas nucleares. Corea del Norte nos recuerda regularmente que se ha unido al club nuclear. Israel y la India consiguieron esas armas hace medio siglo. Pakistán lo hizo en 1998.

Hoy se sabe que existen más de 13.000 ojivas nucleares en todo el mundo, de las cuales casi 12.000 pertenecen a Estados Unidos y Rusia. Es más, en los últimos años hemos dejado que caduquen algunos acuerdos clave sobre armas y hemos avanzado muy poco en las grandes y audaces ideas que el interés propio (o el sentido común) podría dictar, como la eliminación total de las armas nucleares. Es más, ha habido partidarios, como el ex presidente Trump, de invertir en armas nucleares “más pequeñas” -es decir, más utilizables-, lo que aumentaría los riesgos a los que nos enfrentamos. En otras palabras, más de tres cuartos de siglo después de Hiroshimay Nagasaki, la amenaza de una catástrofe nuclear sigue existiendo y, en muchos aspectos, está empeorando.

Y se sentirá muy decepcionado si cree que tenemos buenos mecanismos globales para hacer frente a las amenazas de próxima generación, desde las armas cibernéticas hasta las armas potenciadas por la inteligencia artificial, pasando por la guerra biológica.

COVID-19, por supuesto, es otra amenaza que ha desafiado la cooperación durante casi dos años de muerte y desesperación.

A pesar de toda la retórica sobre la necesidad de soluciones globales, la respuesta de la comunidad internacional para contener la propagación de la pandemia ha sido lamentablemente inadecuada. Estados Unidos se ha comprometido a suministrar más de mil millones de dosis a la comunidad internacional, pero la necesidad es quizás 11 veces mayor. Incluso esos compromisos son lentos en la entrega y distribución. Los países, incluido Estados Unidos, han tenido cuidado de crear reservas de vacunas, pruebas y EPI antes de compartirlas con otros países.

El resultado ha sido la aparición de grandes brotes en el mundo en desarrollo, donde se estima que los países más pobres no recibirán la vacuna hasta 2023. Sólo un pequeño porcentaje de personas en esos países ha recibido siquiera una dosis de la vacuna. Aunque vacunar a la mitad de la población mundial no es un logro que deba minimizarse, la realidad es que 40 países han vacunado a menos de una cuarta parte de su población. Otros problemas, como las prohibiciones de exportación, los niveles de producción, las barreras a la propiedad intelectual y los bloqueos de la cadena de suministro tienen solución, pero a menudo se ven entorpecidos por industrias o políticos que actúan como los de No mires hacia arriba hacen: basándose en el interés propio, la ignorancia o una combinación tóxica de ambos.

El resultado, por supuesto, ha sido la aparición de nuevas variantes en las partes subvacunadas del mundo que, en última instancia, afectan a todo el planeta y prolongan la pandemia. Para los estadounidenses, la miopía de los dirigentes gubernamentales es familiar. Aunque la Administración Biden ha hecho un trabajo notable para vacunar a los estadounidenses, se ha enfrentado a la resistencia en cada paso del camino de los gobernadores de los estados rojos que parecen dispuestos a sacrificar a su propia gente para complacer a los líderes de su partido y a los elementos más extremos de su base. La vacuna y los conocimientos técnicos para contener la enfermedad están disponibles en todas partes. Pero las personas que viven en los condados que votaron a Donald Trump tienen casi tres veces más probabilidades de morir de COVID-19 que las de las zonas que votaron al presidente Biden.

Ahí lo tienen en un microcosmos. Si Estados Unidos no puede ponerse las pilas para combatir una enfermedad que ha infectado a más de 50 millones de estadounidenses y ha matado a unos 825.000, ¿cómo podemos esperar que el planeta Tierra lo haga mejor? Se podría pensar que la supervivencia es lo suficientemente importante como para mirar más allá de nuestras diferencias. Aparentemente no.

Las formas de vida superiores en otros lugares del universo sin duda mirarán esto y lo verán como una invitación, Reagan y Gorbachov se equivocaron. No somos un planeta que pueda unirse para luchar contra los invasores alienígenas..

About Post Author