inoticia

Noticias De Actualidad
Se espera que Imelda Marcos, la reina de la corrupción, regrese al Palacio Presidencial con su hijo Bongbong Marcos

Eodo lo viejo vuelve a ser nuevo en Filipinas, donde los apellidos, la riqueza y un internet virulento dominan una tumultuosa carrera para elegir al próximo presidente.

La imagen de Ferdinand Marcos, que gobernó como un dictador despilfarrador durante dos décadas, brilla más que nunca casi 36 años después de que él y su esposa, Imelda, que gastaba mucho, fueran expulsados en la incruenta “Revolución del Poder Popular” y trasladados con su familia y sus compinches -y con 77 millones de dólares en efectivo, oro, joyas y tres tiaras con diamantes incrustados- en un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos a Hawai.

Ahora su hijo, Ferdinand “Bongbong” Marcos Jr., se presenta como candidato a la presidencia y tiene muchas posibilidades de ganar en mayo en tándem con la candidata a la vicepresidencia, Inday Sara Duterte, hija del presidente saliente Rodrigo Duterte, el “Trump del Este”. No importa que su padre esté acusado en el Tribunal Penal Internacional de La Haya de haber matado a miles de filipinos -algunos de ellos, posiblemente, personalmente- en su feroz cruzada antidroga.

Los votantes, indiferentes o ignorantes de la corrupción que envolvió al antiguo régimen de Marcos, se reúnen en torno a Ferdinand Jr. convencidos de que su padre fue su mayor líder nacional. Entre sus rivales, que se están quedando atrás en las encuestas, se encuentra el recientemente retirado boxeador de fama mundial Manny Pacquiao. Aclamado como el único púgil que ha ganado campeonatos en cuatro divisiones, peso mosca, peso pluma, peso ligero y peso wélter, está teniendo problemas para abrirse paso en la contienda, a pesar de los esfuerzos por asumir el manto de Duterte.

“En mi administración, si Dios quiere, la guerra contra las drogas continuará pero de la manera correcta”, dijo Pacquiao a The Philippine Inquirer. Elegido para el Senado filipino, Pacquiao intentó, sin éxito, conseguir el respaldo de Duterte para la presidencia. Su error puede haber sido criticar al régimen de Duterte por la corrupción. Tampoco le habría gustado a Duterte su promesa de que “no se abusará de los derechos humanos”.

La viuda del difunto Ferdinand Marcos, Imelda, que ahora tiene 92 años, está lanzando su nombre y sus bienes detrás de la campaña de Bongbong, de 64 años. Los seguidores de Marcos están seguros de que su victoria limpiará a la familia de los últimos vestigios de la desgracia de la desastrosa caída en desgracia de su padre. Los sondeos muestran a Bongbong siempre por delante en un campo en el que Pacquiao ocupa un decepcionante tercer o cuarto lugar, por detrás del alcalde de Manila, Francisco Domagoso, una antigua estrella de la televisión y el cine muy conocida por su nombre artístico, Isko Moreno.

Ferdinand Marcos murió en Hawai tres años y medio después de su derrocamiento en 1986. Desde entonces, Imelda ha estado luchando contra las acusaciones de que ella y su marido habían guardado unos 10.000 millones de dólares en cuentas suizas y mucho más en otros lugares.

Bongbong, vástago de la familia Marcos, ha ejercido un mandato en el Senado y como gobernador de Ilocos Norte, lugar de nacimiento de su padre y bastión provincial al norte de Manila. La hermana Imee, senadora, también ha sido gobernadora de Ilocos Norte, y Marcos -como presidente- nombró a Imelda como primera gobernadora de Metro Manila, que formó en 1975 como Región de la Capital Nacional, un conjunto de 16 ciudades con la antigua Manila en el centro.

“Alrededor del 10% de la población odia a la familia Marcos”, afirma Patrick Tumale, que sigue los avatares de la política local desde Davao, la accidentada ciudad portuaria de la gran isla meridional de Mindanao, base de Duterte. Muchos de esos opositores afirman que fueron víctimas durante la Ley Marcial, que Marcos impuso en 1972.

“Muchas publicaciones de las redes sociales han mostrado lo cruel y corrupto que fue Ferdinand Marcos durante su gobierno”, dijo Tumale a The Daily Beast. “El motivo es difundir el odio hacia la familia Marcos para que ningún Marcos pueda volver a ser presidente”.

Sin embargo, en la batalla por los corazones, las mentes y los votos, la gente de Bongbong ha contraatacado con una oleada de afirmaciones sobre los “logros” de Marcos, dijo Tumale. “Facebook y otros sitios de medios sociales se han inundado de mensajes sobre lo bueno que era el país cuando Ferdinand Marcos era el presidente. El apoyo de las generaciones más jóvenes también ha empezado a crecer”.

La rehabilitación comenzó con el regreso de Imelda del exilio hace 30 años. Dos años más tarde, los restos congelados de Marcos fueron enviados a Ilocos Norte y finalmente fueron enterrados hace cinco años con la bendición de Duterte y con todos los honores militares en el Cementerio de los Héroes de Manila. Los recuerdos se han desvanecido de los 3.000 pares de zapatos, 2.000 batas y cientos de sujetadores y fajas descubiertos en el Palacio de Malacañang, la sede del poder presidencial en Manila, después de que los helicópteros llevaran a la familia Marcos, diamantes y oro metidos en pañales, a la Base Aérea de Clark para el vuelo aBase aérea de Hickam en Hawai.

Pero, ¿cómo puede la gente olvidar esos días tan rápida y fácilmente? “Al ser una sociedad muy joven, la mayoría de los filipinos que viven hoy en día no recuerdan la miseria que supuso el colapso de la economía en los últimos años de Marcos”, dijo Alfred McCoy, autor de libros reveladores sobre temas filipinos. “Las sociedades con problemas suelen idealizar el pasado de sus dictadores, poniéndose sentimentales con los buenos tiempos”.

Es “ese sentimentalismo”, dijo McCoy, profesor de la Universidad de Wisconsin, a The Daily Beast, lo que “pone el viento en las velas del aspirante a barco de Estado de Bongbong”.

Siendo Filipinas, el corazón del movimiento anti-Marcos es otra poderosa familia.

El tren de acontecimientos que condujo a la caída final de Marcos se produjo después de que Benigno Aquino Jr. fuera abatido a tiros en 1983 cuando llegaba a Manila después de años de autoexilio en EE.UU. Tras la alocada huida de los Marcos a Hawai, Cory Aquino ascendió a la presidencia gracias a la oleada emocional de venganza contra Marcos.

Su hijo, Benigno “Noynoy” Aquino III, en la cresta de la ola tras la muerte de su madre en 2009, fue elegido presidente en 2010 para el periodo anterior a la elección de Duterte. A la familia Aquino le encantaría que Isko Moreno, que lloró la muerte de Noynoy por insuficiencia renal el pasado mes de junio, a los 61 años, pudiera molestar a Bongbong en las urnas.

Casi olvidada, la Comisión Presidencial para el Buen Gobierno, creada por Cory Aquino poco después de su toma de posesión, sigue haciendo gala de ir tras los miles de millones desaparecidos de Marcos. En un informe publicado en 2020, la comisión afirmaba haber recuperado unos 3.400 millones de dólares de riqueza mal habida de la familia Marcos y sus compinches, mientras que otros 1.300 millones siguen “en litigio”. En el marasmo de casos judiciales, todos son más ricos que nunca teniendo en cuenta todos los beneficios que han obtenido al invertir el dinero robado. Y estarían muy seguros de obtener decisiones judiciales favorables bajo otra presidencia de Marcos.

Ahora, para consternación de los enemigos y críticos del régimen, muchos votantes están más impresionados por la brutal guerra contra las drogas que ha hecho a Duterte tan popular en su territorio natal que por la corrupción que se da en todas partes, a todos los niveles.

La constitución filipina, impuesta durante la presidencia de Cory Aquino como antídoto a la dictadura de Marcos, impide a Duterte, de 76 años, presentarse a un segundo mandato de seis años, pero se presenta al Senado y va a por sus críticos. Un objetivo principal: la periodista Maria Ressa, que fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz el 10 de diciembre.

Graduada en Princeton y veterana corresponsal de la CNN antes de fundar el sitio web Rappler hace diez años, Ressa se ha convertido en una cruzada en una sociedad donde decenas de periodistas han sido asesinados en los últimos años. El gobierno filipino ha presentado 10 órdenes de detención contra ella, dijo en su discurso del Nobel en Oslo, suficientes para “enviarme a la cárcel durante unos 100 años”. Durante los últimos cinco años, dijo Ressa, ha estado luchando por “el fin de la impunidad en dos frentes”: La guerra contra las drogas de Rodrigo Duterte y el Facebook de Mark Zuckerberg”.

Ressa, tan indignada por el juego de las redes sociales como por Duterte, acusó a los agentes chinos de “crear cuentas falsas” en Facebook para la hija de Duterte y “pulir la imagen” de la familia Marcos. Según ella, Bongbong “es el favorito para ser presidente” con su propia “extensa red de desinformación en las redes sociales”, como expuso Rappler en 2019.

En un sistema en el que los votantes votan por separado para presidente y vicepresidente, Bongbong y Sara pertenecen a partidos diferentes. “Bongbong ha ‘adoptado’ oficialmente a Sara como su vicepresidenta”, dijo Carlos Conde, investigador principal en Filipinas para Human Rights Watch, a The Daily Beast. “Son compañeros de partido a efectos prácticos. Creo que han recurrido a esto en lugar de presentarse en un solo partido para que la alianza sea menos descarada, menos en tu cara, y para permitir a Sara una salida en caso de que la alianza se vuelva amarga.”

“Bongbong ha aprovechado los años y años de su familia para revisar la historia y desodorizar el nombre de Marcos”, explicó Conde. Ahora está “ayudado en gran medida por los medios sociales como Facebook. La desinformación es asombrosa”.

Un gobierno de Bongbong-Sara, predice Conde, sería “una continuación de las políticas de Duterte, como la guerra contra las drogas”. Además, señaló, el mayor de los Duterte y sus aliados están “mortalmente asustados por la CPI, por mucho que intenten desestimar su investigación” y tendrían “asegurada la protección” que están “buscando.”

Venerada en todo el mundo por sus nobles palabras, Ressa, que tiene doble nacionalidad estadounidense y filipina, puede parecer una Juana de Arco fuera de su país pordiciendo la verdad al poder, pero no está haciendo mella en un sistema construido sobre el amiguismo y la corrupción.

“Es una buena oradora, pero no es creíble”, dijo Claro Francisco, un reportero de radio en la provincia insular de Leyte, donde viven numerosos familiares de Imelda Marcos. Imelda ha sido glorificada en el imaginario popular como una figura glamurosa y dinámica, en lugar de ser culpada por la corrupción en la que estaba inmersa. Tras su regreso de Hawai, fue elegida cuatro veces al congreso filipino por Leyte mientras vivía en Ilocos Norte.

“Bongbong como aspirante a la presidencia y Sara como aspirante a la vicepresidencia se hicieron populares [on social media], dijo Francisco a The Daily Beast. Ellos “obtienen calificaciones como la elección del pueblo, realmente los campeones”. En cuanto a Ressa, “¿la gente estará de acuerdo con todo lo que ha dicho? Creo que NO”.

Sin embargo, está claro que ha tocado una fibra sensible.

La invectiva contra Ressa y Rappler, como observó Conde, está “bien organizada”, “implacable y brutal”. Comenzó después de que ella se lanzara a denunciar “la militarización de Internet”, dijo, y “se agravó cuando su organización comenzó a publicar informes innovadores sobre la guerra contra las drogas”.

Al calificarla como “la persona más vilipendiada de Filipinas, sin excepción”, Conde dijo que no era una cuestión de “genuina aversión por algo que hace o representa”. Más bien, dijo, “todo es el resultado de años y años de vilipendio que Duterte y su calaña alimentan”. Estas críticas contra ella, como una indicación seria de lo mala que es como persona, son todas fabricadas.”

La respuesta a su aparición como “heroína del año” en la portada de la revista de diciembre Esquire confirma esa impresión. “Héroe de la prensa sensacionalista”, dijo un escritor en Facebook. “Icono de la mentira”, dijo otro. “Héroe de las noticias falsas”. En mayúsculas, un tercer escritor escribió: “¡Héroe de todos los mentirosos! LA REINA DE LAS NOTICIAS FALSAS EN FILIPINAS!”

En el loco mundo de la política filipina, la campaña anti-Ressa juega con la oleada de apoyo a Bongbong Marcos y Sara Duterte.

En la populosa Davao, la ciudad más grande del país después de Metro Manila, es una cuestión de tal padre, tal hija. Duterte fue alcalde durante 22 años antes de ganar la presidencia en 2016, y su hija, antes su vicealcaldesa, sigue siendo la alcaldesa mientras se presenta a la vicepresidencia.

La victoria de Bongbong y Sara uniría a dos dinastías, el clan Duterte en Davao y los Marcos de Ilocos Norte.

“Bongbong Marcos y Sara Duterte serán los próximos líderes del país por el apoyo que están recibiendo de diferentes grupos religiosos, organizaciones privadas y públicas, y grupos étnicos de toda Filipinas”, dijo Patrick Tumale en Davao. “Bongbong ha ganado su popularidad gracias a su padre”.

Como en el caso de Ressa, la percepción global de la guerra contra las drogas y la forma en que se ve dentro de Filipinas es muy diferente. La cruzada antidroga emprendida a instancias de Duterte comenzó en sus días como alcalde de Davao. Luego se elevó a nivel nacional cuando se convirtió en presidente. La campaña, ha mantenido Duterte, estaba “dirigida legalmente contra los señores de la droga y los traficantes.”

Pero esa no es la verdadera historia. En su discurso de toma de posesión en junio de 2016, en realidad condonó la matanza de sospechosos sin el beneficio de los juicios, diciendo a su audiencia a nivel nacional: “Si saben de algún adicto, vayan y mátenlo ustedes mismos.

Duterte, que afirma estar persiguiendo a un puñado de policías acusados de ejecuciones extrajudiciales, se ha negado a cooperar con la Corte Penal Internacional, que está investigando la legalidad de la guerra contra las drogas, y ha pedido al tribunal que aplace el caso contra él. El tribunal, evaluando “el alcance y el efecto de la solicitud de aplazamiento”, acordó suspender temporalmente su investigación.

Y sin embargo, “Matar, matar, matar” fue un lema virtual de la campaña antidroga en la que la Agencia Antidroga de Filipinas reconoce que murieron 6.191 personas en la persecución “legítima” de los delincuentes. Los enemigos de Duterte estiman que el número de muertos se acerca a los 30.000.

A pesar de todas las críticas a la guerra contra las drogas de Duterte, ésta no le ha hecho menos popular. De hecho, en una sociedad en la que el abuso de las drogas ha sido un problema importante, a menudo se le elogia por su dureza. Los candidatos a altos cargos prometen invariablemente mantener la guerra contra las drogas, si no es exactamente la conocida consigna: “Matar, matar”.

Se trata, en definitiva, de una historia de dos mujeres vistas de forma muy diferente en Filipinas en comparación con el resto del mundo.

Sobre Ressa, “no creo que sea tan influyente aquí”, dijo Tumale. Y en cuanto a Imelda, sigue llegando a los votantes filipinos con su rimbombanteatractivo maternal. “Quiero ser madre no sólo de Filipinas, sino del mundo”, presume. “La percepción es real. Nadie puede detenerme”.

About Post Author