inoticia

Noticias De Actualidad
Russia Airs Bizarre Espectáculo del 6 de enero con la madre de Ashli ​​Babbitt

En el aniversario del intento de insurrección del 6 de enero, el reportero de la televisión estatal rusa Denis Davydov estaba al acecho en el Capitolio, trabajando en un especial que se transmitió el domingo por la noche. La transmisión presentó un clip de Davydov acercándose al representante Jamie Raskin (D-MD), miembro del comité selecto de la Cámara que investiga los disturbios del 6 de enero, con una pregunta: “Se cree que el 6 de enero fue un ataque planeado por el FBI y demócratas radicales. ¿Estás investigando esto? En respuesta, Raskin se abre paso entre las tonterías y le dice a Davydov: “Dale mis saludos a Vladimir Putin”.

Un año antes, Davydov se había integrado entre los aspirantes a insurrectos, describiéndolos como “rebeldes” y mostrando sus heridas sangrientas ante la cámara. La cobertura de los medios estatales que siguió incluyó entrevistas con blogueros de habla rusa que participaron en la manifestación que precedió a los disturbios, todo en un esfuerzo por presentar los disturbios como una operación de bandera falsa, creada por los demócratas para acusar y desacreditar al expresidente de EE. UU. Donald Trump. . La misma narrativa de propaganda desacreditada durante mucho tiempo todavía es favorecida por las redes favoritas del Kremlin.

Con un equipo de medios estatales rusos filmando dentro del edificio del Capitolio, Davydov señaló el lugar donde le dispararon a la alborotadora Ashli ​​Babbitt. Presentó a Michael Leroy Byrd, el oficial de policía del Capitolio que le disparó, como “el policía negro que apretó el gatillo, pero nunca fue castigado por dispararle a una persona desarmada”. Davydov rastreó a la madre de Babbitt, Michelle Witthoeft, y le preguntó en cámara si alguien que representaba a las autoridades alguna vez se disculpó con ella por la muerte de su hija. Witthoeft respondió diciendo que no recibió disculpas e insistió en que alguien tendría que pagar por “asesinar” a Ashli.

La transmisión del domingo también presentó la ‘cobertura’ de una manifestación frente a una cárcel en Washington, DC, donde están detenidos algunos de los insurrectos del 6 de enero. Allí, el periodista ruso entrevistó a partidarios de Trump que expresaron sus quejas sobre las condiciones en la cárcel. Mientras tanto, Rusia está lidiando con otro escándalo relacionado con acusaciones de horribles torturas en las prisiones rusas, toleradas y dirigidas por funcionarios penitenciarios. Cuando se le preguntó al respecto, el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó que las condiciones carcelarias en las naciones occidentales, incluido Estados Unidos, son peores que en algunos países del tercer mundo.

El título del especial de televisión Rossiya-1, “Elecciones robadas: la mitad de los estadounidenses aún no cree en la victoria de Biden”, está alineado con una narrativa familiar en las plataformas de redes sociales y las ondas rusas. La semana pasada, el parlamentario ruso Alexey Pushkov escribió en su canal de Telegram: “[U.S. President Joe Biden] no podrá restaurar la vieja imagen de los Estados Unidos como una nación democrática, transparente y basada en la ley. Incluso antes, esta imagen era falsa, pero después de las escandalosas elecciones de 2020 se derrumbó por completo… Estados Unidos parece un castillo de naipes que se está desmoronando”.

El programa mostró entrevistas con varios partidarios de Trump que se enfurecieron por las “elecciones robadas” y los supuestos casos de “fraude electoral”. Al sentarse con los medios estatales rusos, el candidato al Congreso de Arizona, Jeff Zink, describió casos de registros electorales “sospechosos” que afirmó haber observado personalmente. Zink le dijo al canal de televisión estatal financiado por el Kremlin: “Sabemos que las elecciones fueron robadas, así que mi hijo y yo fuimos a Washington el 6 de enero”. El hijo de Zink, Ryan Scott Zink, enfrenta cargos federales por obstruir un procedimiento oficial, ingresar o permanecer en un edificio restringido a sabiendas, ingreso violento y alteración del orden público.

A lo largo de la transmisión, Davydov minimizó con simpatía las acciones de los alborotadores del Capitolio al afirmar que simplemente “decidieron ingresar al templo de la democracia”, describiendo a los legisladores atacados como “representantes que se esconden de sus propios votantes”. El reportero de la televisión estatal describió a la Comisión del 6 de enero como un comité “compuesto por demócratas y varios republicanos que odian a Trump”, utilizando un clip de Fox News para corroborar esta perspectiva.

Fox News es uno de los canales estadounidenses más exhibidos en Rusia, sin duda favorecido por los medios estatales. Cuando Putin se aferró a la cobertura de Ashli ​​Babbitt —y Tucker Carlson reiteró las preguntas del presidente en su programa—, los propagandistas del Kremlin lo describieron como un logro “blanco” para los esfuerzos continuos de Moscú por influir en la opinión pública en los Estados Unidos.

La conclusión del especial del 6 de enero en la televisión estatal rusa fue tan reveladora como el título del segmento. Davydov señaló: “Oficialmente, Biden ganó las elecciones, pero no pudo convencer a los estadounidenses de su justa victoria… Ha pasado un año, las dos Américas —partidarios y opositores de Trump— siguen en combate cuerpo a cuerpo y continúan chocando. .” Davydov concluyó su reportaje con una nota siniestra: “En las próximas elecciones presidenciales, ninguna de las partes aceptará admitir la derrota”.

About Post Author