inoticia

Noticias De Actualidad
Putin recibe un regalo de Navidad anticipado mientras Ucrania se acobarda ante la guerra

MOSCÚ-Después de meses de tensiones burbujeantes y amenazas de guerra total, Ucrania ha tomado la sorprendente decisión de conceder uno de los mayores deseos del Presidente Vladimir Putin.

En lo que respecta a las propuestas, se trata de un gran gesto.

Ucrania ha acusado al ex presidente Petro Poroshenko -que es descrito en Moscú como “la marioneta de Washington”- de traición al Estado y de financiar el terrorismo. El viejo enemigo de Putin se enfrenta a 15 años de prisión si es declarado culpable.

Lo que es aún más delicioso para Moscú, Poroshenko fue acusado por el mismo escándalo que ya atrapó al aliado de Putin, Viktor Medvedchuk, que implicó la canalización de dinero público a los separatistas apoyados por Rusia en el este de Ucrania a través de compras ilegales de carbón.

Los políticos pro-Kremlin han insistido repetidamente en que fue Washington quien dio al presidente Vladimir Zelensky la orden de detener al aliado de Putin, Medvedchuk, en mayo. “Washington quiere que rusos y ucranianos se maten entre sí. El político pro-Moscú Medvedchuk está bajo arresto domiciliario en Kiev, tal como Washington le dijo a Zelensky que hiciera”, dijo Sergei Markov, copresidente del Consejo Estratégico Nacional de Rusia, en una entrevista para The Daily Beast. “Ahora Zelensky va a por el querido Poroshenko de Occidente para demostrar a Washington que puede tomar sus propias decisiones”.

Fue Poroshenko quien llevó paracaidistas estadounidenses a Ucrania en 2015 para entrenar a los soldados locales, entre los que había antiguos oficiales soviéticos. Para Moscú, sonó como la última traición. El secretario del Consejo de Seguridad ruso, Nikolai Patrushev, dijo entonces: “Provoca una futura escalada”.

Moscú considera que el movimiento contra Poroshenko por parte de los actuales dirigentes de Ucrania es beneficioso. Markov fue uno de los expertos pro-Kremlin que se alegró de la investigación sobre Poroshenko, al que calificó de “líder de la junta.”

Poroshenko, un rico empresario además de político, no estaba en casa cuando los fiscales se presentaron en su puerta el lunes por la tarde para acusarle formalmente. El líder posrevolucionario estaba a más de 600 millas de distancia, participando en una conferencia internacional en Varsovia.

Las especulaciones sobre su destino en los círculos pro-Kremlin son intensas, ya que la gente se pregunta dónde aterrizará el ex presidente cuando se asiente el polvo. ¿Volverá Poroshenko a Ucrania? ¿Acabará en la cárcel?

En respuesta, Poroshenko publicó un vídeo dirigiéndose a los ucranianos en Facebook, prometiendo volver a casa en enero. Eso significaría que va a faltar a su primera comparecencia en el caso de traición, que está prevista para el 23 de diciembre.

“Al Kremlin le hace feliz ver cualquier fracaso de la democracia en Ucrania, especialmente las represiones políticas o las persecuciones injustas de un ex presidente”, dijo Stanislav Belkovsky, un experto en asuntos de Ucrania con sede en Moscú. “Este escándalo se suma al argumento de Moscú: Mira, las cosas se desmoronan en Ucrania. Anexionemos ahora territorios en las regiones de Luhansk y Donetsk”.

La idea de que Rusia pase a reconocer la independencia o incluso a anexionar los territorios escindidos del este de Ucrania está ganando adeptos tanto en Kiev como en Moscú, como solución a la escalada militar en la frontera entre los países vecinos.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, informó el martes a Putin de que mercenarios estadounidenses habían pretendido envenenar el agua en la región de Donetsk. Según el Ministerio de Defensa ruso, hay 120 contratistas militares estadounidenses sirviendo en Ucrania. “Moscú utiliza esta grave acusación para preparar el terreno para seguir adelante y reconocer la soberanía o anexionar las repúblicas autoproclamadas en Ucrania”, dijo Belkovsky a The Daily Beast. “Esta es una historia al estilo de la represión de Stalin contra los médicos judíos que la KGB [falsely] afirmaba que envenenaban a los pacientes”.

Desde que el presidente pro-Moscú, Víctor Yanukovich, fue expulsado de Ucrania, los políticos, expertos y propagandistas de Moscú no han dejado de contar a los televidentes rusos la frágil economía y los escándalos políticos de Ucrania.

Poroshenko es descrito como el líder del “partido de la guerra”.

Su partido es popular entre los patriotas nacionalistas, pero muchos expertos en Ucrania recuerdan su gobierno como totalmente corrupto. “Poroshenko es un auténtico sinvergüenza, esto está claro para todo el mundo: ganaba dinero con sus fábricas de chocolate en Rusia y Crimea, mientras los soldados ucranianos morían en el frente”, dijo Yevgeny Kiselev, uno de los locutores más destacados de Rusia que se trasladó a Ucrania tras la represión del Kremlin contra el periodismo independiente.

A lo largo de los siete años de conflicto militar entre Kiev y las milicias respaldadas por Moscú en el este de Ucrania -que ha costadoalrededor de 13.000 vidas-Los oligarcas y políticos rusos y ucranianos han seguido ganando dinero con negocios oscuros.

Las autoridades ucranianas acusan ahora a Poroshenko de estar implicado en uno de estos planes ilegales. Dicen que utilizó fondos públicos para comprar carbón a los separatistas respaldados por Rusia, a pesar de la prohibición de realizar este tipo de transacciones que financiarían efectivamente a los separatistas. También se le acusa de hacer negocios con funcionarios públicos rusos. “Poroshenko alegó que había escasez de carbón y organizó el suministro desde los territorios ocupados, lo que ayudaría a las autoproclamadas repúblicas a ganar dinero”, dijo Yulia Mendel, exsecretaria de prensa del actual presidente ucraniano, a The Daily Beast. “El pago se hizo en efectivo, que fue llevado a los territorios ocupados por los servicios de seguridad de Ucrania”.

Ucrania ya había acusado a Medvedchuk, otro oligarca, conocido por sus estrechos vínculos con Putin. Medvedchuk fue puesto bajo arresto domiciliario en mayo por cargos de alta traición, ayuda a organizaciones terroristas y comercio de carbón con “territorios ocupados” controlados por los rebeldes respaldados por Moscú. Ahora los fiscales acusan a Poroshenko de los mismos delitos, acusándole de dar autoridad a Medvedchuk y, por tanto, de “financiar a terroristas”.

El abogado defensor de Poroshenko, Ilya Novikov, insiste en que el caso es “puramente político”, que su cliente es inocente y que seguramente volverá a Ucrania. “Cuando Zelensky llegaba al poder, prometió que iría a por Poroshenko, su principal oponente político. Desde entonces, Ucrania abrió más de 100 casos penales contra Poroshenko, pero no logró demostrar su culpabilidad en ninguno de ellos”, dijo Novikov a The Daily Beast en una entrevista el martes.

La amenaza de una guerra destructiva sigue planeando sobre Rusia y Ucrania mientras decenas de miles de tropas siguen concentrándose a ambos lados de la frontera. La semana pasada, Putin exigió a la OTAN que “acepte la obligación de excluir una mayor expansión de la OTAN a Ucrania” y que retire todas las bases militares e infraestructuras de la OTAN de Europa del Este construidas después de 1997.

Markov sugirió que las ruidosas quejas forman parte del plan de Putin para apoderarse de más tierras en Ucrania.

“Es posible que Putin aumente las tensiones hasta que Occidente se sienta aliviado al escuchar que reconocemos la soberanía de las Repúblicas Populares de Luhansk y Donetsk o las hacemos parte de Rusia, como hicimos con Crimea”, dijo.

Tras las acusaciones de Poroshenko, Olexandr Martynenko, director general de Interfax Ucrania, dijo que Kiev estaba tratando de mantener sus opciones abiertas. “No quedan muchas esperanzas de un acuerdo de paz con Rusia, pero Kiev tampoco está quemando los puentes con Moscú”.

Martynenko dijo que había una posibilidad real de que Putin se anexionara secciones de Ucrania en 2022.

“Es muy posible que Rusia se anexione los territorios separatistas de Donbás y Luhansk el próximo año de la misma manera que lo había hecho con Osetia del Sur y Abjasia, esa es una solución natural para Rusia en la situación actual”, dijo. “Ucrania protestará sin duda contra la anexión, pero ambos países acabarán conviviendo con la nueva línea divisoria política. Una vez que se produzca, lo más probable es que Rusia traiga a sus fuerzas de paz, por lo que todos los combates van a cesar. Al menos el 50% de los ucranianos se sentirán aliviados ante la idea de que no haya más guerra, aliviados de ver el fin de al menos esta fase de tensiones.”

Los funcionarios ucranianos temen que, en última instancia, Occidente no haga lo suficiente para detener la agresión rusa.

“Putin sabe que la unidad en Europa y en Estados Unidos es débil; ya se oyen voces cínicas en Occidente que piden que se le dé a Putin lo que quiere”, dijo a The Daily Beast Svitlana Zalishchuk, asesora de asuntos exteriores de la empresa energética estatal ucraniana Naftogaz.

Ucrania sabe que puede tener que cuidar de sí misma, sea quien sea que eso signifique sacrificar.

About Post Author