inoticia

Noticias De Actualidad
Por qué Putin acaba de resucitar un ejército masivo

MOSCÚ-El sexto día de violentos disturbios se convirtió en una masacre en las calles de Almaty, la capital de Kazajistán, con decenas de manifestantes y al menos 13 agentes de la ley muertos, así como cientos de heridos.

El presidente Kassym-Jomart Tokayev -que hace apenas una semana era considerado una débil sombra del ahora destituido presidente del Consejo de Seguridad de Kazajistán, Narsultan Nazarbayev- admitió que fue él quien dio a las fuerzas de seguridad locales la orden de “disparar a matar” a los manifestantes sin previo aviso el jueves. Nunca antes ningún dirigente postsoviético había confesado una orden tan aterradora.

Un día antes del derramamiento de sangre del jueves, Tokayev había afirmado que estaba luchando contra “bandas terroristas internacionales”, refiriéndose a los manifestantes kazajos que habían salido a la calle esta semana para protestar por la agitación social y económica del país. El presidente dijo que las fuerzas de seguridad locales no habían logrado controlar la situación, y admitió que había pedido a la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) -una alianza militar dirigida por Rusia con una “fuerza de mantenimiento de la paz” de 3.600 efectivos- que le ayudara a sofocar los disturbios, que cada vez parecen más susceptibles de desembocar en una guerra civil. La OTSC accedió y las tropas rusas llegaron el jueves.

“Tokayev necesitaba a la OTSC como un garrote para demostrar a sus comandantes que: ‘Vean, Moscú me respalda, hay un soldado ruso que está junto a ustedes hombro a hombro'”, dijo el jueves el experto político pro-Kremlin Sergei Markov a The Daily Beast, mientras las unidades especiales rusas subían a los aviones militares rumbo a Almaty. “Es la primera vez que las fuerzas de la OTSC se despliegan en un Estado extranjero, y es un mensaje para Washington: Vladimir Putin tiene su propia OTAN efectiva capaz de cumplir tareas militares”.

Durante unas tres décadas, la alianza de seis antiguas repúblicas soviéticas, dirigida por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kirguistán, Tayikistán y Kazajstán, siguió siendo una organización bastante irrelevante con una serie de problemas internos. Hace apenas unos años, el líder bielorruso Alexander Lukashenko declaró que no permitiría que sus soldados lucharan en Estados extranjeros como parte de la alianza.

“No ocultamos nuestra posición sobre la OTSC, son simples: No importa quiénes sean nuestros aliados y cuáles sean sus intereses en el extranjero, nunca vamos a luchar en territorio extranjero”, declaró Lukashenko en 2016. Pero tras un año de protestas de la oposición, detenciones masivas y sanciones occidentales, Lukashenko parece haberse retractado radicalmente de su promesa de “nunca”. Al parecer, los soldados bielorrusos se dirigían el viernes a Kazajistán para unirse a la unidad especial de las Fuerzas Aerotransportadas rusas.

Según la comisión parlamentaria rusa responsable de las decisiones de la OTSC, la “misión de mantenimiento de la paz” en Kazajstán durará al menos un mes. “Entendemos el escenario, más o menos: Se trata de la neutralización y las detenciones de los [protest] líderes y la seguridad de las infraestructuras y los objetos de importancia estratégica”, declaró el viernes a Interfax el jefe adjunto de la comisión, Yuriy Shvytkiy.

El momento del mensaje de Putin coincide con las conversaciones de la administración Biden con 29 países de la OTAN sobre qué hacer con el gigantesco ejército ruso desplegado a lo largo de la frontera ucraniana, antes de la muy esperada cumbre Putin-Biden del 10 de enero. Putin ha exigido que la OTAN detenga su expansión hacia el este de Europa y que dé a Moscú “garantías legales” a tal efecto.

“Justo antes de las importantes conversaciones, Putin demuestra que tiene un instrumento más en su arsenal: No sólo puede desplegar [his] ‘hombres educados’ a Donbás o Crimea, también puede enviar fuerzas militares de la OTSC a un país vecino”, dijo el jueves a The Daily Beast Sergii Leshchenko, un ex miembro del parlamento ucraniano.

Leschenko no cree que Putin vaya a adoptar una estrategia similar con Ucrania, no “a menos que Putin utilice alguna petición de los líderes separatistas para desplegar fuerzas de la OTSC en Donbas”. Y añadió: “La diferencia es que Tokayev, el líder de un país de la OTSC, ha pedido que los soldados extranjeros le ayuden”.

The Daily Beast habló con observadores internacionales en Rusia, Ucrania y Asia Central, que coincidieron en que, al menos por ahora, parece que Putin ha vuelto a tener suerte con su oportunidad, al haber utilizado los problemas de Kazajistán para demostrar a Occidente que es Rusia y sólo Rusia la que se ocupa de los líos en los países postsoviéticos.

“El año pasado Putin no ayudó a Armenia, un país miembro de la OTSC, en su guerra contra Azerbaiyán, sino que desplegó miles de fuerzas de paz rusas en Karabaj para detener la guerra y ejercer su influencia en dos países, tanto Armenia como Azerbaiyán”, dijo Mansur Mirovalev, unUn experto en Asia Central con sede en Kiev dijo a The Daily Beast. “Ahora los soldados rusos han vuelto a Kazajstán, donde hasta ahora, Rusia no tiene una base militar. No está claro cuándo y si se irán”.

Antes de los disturbios, Kazajstán había mantenido estrechos vínculos económicos y políticos con Occidente: Las empresas estadounidenses Chevron, ExxonMobil, ConocoPhillips y otras operaban libremente en Kazajistán. Sin embargo, las reformas democráticas en el país son una historia diferente. Hace cuatro años, el gobierno etiquetó al partido político Opción Democrática de Kazajistán como organización extremista y revocó las licencias de 88 canales de televisión extranjeros, según un informe de Freedom House, una ONG estadounidense.

El redactor jefe del Centro Carnegie de Moscú, Alexander Baunov, cree que las protestas contra la dictadura de este año han reforzado en realidad los lazos entre Kazajstán y Rusia. “Además, no debemos olvidar que hay una enorme frontera no defendida, de más de 2.000 kilómetros, de campos abiertos entre Rusia y Kazajstán. A Rusia le interesa mantener la paz en materia de seguridad”, dijo Baunov a The Daily Beast.

En Kazajstán, el presidente Tokayev ha afirmado que 20.000 “bandidos armados” atacaron Almaty el jueves, y se negó a reunirse con los manifestantes con el argumento de que “no puede haber negociaciones con criminales”. Mientras tanto, los periodistas independientes sobre el terreno en la capital han informado de una “anarquía total.”

“Al invitar a las fuerzas de la OTSC, el presidente Tokayev eligió entre tres opciones a las que se enfrentaba su país: La islamización radical, la poderosa chinización y el mundo ruso. Para increíble suerte de Putin, eligió Rusia”, dijo el viernes a The Daily Beast la experta en asuntos internacionales de Rusia y profesora universitaria de la New School, Nina Khrushcheva. “Es Putin quien apagará el fuego en Asia Central esta vez”.

Algunos expertos señalan que con el número de víctimas que crece en las calles de Almaty, la reputación de las fuerzas de la OTSC dirigidas por Putin está ciertamente en juego.

“Personalmente creo que el presidente Tokayev tiene un plan astuto para matar a una tonelada de manifestantes y luego culpar a los rusos”, dijo a The Daily Beast un veterano observador del ejército ruso, Ilya Barabanov. “Pero al menos por ahora no se puede acusar a los soldados rusos de haber matado a los manifestantes el jueves, ya que aterrizaron en Kazajistán sólo el jueves por la noche”.

About Post Author