inoticia

Noticias De Actualidad
Por qué el gol de la “Mano de Dios” de Diego Maradona en 1986 es inolvidable

El fútbol tiene “The Catch”, el béisbol tiene “The Shot Heard ‘Round the World” y el baloncesto tiene “The Block”.

Para el fútbol, ​​es la “Mano de Dios” de Diego Maradona, un momento deportivo capturado en el tiempo, cuya mera mención puede evocar emociones fuertes entre los aficionados.

Tal es su legado que unos 36 años después de rebotar en el fondo de la red, el balón de fútbol en cuestión atrajo recientemente una oferta de más de $2 millones en una subasta, aunque las negociaciones para su venta no han concluido.

Entonces, ¿por qué este objetivo, que según las reglas del juego ni siquiera debería haber sido un objetivo en absoluto, tiene tanta importancia? Como economista que estudia el deporte, durante mucho tiempo he creído que hay que comprender el significado cultural para comprender la dimensión financiera de los deportes. Este gol fue uno de los eventos más icónicos del fútbol por varias razones.

El gol en cuestión lo marcó el gran argentino Maradona contra Inglaterra en los cuartos de final de la Copa del Mundo de 1986. Era el segundo tiempo de un partido 0-0 y la selección argentina pasaba el balón por el borde del área penal de Inglaterra.

El mediocampista inglés Steve Hodge trató de despejar el balón, pero solo logró patearlo por encima del portero. Normalmente, uno esperaría que el portero lo atrapara, especialmente contra Maradona, de 5 pies y 5 pulgadas. Pero de alguna manera la pelota terminó en el fondo de la red.

Al principio, parecía que Maradona había cabeceado el balón, pero las repeticiones mostraron claramente que lo había dirigido con el puño cerrado, una flagrante violación de las reglas. (En el juego de hoy, Maradona probablemente habría recibido una tarjeta roja o expulsado del juego por esta infracción). Pero esto fue tres décadas antes del uso del árbitro asistente de video, o VAR, en el fútbol. No había manera de revisar. La visión del árbitro estaba bloqueada y miró al juez de línea en busca de orientación, pero el juez de línea no vio nada malo y se permitió que la portería se mantuviera.

Hablando después del partido, Maradona dijo a los periodistas que el gol estaba marcado “un poco con la cabeza de Maradona y otro poco con la mano de Dios”, o, en la traducción al inglés, “un poco con la cabeza de Maradona y un poco con la mano de Dios”. La frase se quedó, y con ella la leyenda del gol.

La selección Argentina de 1986 no fue un gran equipo. Más bien, era un equipo promedio que incluía al mejor jugador del mundo en ese momento, y muchos dirían que el futbolista más talentoso que jamás haya pisado un campo.

Inglaterra probablemente sería un mejor equipo, si sacaras a Maradona del juego. Así que eso fue exactamente lo que intentaron hacer los defensores de Inglaterra: cerrar a Maradona, por las buenas o por las malas. El plan de Inglaterra era hacer que casi todos los jugadores en el campo lo siguieran y trataran de evitar que avanzara. Lo intentaron, pero fue imposible.

Cuatro minutos después del primer gol, Maradona tomó el balón y, a la velocidad de la luz, superó a tres defensores y al portero de Inglaterra para marcar nuevamente. Ese segundo gol fue votado como “el gol de la [20th] siglo” en una encuesta de la FIFA de 2002.

Argentina ganaría la final en lo que todavía se conoce como “la Copa del Mundo de Maradona”.

No había forma de escapar del contexto político del juego, ni del objetivo. En 1982, Argentina invadió las Islas Malvinas, o Las Malvinas (el nombre que uno elija refleja su lealtad), un territorio británico de ultramar a unas 300 millas de la costa argentina.

Las islas habían estado ocupadas por los británicos desde 1833, y la primera ministra Margaret Thatcher consolidó su imagen como “La dama de hierro” al enviar un grupo de trabajo militar 8,000 millas a través del Atlántico para recuperar las islas. El Reino Unido afirmó que su motivación principal era respetar la autodeterminación de los isleños, pero también estaban en juego valiosos derechos de pesca y un puesto en la mesa de la administración de la Antártida. Entre los observadores neutrales, hubo considerable simpatía por la causa argentina en lo que parecía un acto anacrónico de imperialismo colonial por parte de los británicos.

La humillación de los generales argentinos probablemente aceleró el fin de la dictadura militar y la restauración de la democracia. Pero generó resentimiento contra los británicos (los argentinos creen casi universalmente que Las Malvinas les pertenece a ellos, no a Gran Bretaña) y eso influyó en la preparación para el juego de 1986, como recordó más tarde Maradona en sus memorias “Yo Soy El Diego” o ” Soy el Diego”:

De alguna manera culpábamos a los jugadores ingleses de todo lo que había pasado, de todo lo que había sufrido el pueblo argentino… estábamos defendiendo nuestra bandera, los niños muertos, los sobrevivientes.

Una mujer vestida de negro pasa frente a una pared con imágenes de Diego Maradona corriendo.

Pocos jugadores han estampado su presencia en un Mundial como Maradona. Su desempeño en el juego de Inglaterra se erige como un monumento a su grandeza, y la frase “Mano de Dios” claramente pone su nombre en la misma oración que la divinidad. No fue una excepción: todo el torneo de 1986 se convirtió en un escaparate de su escandalosa habilidad, y fue lógico que levantara el trofeo al final.

Pero Maradona, quien murió en 2020 a los 60 años, también fue un genio con problemas. Hijo de los barrios bajos de Buenos Aires, nunca perdió la ansiedad de no recibir lo que le correspondía. Se volvió adicto a las drogas, posiblemente como resultado de todos los analgésicos que necesitaba para seguir jugando en una era en la que los defensas eran dados a tacleadas que rompían huesos y luchaban con la cocaína.

Con frecuencia era abusivo con los medios, fue acusado de agredir a una novia y supuestamente tenía conexiones cercanas con el crimen organizado.

Pero para la mayoría de los entusiastas del fútbol, ​​nada de esto realmente resta valor a su grandeza como jugador.

Simplemente hay algunos jugadores, un pequeño número de hecho, cuya historia trasciende el bien y el mal y cuyos actos se recuerdan para siempre como los héroes de las antiguas epopeyas griegas. Maradona es uno de esos jugadores. Como Aquiles u Odiseo, su nombre perdurará, recordado en el gol de la “Mano de Dios”La conversación.

Este artículo se vuelve a publicar de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

About Post Author