inoticia

Noticias De Actualidad
No jodas con la malvada ‘Brigada Mariposa’ de México

El pueblo indígena mazahua de México, que vive en las montañas volcánicas al oeste de Ciudad de México, ha sido categóricamente oprimido durante siglos. Subyugados primero por los aztecas. Luego por los españoles. Y más tarde, casi esclavizados por los hacendados o hacendados ricos.

En la actualidad, poderosos grupos criminales como el Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel Unido han invadido tierras mazahuas en el estado de Michoacán para robar madera, desplumar a los agricultores y vender drogas en los pueblos.

Los mazahuas han sido marginados y empobrecidos. Su lengua única está a punto de ser eliminada y su modo de vida ancestral, destrozado. Pero a pesar de las tribulaciones, no se rinden sin luchar, y hay una cosa que los mazahuas quieren dejar muy clara: no se jode con sus mariposas.

Cuando un reciente aumento de la tala ilegal amenazó la salud de la famosa Reserva y Biosfera de la Mariposa Monarca -que se encuentra en parte dentro del ejido mazahua [collective] llamado Crescencio Morales, los indignados pobladores organizaron patrullas armadas en un esfuerzo por frenar el mercado negro de la madera y evitar la deforestación generalizada.

“Para los que estamos al frente del movimiento para evitar que los extraños talen nuestro bosque, para evitar que vendan drogas [in our villages], para no permitir los secuestros, corremos el riesgo de morir todos los días”, dijo el líder ejidal Erasmo Álvarez, que coordinó las primeras patrullas hace un año, en una entrevista con The Daily Beast.

“En varias ocasiones hemos sido atacados en el bosque por personas armadas que estaban cortando y robando madera”, dijo Álvarez. Describió a los atacantes como “delincuentes que quieren controlar nuestras tierras”, y que además “salen por la noche para someter a la población.”

Álvarez dijo que en múltiples ocasiones se han producido tiroteos entre sus guardias forestales y los invasores armados. Cuando atrapan a los madereros ilegales, los mazahuas los entregan a la Guardia Nacional de México en lugar de a las autoridades locales, que suelen ser más corruptas. En ocasiones, los madereros también han buscado venganza por los cargamentos de madera de contrabando incautados en tierras indígenas.

Otro guardia forestal, Ricardo Salgado, relató un incidente de este tipo ocurrido el pasado mes de octubre en el que fue atacado por “al menos una docena de hombres armados” tras separarse del resto de su unidad durante una patrulla contra la tala. “Estaba seguro de que querían matarme porque no se molestaron en llevar máscaras para ocultar sus rostros”, dijo a The Daily Beast.

Durante la emboscada, Salgado devolvió el fuego con su fusil de asalto antes de refugiarse en un barranco. Sus compañeros fueron atraídos por los disparos y no tardaron en llegar para rescatarlo, aunque la camioneta de Salgado fue tiroteada y quemada durante el encuentro.

“Pude salir vivo en esa ocasión, pero el peligro sigue existiendo para mí, mi familia y mis compañeros”, dijo Salgado. En otra ocasión, según los informes de prensa, murieron al menos nueve personas, en enfrentamientos entre miembros de la comunidad enfadados y un grupo del crimen organizado. Sin embargo, Salgado dijo que el número real de muertos fue de 14 personas, incluyendo una mujer local y su padre, cuyos asesinatos desencadenaron el enfrentamiento.

Álvarez, Salgado y sus compañeros mazahuas están dispuestos a arriesgar sus vidas para defender a las monarcas en peligro de extinción, cuyo número ha disminuido en más de un 80% desde mediados de la década de 1990. Esa tendencia a la baja -impulsada por el triple golpe de los herbicidas, el cambio climático y la pérdida de hábitat debido a la deforestación- parece acelerarse. Se calcula que en los últimos años se ha perdido un 26%.

Los bosques de pinos de la Reserva de la Monarca, que también es Patrimonio de la Humanidad, son el lugar de hibernación de millones de estos coloridos insectos que revolotean desde Canadá y Estados Unidos cada noviembre.

Álvarez formó la fuerza de lo que él llama “guardias comunitarias” porque el gobierno local de Michoacán estaba “desbordado por el crimen organizado”. Las autoridades locales “no pueden proporcionar seguridad o no quieren hacerlo. Por eso debemos organizarnos para cuidar [the forest]. Esa es la realidad en la que vivimos”, dijo Álvarez.

Según un estudio reciente, al menos el 70% de la madera que se comercializa en México lo hace de forma ilegal.

“La tala ilegal es una de las actividades criminales más lucrativas y de más rápido crecimiento en México”, dijo Mike Vigil, ex jefe de operaciones internacionales de la DEA, a The Daily Beast. “En 2019, la cantidad de bosque destruido fue más del doble del tamaño de la Ciudad de México. Genera decenas de millones de dólares cada año para los cárteles”.

Vigil también dijo que el aumento de la tala clandestina que provocó laEs probable que Mazahuas esté vinculado a la pandemia de COVID.

“La deforestación aumentó debido al cierre de fronteras en muchos países del mundo, lo que dificulta el contrabando de drogas y de los precursores necesarios para la fabricación de drogas sintéticas. La madera podía venderse rápidamente y ayudar a los cárteles a mantenerse a flote durante la pandemia”, dijo Vigil.

Toda esa tala de árboles supone un problema para las monarcas, que necesitan una cubierta forestal sana para protegerse de los depredadores y del mal tiempo.

“Los pinos actúan como mantas para las monarcas, por lo que cortarlos es como hacer agujeros en la manta”, dijo el biólogo del Fondo Mundial para la Naturaleza y especialista en monarcas Eduardo Rendón. “Se agrupan en los árboles para protegerse, así que sin suficiente cobertura forestal muchas morirán”.

Rendón también elogió los esfuerzos del ejido Crescencio Morales: “Lo que están haciendo las comunidades indígenas es importante para la supervivencia de las monarcas en Estados Unidos y México. Les estamos muy agradecidos por organizarse para proteger sus bosques, no sólo por las mariposas, sino por la salud de un ecosistema que proporciona agua a toda la región.”

Vigil, de la DEA, calificó la lucha de los guardias del bosque de Mazahuas como una “historia moderna de David y Goliat” debido a la disparidad de números, fuerza financiera y poder de fuego entre los grandes grupos del crimen organizado y las patrullas indígenas. “Los cárteles son todo poder y codicia”, dijo. “Matan despiadadamente a decenas de miles de hombres, mujeres y niños cada año. La preservación de las mariposas monarca ni siquiera está en su pantalla de radar”.

Debido a que vuelan cada año en noviembre, los mazahuas han asociado durante cientos de años la llegada de las monarcas con las celebraciones tradicionales del Día de los Muertos.

“Históricamente, la llegada del monarca a la comunidad mazahua está ligada a la llegada de las almas de los difuntos”, dijo Armando Huerta Velázquez, antropólogo del Colegio de Estudios Científicos y Técnicos de Michoacán. “Esto hace que [the annual migration] especial y solemne para los mazahuas, que [each year] esperan la llegada del difunto”. Los monarcas también sirven para recordar la mortalidad y la inevitabilidad de la muerte, explicó Velázquez.

En cuanto a las antiguas leyendas y la comparación de los monarcas con las almas de los muertos, el ejidatario Álvarez sugirió un enfoque más práctico.

“Eso es lo que nos contaban nuestros abuelos”, dijo sobre los antiguos mitos, pero la motivación para enfrentarse a los peligrosos grupos criminales va mucho más allá de la mera superstición. “Es deber de cada ser humano cuidar el entorno en el que ha nacido, utilizarlo pero con orden, para que no se destruya. Por eso cuidamos la mariposa [and] nuestros bosques. Porque a través de ellos tenemos agua y oxígeno y todo lo que necesitamos para sobrevivir.”

Teresa de Miguel, reportera del diario El País de México, viajó recientemente a Crescencio Morales, donde se unió a los guardias comunitarios en sus patrullas. De Miguel dijo que los problemas que aquejan al ejido son sintomáticos de otras tendencias preocupantes en todo el México rural.

“La ausencia de un gobierno fuerte que luche contra los delincuentes, la impunidad que permite que la tala ilegal continúe sin consecuencias para quienes la cometen, y la penetración del crimen organizado en actividades que van más allá del narcotráfico”, contribuyen a la creciente inestabilidad y a la desconfianza en las autoridades, dijo de Miguel.

De Miguel también citó las extorsiones de los cárteles a los agricultores y la venta de drogas, especialmente de metanfetamina, como problemas adicionales en zonas remotas del país, y sugirió que la combinación de estos factores obliga a las comunidades a “no ver otro camino que el autogobierno.”

De Miguel se maravilló de que los funcionarios estatales y federales hicieran tan poco para proteger una especie emblemática como la monarca.

“Aunque la migración de la mariposa monarca es una de las más espectaculares del planeta y atrae a turistas de todo el mundo [yet] la falta de atención del gobierno a los bosques en los que hiberna está llevando a las propias comunidades a levantarse para protegerlos”, dijo de Miguel.

Vigil de la DEA se hizo eco de estas preocupaciones: “Estoy consternado de que el gobierno mexicano esté haciendo tan poco para frenar las horribles actividades de los cárteles y que, en cambio, haya puesto sus responsabilidades en manos de fuerzas de autodefensa desarrapadas.”

La periodista de Miguel dijo que para ella lo más desconcertante de la polémica es que “hay millones de pesos destinados a la protección de este [monarch] reserva, pero la realidad sobre el terreno demuestra que ese dinero no se está utilizando para preservar estasbosques”.

A falta de esos millones, el ejidatario Álvarez y los demás siguen adelante a pesar de los graves riesgos que suponen algunas de las organizaciones criminales más poderosas del país.

“Hay peligro en los puntos de vigilancia y en las patrullas”, dijo a The Daily Beast. “Siempre existe el peligro de morir ahora porque estás cuidando el bosque”.

About Post Author