inoticia

Noticias De Actualidad
Mitch McConnell y Kevin McCarthy tienen un solo cerebro y ningún corazón entre ellos

Los senadores Mitch McConnell y Chuck Schumer empezaron a hablar entre ellos hace unas semanas.

Comenzó con una confabulación en el coche de Schumer y se prolongó lo suficiente como para que McConnell despejara el camino a los demócratas para elevar el techo de la deuda el jueves por la tarde. Esto se produce después de que McConnell acabara con una seria amenaza el viernes pasado de dos senadores de cerrar el gobierno a menos que Biden retirara sus mandatos de vacunación. El Viejo Cuervo, como lo ridiculiza Trump, entregó 13 votos para infraestructura, para dar a sus candidatos de 2022 oportunidades de cortar cintas, pero también porque era lo correcto para los puentes y carreteras que se caen en la nación.

No debería ser noticia que el líder de la minoría del Senado hablara con Schumer -Bob Dole hablaba con Tom Daschle todo el tiempo-, pero un cara a cara en la atmósfera tóxica de hoy es tan raro como un eclipse total de sol. Los dos nunca van a tirar bourbons de Kentucky en el balcón del Líder de la Mayoría, pero escabullirse juntos en lugar de comunicarse a través de ayudantes y la prensa es un comienzo.

Hay pocas posibilidades de que se produzca un deshielo similar en la Cámara. La guerra entre el “líder” de la minoría de la Cámara, Kevin McCarthy, y la presidenta Nancy Pelosi sigue candente.

Desde su posición permanente en el regazo de Donald Trump, Kevin McCarthy siguió oponiéndose enérgicamente a levantar el techo de la deuda y a favor de un cierre del gobierno, y le recordó a McConnell su promesa anterior de no ayudar nunca, jamás, a esos demócratas comedores de trufas y grandes gastos. Trump, que acumuló el mayor déficit de la historia cuando era presidente, arremetió desde Mar a Lago contra McConnell por renunciar a la “carta del techo de la deuda” a cambio de “nada”. ¿Nada? No sabemos exactamente qué pasaría con el partido percibido por quedarse sin el cheque de años de comidas de cuatro estrellas, pero McConnell no es tan tonto como para averiguarlo.

Dado que ni McConnell ni McCarthy tienen un corazón que late, y sólo uno tiene cerebro, es difícil saber cuánto se disgustan los líderes del Congreso. Es parte del repertorio de McCarthy olfatear a los elitistas, y qué es el Senado sino la cámara “alta”. Para el estoico McConnell, de 79 años, McCarthy, de 56, es un mequetrefe que trabajaba en la oficina de distrito de un congresista de Bakersfield cuando McConnell ascendía rápidamente a la vara de la mayoría. Ambos son irlandeses, lo que no puede ayudar.

McCarthy dijo una vez la parte silenciosa en voz alta, a Sean Hannity en Fox News, por supuesto, sobre cómo “todo el mundo pensaba que Hillary Clinton era imbatible”, hasta que “reunimos un comité especial sobre Bengasi.”

Eso fue en 2015, cuando McConnell, preguntado por McCarthy que entonces se postulaba para sustituir a John Boehner, dijo: “No voy a dar ningún consejo a la Cámara… sobre sus diversas cuestiones de liderazgo. De vez en cuando, les gusta darnos consejos”. Caída del micrófono. McCarthy se retiró abruptamente de la carrera por la presidencia de la Cámara que ganó Paul Ryan.

No es de extrañar, pues, que ambos no se pongan la camiseta de los Washington Nationals después de un duro día de legislación y se vayan al parque de béisbol. Pero es peor que eso…McCarthy es tan cautivo de Trump, con órdenes estrictas desde Mar a Lago de oponerse a todo lo que el presidente ilegítimo está a favor, que todo el mundo sabe que no es su propio hombre, siempre el profesor sustituto con sus cargos desbocados. Cuando Lauren Boebert envió una tarjeta de Navidad copiada, imitando la del congresista Thomas Massie, que engalanó a su familia con armas de asalto y pidió a Santa Claus “más munición”, puede que a McCarthy no le hiciera gracia, pero se quedó callado, a pesar de que las misivas de Yuletide llegaron solo unos días después de que cuatro adolescentes murieran en un tiroteo en una escuela.

La furia de Trump con el viejo cuervo sigue aumentando y sin embargo McConnell se mantiene firme en lo que le parece. McCarthy tiembla en sus botas si Trump arruga el entrecejo, incluso cuando el ex presidente primariza a sus titulares de todos modos. Es un iluso si cree que Trump le apoyará para presidente de la Cámara, a menos que resulte que le interesa, por mucho que consienta las payasadas del escuadrón MAGA de Trump en su caucus.

Boebert aún no ha sido disciplinada por medio bromear con que no tenía miedo de compartir un ascensor con la representante Ilhan Omar siempre y cuando no llevara una mochila. En el ensordecedor silencio de la dirección llegó la representante conservadora Nancy Mace pidiendo a todos que “bajaran la temperatura”. Sólo eso fue suficiente para encender la mecha perpetuamente a medio encender de Marjorie Taylor Greene, que llamó a Mace “basura” y le dijo que se fuera a juntar con el “Escuadrón de la Yihad”. Y nosotros pensamos que Instagram está lleno de chicas malas.

Por mucho que McCarthy mimara a su lacayo más servil, Devin Nunes, convirtiendo a uno de los miembros menos inteligentes en el miembro de mayor rango del Comité de Inteligencia, Nunes deja el Congreso para ir a pastos más verdes. En lugar de ser pagado por el contribuyente para llevar agua para Trump, lo hará directamente dirigiendo la nueva empresa de medios de comunicación de Trump. ¿No estaban disponibles Don Jr. y Kimberly Guilfoyle, o Elizabeth Holmes? Nunes podría querer consultar con Rudy para que le pague, y con los enemistados Lin Wood y Sidney Powell sobre cómo tratar la investigación de la SEC sobre la SPAC con la que Trump se fusionó y que recaudó casi 300 millones de dólares en pocas semanas.

Al menos McCarthy siempre tendrá a su amigo y otrora presidente del Freedom Caucus, Mark Meadows, a menos que tenga que prescindir de él por orden de un Trump vengativo. Tratando de paralizar temporalmente el comité del 6 de enero, el último y último jefe de gabinete de Trump entregó miles de documentos, muchas armas humeantes entre ellos, incluyendo uno que salió el jueves proponiendo anular la elección declarando “una emergencia NatSec y que el VP Pence retrase la certificación de Biden” y otro “para declarar inválido todo el voto electrónico.”

Antes de esto, Trump estaba furioso con su antiguo jefe de personal por su nuevo libro que revela que Trump dio positivo en COVID dos días antes de su primer debate con Biden y una semana antes de ser hospitalizado, con tiempo suficiente entre medias para exponer hasta a 500 personas ya que organizó numerosas fiestas, incluyendo una para la nueva jueza Amy Coney Barrett (que puede ser donde se infectó Chris Christie) y otra para las familias de la Estrella de Oro que luego dijo que podrían haberle contagiado.

Para arrastrarse de nuevo a las buenas costumbres de Trump, Meadows dijo que su propio libro era “fake news’ y luego incumplió su acuerdo de testificar ante el comité del 6 de enero y ahora se enfrenta a una votación por desacato el lunes y a una posible pena de cárcel, sin posibilidad de indulto. Otro fallo de un tribunal federal el jueves, según el cual Trump no estaba legitimado para mantener en secreto sus archivos de la Casa Blanca, hace aún más ridícula la demanda que Meadows presentó contra el comité.

Es difícil de creer que cientos de adultos cedan el dinero de su almuerzo a un matón sin luchar. En realidad, Trump no tiene poder, salvo el que le da el partido. Acaba de atraer al ex senador y presunto traficante interno David Perdue para que impugne la campaña de reelección del gobernador de Georgia, Brian Kemp, después de que Perdue dijera, probablemente bajo órdenes de Mar a Lago, que se habría negado a certificar los resultados electorales de Georgia a diferencia de ese quisquilloso Kemp. El resultado puede ser la elección de la demócrata Stacey Abrams.

La presidencia criminal de Trump sacó a relucir todos los monstruos que acechan al partido republicano desde que Newt Gingrich acogió alegremente al Tea Party, convirtió el gobierno en un deporte de sangre y engrasó los patines para el ascenso de Trump. Avancemos rápidamente hasta el actual Congreso republicano que se resiste a dos proyectos de ley federales sobre el derecho al voto necesarios para contrarrestar más de una docena de legislaturas estatales que trabajan furiosamente para asegurar que la próxima vez que Trump reclame falsamente la victoria, tenga a los partidistas en el cargo listos para respaldarlo. A diferencia de cuando Brad Raffensperger y otros incondicionales que se enfrentaron a Trump, en 2024 habrá operadores preparados para atender la llamada de Trump para encontrar esos 11.870 votos.

Quién cuenta los votos es lo primero que se pierde en los países autoritarios, aquellos en los que solíamos controlar la integridad de las elecciones. Qué es lo siguiente, llamar a los militares y celebrar unas nuevas elecciones si, a la primera, no se imponen? Trump y el general Michael Flynn ya lo han pensado.

No es un misterio por qué ya no estamos clasificados entre las 30 mejores democracias del mundo. Estamos siendo dirigidos por funcionarios que temen que un hombre derrotado, deteriorado y despiadado pueda decir algo desagradable sobre ellos. Por eso es significativo que McConnell hable con la oposición y “ceda” en el tema del techo de la deuda, como lo vio Trump. A diferencia de McCarthy, ya no tiene tanto miedo.

About Post Author