inoticia

Noticias De Actualidad
¿Manchin y Sinema harán que la vida de Biden sea un infierno para el nominado a SCOTUS?

Cuando se supo la noticia el miércoles de que el juez de la Corte Suprema Steven Breyer, 83, se jubilaba, era predecible que los demócratas con cicatrices inmediatamente comenzaran a estresarse por los dos senadores que hasta ahora han ejercido el poder de veto sobre la agenda de su partido.

En el Senado dividido equitativamente, los senadores Joe Manchin (D-WV) y Kyrsten Sinema (D-AZ) han obstaculizado el proyecto de ley de gasto social y climático de marquesina de los demócratas y hundido las promesas del partido sobre los derechos de voto al negarse a apoyar cambios en las reglas del Senado.

Con el presidente Joe Biden listo para hacer uno de sus movimientos más trascendentales hasta el momento, el nombramiento de un juez de la Corte Suprema, el dúo centrista podría volver a desempeñar el papel de aguafiestas en un escenario enorme.

Pero probablemente no lo harán.

Hay algunas razones por las que los demócratas creen que los incentivos para que Manchin y Sinema compliquen la primera elección de Biden en el tribunal superior son mínimos, casi inexistentes.

Para empezar, explicó un asistente demócrata del Senado, lo que está en juego en esta lucha es mucho menos tenso, porque los demócratas se están moviendo para reemplazar una justicia liberal por una justicia liberal.

Si un conservador fuera reemplazado por Biden, tal vez Manchin o Sinema sentirían una mayor presión para bloquear o retrasar una elección de la corte superior, dijo el asistente, pero el éxito de los demócratas en esta batalla resultará en una mayoría conservadora de 6-3 en la corte. lo mismo.

Es más, esa mayoría probablemente habrá sido suficiente para asegurar una serie de resultados largamente esperados por la derecha, principalmente una reversión del derecho al aborto, que la corte podría decidir antes de que el candidato de Biden tenga una audiencia. Con ese tipo de victoria potencial detrás de los republicanos, el asistente predijo una oposición de “baja energía” al reemplazo de Breyer dentro del Senado republicano.

En un comunicado emitido el miércoles por la tarde, Manchin ofreció pocas pistas. “Tomo muy en serio mi responsabilidad constitucional de asesorar y consentir a un candidato a la Corte Suprema”, dijo. “Espero reunirme y evaluar las calificaciones del candidato del presidente Biden para llenar esta vacante en la Corte Suprema”.

Sinema aún no ha emitido una declaración. Su oficina se negó a comentar sobre los informes de jubilación.

En la parte superior de la lista de preselección de Biden está Ketanji Brown Jackson, a quien colocó en el tribunal de apelaciones del circuito de DC el año pasado para reemplazar al fiscal general Merrick Garland. Otras selecciones principales reportadas son Leondra Kruger, jueza de la Corte Suprema de California; J. Michelle Childs, jueza del tribunal de distrito de Carolina del Sur; y Leslie Abrams Gardner, jueza del tribunal de distrito de Georgia.

Hay varios senadores republicanos que han votado por candidatos liberales antes, como las senadoras Susan Collins (R-ME) y Lisa Murkowski (R-AK). Si uno o más de ellos apoya la elección de Biden, el poder de Manchin o Sinema no solo disminuiría drásticamente; pueden tener más razones para respaldar al candidato.

Pero Manchin y Sinema no se han opuesto a las selecciones del presidente para otros puestos en la banca federal. Ambos han votado por cada uno de sus 42 nominados para los tribunales de apelaciones y del distrito federal, incluida Brown Jackson, quien fue confirmada para su puesto actual el verano pasado. Y ambos votaron por varios nominados que enfrentaron una oposición republicana unánime, y en ocasiones rígida, como Jennifer Sung.

Sung, quien fue nominada a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito el año pasado, fue criticada por los senadores republicanos por una carta que escribió oponiéndose a la confirmación de Brett Kavanaugh, en la que lo llamó un “ideólogo intelectual y moralmente en bancarrota”. En su audiencia ante el Comité Judicial del Senado, no rechazó esa declaración y ningún senador republicano votó para confirmarla. Sinema y Manchin lo hicieron, y Sung fue enviado al Noveno Circuito con una votación de 50-49.

Pero los demócratas no pueden dar por sentado que su rebelde mayoría de 50 miembros remará en la misma dirección en cada paso del proceso de confirmación, dicen algunos, y hay muchas formas en que podrían complicar los planes de los líderes del partido para un ultra -proceso de confirmación rápida.

Manchin “no será reflexivamente un sí”, dijo una fuente cercana al senador. Aún así, agregaron que estarían “atónitos” si votara no a alguien en la lista de preselección de Biden. Y el senador de West Virginia podría estar inclinado a retrasar el rápido proceso que los principales demócratas parecen tener en mente, si el senador siente que no tiene tiempo para considerar al candidato, dijo esa fuente.

Cuando los republicanos intentaron forzar a Amy Coney Barrett a través del Senado en octubre de 2020, Manchin votó no después de expresar abiertamente sus preocupaciones sobre el plazo de confirmación de un mes del Partido Republicano. En su declaración anunciando la votación, la única contra una elección del tribunal superior de Trump, Manchin se refirió repetidamente al proceso “apresurado”.

Mientras tanto, Sinema votó en contra de Kavanaugh y Barrett. Si bien su oposición a cambiar el umbral de 60 votos del Senado ha exasperado a los demócratas, una de sus justificaciones ha sido preservar el derecho al aborto. Algunos demócratas creen que es poco probable que ella convierta en un problema los esfuerzos de Biden para apuntalar rápidamente a la minoría proabortista en la corte.

También está el problema de la mala reputación de Sinema entre los demócratas de Arizona, lo que está alimentando un esfuerzo naciente para llevarla a la primaria en 2024. Chris Herstam, exlegislador del estado de Arizona y antiguo aliado de Sinema, dijo que espera que Sinema apoye al candidato de Biden.

“Le brinda la oportunidad de intentar volver a estar en buenas manos con los progresistas demócratas, por inútil que sea”, dijo Herstam, aunque agregó que “nada es seguro” con el senador.

Y las perspectivas de aprobación del futuro candidato se vuelven aún más acogedoras por la aparente falta de obstáculos por parte de los progresistas, algunos de los cuales habían estado presionando a Breyer para que se retirara durante meses.

Sin mencionar, la promesa de un candidato histórico.

Desde los primeros días de su campaña presidencial, Biden se comprometió de forma muy específica con sus posibles seguidores: nominar a la primera mujer negra para ocupar un puesto en la Corte Suprema.

“Número uno, me comprometí a que si soy elegido presidente y tengo la oportunidad de nombrar a alguien para los tribunales, nombraré a la primera mujer negra para el tribunal”, dijo Biden durante un debate de las primarias demócratas en marzo de 2020. “ Se requiere que tengan representación ahora, hace mucho que se debió”.

Hasta ahora, la Casa Blanca se ha mantenido casi impresionantemente muda sobre la cuestión de cómo y cuándo se implementaría tal nominación. Todas las preguntas que los reporteros le hicieron a la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, el miércoles por la tarde sobre el retiro de Breyer, sin importar cuán oblicuas fueran, se encontraron con alguna versión de la misma falta de respuesta.

“No voy a hablar de los informes sobre el retiro de un juez de la Corte Suprema que no se ha anunciado”, dijo Psaki en un momento dado.

El anuncio oficial de Breyer sobre su retiro no se espera hasta el jueves.

Incluso para los estándares de una Casa Blanca históricamente intachable, la falta de voluntad de alguien cercano al presidente o la administración para hablar sobre posibles nominados, o incluso el proceso por el cual un nominado podría ser seleccionado, fue sorprendente. No menos de cuatro personas cercanas a la Casa Blanca respondieron a las consultas dirigiendo a The Daily Beast a un tuit publicado por Psaki el miércoles por la mañana que decía que “siempre ha sido la decisión de cualquier juez de la Corte Suprema si decide retirarse y cuándo. y cómo quieren anunciarlo, y ese sigue siendo el caso hoy”, o a los propios comentarios sobrantes de Biden para reunir a los reporteros durante un evento con los directores ejecutivos en el comedor estatal esa tarde.

“Solo diré una cosa sobre el juez Breyer: cada juez tiene el derecho y la oportunidad de decidir lo que él o ella va a hacer y anunciarlo por su cuenta”, dijo Biden. “No ha habido ningún anuncio del juez Breyer. Déjalo hacer cualquier declaración que vaya a hacer, y estaré feliz de hablar sobre eso”.

About Post Author