inoticia

Noticias De Actualidad
Los ciudadanos rusos se preparan ahora para la guerra nuclear

La retórica de la televisión estatal financiada por el Kremlin está aumentando la sensación de urgencia en torno al “ultimátum” de la OTAN del presidente ruso Vladimir Putin. Olga Skabeeva, la presentadora del programa de la televisión estatal 60 minutos, dijo el martes: “El nivel de ansiedad ha alcanzado su máximo. Estamos a 20 días de la expiración del ultimátum y lo que está en juego está aumentando, aunque parece que no podría ser más alto.”

Un día después de que Moscú presentara un borrador de su tratado de seguridad entre Rusia y Estados Unidos, que contenía exigencias de que la OTAN redujera sus despliegues militares en Europa y negara la adhesión a Ucrania y otros países postsoviéticos, el viceministro de Asuntos Exteriores, Sergei Ryabkov, amenazó con que Moscú subiría la apuesta si Occidente no trataba sus exigencias con seriedad. El lunes, dijo Interfax que Rusia necesita respuestas “urgentemente, porque la situación es muy difícil”.

Los propagandistas pro-Kremlin y los expertos de los medios de comunicación estatales rellenaron los espacios en blanco con el tipo de escalada que debería esperarse. En la edición del domingo de Noticias de la Semana, el presentador de la televisión estatal Dmitry Kiselyov explicó: “Rusia… preparó y entregó a los estadounidenses sus propuestas escritas sobre la estabilidad estratégica, o, más sencillamente, sobre la prevención de la guerra nuclear, puesto que ya estamos en un punto crítico, para ser sinceros… Es sencillo. Los EE.UU. y la OTAN deben retroceder de nuestras fronteras, de lo contrario, nosotros, hablando en sentido figurado, nos “enrollaremos” en sus fronteras y crearemos riesgos simétricos e inaceptables… Si nos ponen una pistola en la cabeza, responderemos de la misma manera… Todo el asunto es que el desarrollo del territorio ucraniano por parte de los [Western] bloque no es sólo asunto de Ucrania. Se trata de una ruptura total del equilibrio mundial, que supone una amenaza existencial para Rusia. En otras palabras, para Rusia es una cuestión de vida o muerte… Sencillamente, no lo permitiremos, independientemente del coste que suponga para nosotros y para los responsables”.

Kiselyov, famoso por su anterior afirmación de que Rusia es el único país que puede reducir a Estados Unidos a un montón de cenizas radiactivas, volvió a utilizar su querido “argumento” para explicar por qué Estados Unidos estará dispuesto a aceptar la irracional propuesta de Putin. Afirmó que Rusia está dispuesta a sufrir cualquier consecuencia y llegar a cualquier extremo para conseguir lo que quiere: “Nunca antes nadie había publicado los textos de los tratados propuestos. Pero nunca antes en el siglo XXI la situación ha sido tan aguda, y los riesgos tan grandes. Las situaciones atípicas requieren enfoques atípicos. En segundo lugar, tenemos en nuestras manos cartas muy fuertes. Nuestras armas hipersónicas tienen la garantía de producir una respuesta tan desagradable para Estados Unidos: ser reducidos a cenizas radiactivas”.

Putin ordenó este fin de semana que dos bombarderos de largo alcance con capacidad nuclear volaran en el espacio aéreo europeo, ya que fueron enviados a patrullar Bielorrusia. Hace apenas una semana, Rusia advirtió que volvería a desplegar armas nucleares de alcance intermedio en su flanco occidental, a distancia de ataque de Europa central, por primera vez desde que fueron prohibidas en un tratado de 1987 entre los presidentes Ronald Reagan y Mijail Gorbachov.

También ha habido señales sombrías de las cosas que se avecinan por parte del gobierno ruso. En los últimos meses, el gobierno ha introducido una nueva norma nacional para el “entierro urgente de cadáveres en tiempos de paz y de guerra”. Entrará en vigor el 1 de febrero de 2022 y especifica el enterramiento en fosas comunes que serán excavadas por excavadoras, eliminando hasta 1.000 cuerpos en un periodo de 24 horas. Los cuerpos se colocarán “en cuatro capas, ya sea en bolsas, ataúdes de madera o ataúdes de zinc, preparados de antemano… y posteriormente se cubrirán con tierra”. A continuación, las fosas comunes se compactarán con una excavadora, se rellenarán con “un aglutinante mineral” y se equiparán con “dispositivos de absorción y neutralización de sustancias químicas radiactivas y peligrosas y de agentes biológicos formados durante la descomposición de los cadáveres.”

La agencia gubernamental rusa responsable de la creación de las nuevas normas no respondió a las preguntas de los periodistas sobre la finalidad de este esfuerzo. El experto militar Alexander Goltz dijo al periódico Novye Izvestiya: “Los que prepararon estas normas pensaron en términos de una epidemia global o de una guerra global, en la que no sólo morirían los militares, sino también la población civil. Esto sólo es posible con el uso de armas nucleares”.

El ex portavoz militar Viktor Baranets coincidió y añadió: “Puede resultar que tengamos que enviar tropas no sólo a las regiones de Donetsk y Lugansk, sino también a la gran Ucrania. Tenemos una mecha encendida en el Mar Negroregión. También hay peligros en la región de Bielorrusia y preocupaciones en la región de Kaliningrado. [NATO] tiene planes grandiosos para la captura inmediata de la región de Kaliningrado, incluso con el uso de armas nucleares. ¿Y cómo, entonces, vamos a enterrar? Uno a uno, ¿o qué?”. Y añadió: “Nos estamos preparando para las grandes crisis”.

La leyenda del ajedrez y un crítico muy bien informado del Kremlin Garry Kasparov -que se adelantó a su tiempo con su libro de 2016 Winter Is Coming: Por qué hay que detener a Vladimir Putin y a los enemigos del mundo libredescrito la creación de la norma de “entierro masivo” por parte del gobierno ruso como una de “las señales en el camino hacia el apocalipsis”.

Los propagandistas de la televisión rusa financiada por el Estado subrayaron que Moscú se acerca ahora a Occidente desde una posición de fuerza. Al hablar de los audaces y poco razonables ultimátums del Kremlin a Estados Unidos y sus aliados, Kiselyov dijo: “Este es un momento de la verdad en nuestras relaciones con Estados Unidos, en el que pasamos a la reciprocidad total… Desde una posición de fuerza, simplemente designamos una relación de ‘causa y efecto’. Así será”. Con la descarada arrogancia de un avezado mafioso, tomada de El Padrino, el principal propagandista ruso concluyó: “Ustedes, allá en Estados Unidos, la OTAN y la UE, decidan por sí mismos: ¿Está Rusia haciendo una oferta que puede ser rechazada?”

El sábado, el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Alexander Grushko, discutió el ultimátum de Putin a Estados Unidos y la OTAN con el propagandista pro-Kremlin Vladimir Soloviev, que llevaba una sudadera roja con el emblema de la hoz y el martillo soviéticos. En un episodio del programa de Soloviev titulado “La Capitulación de la OTAN”, Grushko dijo: “Ha llegado el momento de la verdad. Hemos llegado a una línea roja y nuestras propuestas pretenden alejarnos de esta línea roja e iniciar un diálogo normal que ponga en primer plano los intereses de seguridad”. Describió la dura exigencia del Kremlin a Occidente como “tirar la piedra en su ciénaga” y explicó que la negativa occidental a jugar con las reglas de Moscú llevará a “una respuesta militar o técnico-militar”, en la que Rusia “creará contraamenazas” para Estados Unidos y sus aliados.

El lunes, en respuesta a la pregunta de si Rusia podría desplegar armas nucleares en Bielorrusia, el portavoz del Kremlin Dmitry Peskov dijo a los periodistas: “No es ningún secreto que el despliegue de diversos tipos de armas cerca de nuestras fronteras, que pueden suponer un peligro para nosotros, requiere claramente medidas adecuadas para equilibrar la situación. Hay varias opciones disponibles”.

En los últimos años, los legisladores rusos han sido abogando por la colocación de los sistemas de armamento avanzado de Rusia en Cuba, América Central y otros lugares “en los bajos fondos de Estados Unidos”. Es probable que esas opciones sigan estando en el menú de Moscú. El martes, la presentadora de la televisión estatal Olga Skabeeva señaló: “Estamos contemplando colocar nuestras armas nucleares en Cuba o Venezuela”.

Transmitiendo un mensaje que podría resumirse como “URSS o quiebra”, la selección rusa de hockey sobre hielo desató la indignación en Europa al llevar uniformes soviéticos en la Copa Channel One del Euro Hockey Tour, celebrada el domingo en Moscú. La vuelta a la imaginería soviética está en total coordinación con el ultimátum de Putin a Occidente que busca una revancha en la Guerra Fría que perdió la Unión Soviética.

El lunes, Skabeeva conjeturó: “Los Estados Unidos tienen que firmar la noción de que su hegemonía ha terminado”.

Añadió: “La declaración sobre una respuesta militar está siendo realizada por nuestro Ministerio de Asuntos Exteriores… lo que nunca había ocurrido antes. Rusia está colocando a Estados Unidos en una situación sin salida: o se retiran voluntariamente, o les obligaremos a retirarse. Al mismo tiempo, Rusia no está asumiendo ninguna obligación con respecto a la preservación de Ucrania, y mucho menos de su soberanía.”

About Post Author