inoticia

Noticias De Actualidad
Los 20 mejores libros de 2021

Gran parte de 2021 ha estado lleno de una aburrida sensación de déjà vu a medida que la pandemia de coronavirus ha seguido encogiendo los mundos sociales y golpeando la moral. Muchos de los libros que atrajeron a nuestros escritores y editores investigaron el fracaso, el dolor, el apocalipsis: temas resonantes en un momento de ruptura y regresión constantes. Otros ayudaron a sacar a los lectores de las rutinas y estiraron la imaginación. Las obras a continuación abarcan ficción, poesía, memorias y reportajes, pero comparten un sentido agudo del mundo tal como es y como podría ser.


Montaje, por Natasha Brown

“Disuélvete en el crisol”, dice el narrador de Montaje. “Y luego fluir, verter en el molde. Dobla tus huesos hasta que se astillen y se rompan y encajas. Oblígate a adoptar su forma “. La primera novela de Natasha Brown está impulsada por líneas elegantes, elípticas y violentas como esa. Su historia, en la superficie, es escasa. La narradora, una mujer negra que vive en Londres cuyo nombre nunca se revela, va a trabajar (el trabajo es un papel económicamente lucrativo y espiritualmente vampírico en la banca). Ella va a una fiesta (organizada por los padres de su rico novio blanco, en su antigua propiedad). Ella va al doctor. Hay un giro en la trama que no voy a estropear, pero lo que hace Montaje singular, al final, es menos su historia que la manera de contarla. Las evaluaciones que el narrador hace de su vida, expresadas principalmente en primera persona, son estudios de contrastes evocadores. Ella revela y retiene. Ella observa y se mira a sí misma siendo observada. Ella documenta las crueldades casuales que dan forma a su vida diaria, y las desafía. – Megan Garber


Siempre chocando en el mismo auto: en Art, Crisis y Los Ángeles, California, por Matthew Specktor

El triste y fascinante libro de Matthew Specktor toma como tema el fracaso, “un patrón mental”, escribe, que también es, “cuando estamos cerca de él, delicioso”. Un hijo de Hollywood (su madre era una guionista infeliz, su padre un agente de alto poder) centra su atención en sus habitantes, explorando artistas significativos para él “cuyas carreras llevan un aura de lo que podría … haber sido”. Specktor es un agudo crítico cultural, pero también escribe con la dulce convicción de quien todavía tiene héroes, y opta por considerar el naufragio como una virtud. Con esa lente, examina la vida de personas como la talentosa y fría escritora Eleanor Perry, que nunca obtuvo el crédito suficiente por el trabajo que había hecho con su esposo, Frank, pero luego escribió una novela con ojos penetrantes sobre su matrimonio; o el actor vibrante pero distante Tuesday Weld, constantemente al borde de convertirse en una estrella pero quizás también salvado por su ambivalencia sobre la fama. Specktor inserta en estos capítulos en forma de ensayo un retrato de su propia tempestuosa lealtad a esta ciudad de fantasías frustradas. Los sueños, sugiere, no te protegen. Pero comienza a preguntarse, como yo, si el fracaso, por brutal que sea, “no pudo haber sido la verdadera búsqueda desde el principio”. – Jane Yong Kim


Intimidades, por Katie Kitamura

Cuarta novela de Katie Kitamura tensa una tensa telaraña de pavor desde el principio. Tras la muerte de su padre, la narradora anónima abandona Nueva York para trabajar como intérprete en un tribunal penal de La Haya. Allí, su trabajo es, como ella dice, “repetir lo indecible”, una tarea en la que ella, una observadora externa, es inmediatamente experta. Cuando un expresidente de África Occidental acusado de limpieza étnica la solicita como su intérprete personal, ella comienza a preguntarse, con inquietud, si su neutralidad profesional es una forma de complicidad: “Yo era puro instrumento”, señala, “una zona libre de conciencia. en el que podría escapar “. (Al mismo tiempo, ella es muy consciente de que los acusados ​​de la corte provienen desproporcionadamente de naciones africanas, mientras que otras naciones europeas ricas se quedan en gran parte solas). Fuera de la sala del tribunal, intenta navegar por una amistad incipiente y descifrar un silencio de un día de duración. holandés casado con el que está saliendo. En prosa fría y sobria, Kitamura hace la pregunta animada del libro: ¿Cómo debes hacer tu pequeña vida en un mundo donde están sucediendo cosas horribles? – Stephanie Hayes


El derecho al sexo, por Amia Srinivasan

En 2018, la filósofa Amia Srinivasan publicó un ensayo viral Para el London Review of Books que cuestionaba la formación de nuestros deseos sexuales. El impulso del feminismo moderno de pensar en el sexo en términos individualistas, escribió, no reconoce cómo fuerzas políticas más amplias dan forma a lo que queremos. Su incisivo libro amplía el ensayo original, cubriendo agresión sexual, acusaciones falsas de violación, pornografía, #MeToo y trabajo sexual. Srinivasan se destaca por analizar de cerca, y luego cuestionar, los hechos de nuestra vida sexual que podríamos dar por sentados. En el ensayo “Hablando con mis estudiantes sobre la pornografía”, se sorprende tanto por el conservadurismo de sus estudiantes como por su propio conservadurismo, y expresa su desconfianza sobre el poder de la pornografía para definir el sexo de los niños criados en la era de Internet. Ella no logra su noble objetivo de reinventar por completo el sexo, pero esa misma ambición es lo que hace que el libro sea tan exitoso. El derecho al sexo borra la pizarra para que otros imaginen un futuro en el que la intimidad física sea, en sus palabras, igual, alegre y libre. – Kate Cray


Grada, por Joy Williams

Grada es una novela absurda sobre nuestro planeta en peligro. Joy Williams lo mira fijamente a través de sus gafas de sol negras. Lo que ve es condenatorio, de humor oscuro y, a menudo, inescrutable. Describir la trama sería perder el punto por completo; Los arcos narrativos, la moralidad y la conexión humana no tienen sentido en este mundo deformado. La madre del narrador Khristen cree que su hija murió brevemente y regresó de un “mundo muerto”. (Profundizando en los matices religiosos, Khristen se presenta como “Lamb” antes de quitar el apodo por completo). Pero, por supuesto, el mundo real es mucho más macabro que cualquier purgatorio, y el placer central del libro proviene de seguir a Khristen y un coro variado de voces que lo acompaña. mientras se enfrentan a este paisaje desolado y sin sentido. ¿Qué sucede, parece preguntarse Williams, cuando la humanidad ha destruido la naturaleza, consciente, voluntaria e irrevocablemente, pero todavía tiene que deambular por sus jardines terminales? – Oliver Munday


Ser humano, por Charles Foster

¿Por dónde empezar con Charles Foster? ¿Qué tal con una gran cita de Ser humano? “Lo que mantiene a los cerebros eficaces y a sus dueños vivos en tiempos de problemas es una fertilización cruzada intelectual promiscua entre los diferentes dominios del propio cerebro y entre los cerebros de uno mismo y de los demás. Los neandertales no tenían ninguno, y por eso murieron, víctimas no, probablemente, de homicidas. Homo sapiens sino de esclerosis cognitiva “. ¿Y luego qué tal seguirlo con otro? “La madera es negra como una banda de luto, con un lomo espinoso. Cuando abro la puerta de hierro que conduce hacia adentro, la madera deja de respirar y comienza a mirar. Se ha congelado, con una pata delantera en el aire “. Ser humano, me gusta Ser una bestia, el libro (también extraordinario) que lo precedió, es tanto un tratado culto como una especie de periodismo visionario; informa desde los confines de nuestra conciencia apretada, donde gran parte de lo que nos mantiene vivos (poesía, música, mito, Dios) está actualmente haciendo su hogar. En busca de quiénes somos, siguiendo su propio tipo de neurobiología gonzo, Foster se lanza físicamente a varios rincones inhóspitos de la campiña inglesa — cuevas, arbustos, montones de hojas húmedas — privándose de las comodidades cotidianas para que sus percepciones puedan ser limpiadas. Y así son. – James Parker


Después de las fiestas, por Anthony Veasna So

Después de las fiestas a menudo se mueve como un boomerang – revoloteando rápidamente de un lado a otro entre sus personajes para crear un efecto de rebote. Los nueve cuentos de la colección de debut de Anthony Veasna So presentan un conjunto de jóvenes estadounidenses de Camboya cuyos padres y abuelos huyeron de los horrores del régimen de los Jemeres Rojos; esta generación, sin embargo, está más familiarizada con las calles y escaparates de Stockton, California. Así escribe sobre esta comunidad, y sobre la familia, el sexo y la herencia cultural, con una inclinación oscura y cómica de dientes afilados. “Every Ma ha sido un psicópata desde el genocidio”, reflexiona un personaje; otro logra una clara claridad sobre la aplicación de “espacio seguro” financiada por VC de su novio mientras está en medio de un trío. Este coro de voces Khmer es, a su vez, cachondo, angustiado, irreverente y bullicioso. Las historias transcurren entre las tiendas de donas y los templos budistas, y la reencarnación espiritual figura en varias tramas. Los narradores de So a veces se resisten a la religiosidad de sus padres, pero aún así no pueden abandonar la creencia de que sus antepasados ​​se mueven entre ellos. El autor murió inesperadamente el año pasado, meses antes de la publicación del libro; uno no puede evitar la sensación de que él también deambula ahora por estas historias. – Nicole Acheampong


Todo lo que llevó: El viaje del saco de Ashley, un recuerdo de la familia negra, por Tiya Miles

En 2007, una mujer que compraba en un mercado de pulgas en Nashville se encontró con un saco de algodón, deshilachado y veteado por la edad. Se fijó en un mensaje bordado en el exterior, en elegantes líneas de color marrón, rojo y verde. Mi bisabuela Rose / madre de Ashley le dio este saco cuando / la vendieron a los 9 años en Carolina del Sur … nunca la volvió a ver / Ashley es mi abuela / Ruth Middleton / 1921. En Todo lo que ella cargó, la historiadora Tiya Miles cuenta la historia del textil y de la saga cosida en él. Desgarrador en su tema, lírico en su prosa, correctivo en su propósito y extenso en su alcance, el libro viaja a través de la Barbados del siglo XVII, la Carolina del Sur del siglo XIX y la América actual en su intento de responder preguntas elementales: ¿Quién? ¿Eran Rose, Ashley y Ruth? ¿Cómo habrían sido sus vidas? ¿Qué habría significado para ellos el saco y su contenido? Miles teje la incertidumbre en su historia, y el resultado es un tipo de historia dolorosamente nueva, una que llena, como dice Miles, “los espacios entre los puntos”. – MG


Sistema nervioso, de Lina Meruane

La escritora chilena Lina Meruane lleva mucho tiempo preocupada por las traiciones del cuerpo. En su novela anterior, Viendo rojo, contó una historia semi-autobiográfica sobre una mujer que se queda ciega después de un derrame cerebral. Su segundo libro, muy inteligente, da a entender que la enfermedad es una forma de leer el mundo. Ella es una astrofísica que intenta terminar una tesis doctoral sobre estrellas muertas; queriendo ganar más tiempo, desearía enfermarse, solo para comenzar a experimentar síntomas misteriosos. Mientras trata de averiguar qué le pasa, comienza a recordar lo que ella llama “el país del pasado”, de dónde es, y las aflicciones de larga data de su familia: cáncer, tías que morirían “antes de llegar a la vejez, ”El telón de fondo turbiamente traumático de la violencia estatal. Las historias se acumulan, sugiriendo colectivamente que el dolor es una forma de historia, escrita en nuestros cuerpos, que la memoria es física, se extiende a través de países y generaciones. Los capítulos de Meruane incluyen marcos de tiempo oblicuos (“presente inquieto”, “pasado imperfecto”); junto con el título del libro, son señales para que el lector se aleje y vea cómo cada prueba nos conecta y nos divide. – JYK


¡Excava !: El maravilloso y aterrador mundo de The Fall, editado por Tessa Norton y Bob Stanley

La literatura, el texto, en torno a The Fall, la respuesta de Inglaterra a Grateful Dead, continúa proliferando. Y sí, si está vagamente familiarizado con The Fall, su cabeza simplemente explotó. ¡¿The Grateful Dead ?! Lo sé: es una comparación ridícula. Los muertos eran hippies; The Fall eran punks. (Algo así. Punks norteños modernistas tóxicos y antinómicos del post-garage-art.) A los muertos les gustaba el LSD; A The Fall le gustaban los polvos y los pubs. Los muertos eran blandos y brumosos; La Caída fue complicada y desagradable. Etc. Sin embargo, hay algo Deadlike, me veo obligado a observar, en el fenómeno de La Caída: el magnetismo oculto, la profundidad del saber, el sentido de la iniciación, la telepatía. Pasé años, décadas, sin entendery temiendo ligeramente The Fall, en particular las crípticas denuncias de Mark E. Smith, el líder / vidente / ego / elfo deformado de la banda: “El hongo siberiano Santa / era de hecho el hermano de Rasputín”. Por eso estoy agradecido a los editores de ¡Excavar!, una lujosa tapa dura con una sensación de portal mágico que explora y explica parcialmente The Fall. Hay (muy buenos) ensayos aquí, además de fotos, marginales, efímeros, arcanos. Si te envía, como a mí, a un atracón de otoño de un mes, buena suerte. Te espera un paseo. – JP


Klara y el sol, por Kazuo Ishiguro

La última novela de Kazuo Ishiguro tiene lugar en un mundo futuro profundamente desigual caracterizado por una edición genética peligrosa y niños tan aislados que necesitan amigos artificiales (AF) robóticos para tener compañía. Sin embargo, el libro rara vez se siente sombrío, tal vez porque se filtra a través de la perspectiva de Klara, una AF apacible. Klara es profundamente observadora y encuentra la maravilla lírica en lo mundano. Inicialmente, su visión de las emociones humanas es simplista, pero su comprensión crece lentamente. Al principio del libro, aprende que las personas pueden sentir dos cosas a la vez: que los amantes reunidos pueden sentir tanto felicidad al verse de nuevo como tristeza por el tiempo que han estado separados, y al final, está lidiando con preguntas más complicadas sobre el dolor y cómo nuestros recuerdos viven después de la muerte. El mayor fracaso de su educación emocional, y la idea más optimista del libro, es que Klara nunca imita nuestros sentimientos más desagradables, como el rencor y el odio. Ella accidentalmente lastima a algunas personas a través de su confusión social, pero sigue siendo fundamentalmente buena. Es posible que Ishiguro haya escrito sobre una distopía, pero su robot protagonista es casi utópico. – KC


Qué ruido contra el bastón, por Desiree C. Bailey

“Soñé que el mar se cubría de costras”, escribe Desiree C. Bailey en la primera entrada de su primera colección de poesía. Qué ruido contra el bastón es una epopeya dedicada a atravesar múltiples costas: la Revolución Haitiana y la brutalidad policial estadounidense; tanto la migración como el despojo; los dolores duraderos y las afirmaciones de la feminidad caribeña. En ese poema de apertura, “Canto por las aguas y Dirt and Blade”, un mar herido suena posible, mientras Bailey toma la voz de una niña esclavizada en Saint-Domingue traumatizada por la violencia de su viaje transatlántico. Testigo atento de esta violencia, el mar también habla. A lo largo de la parte inferior de cada página hay un flujo de texto pequeño, palabras de lo que Bailey llama la “Voz del mar”, un narrador valiente y sabio que anota notas al pie de página y sutilmente interrumpe los poemas con “churnin in di margins”. Las voces en capas actúan como recipientes para el doloroso legado que Bailey, un escritor trinitense criado en Queens, pretende capturar y liberar con ternura. Como ella escribe: “Doy lo que es mío para dar / devuelvo la herida”. – N / A


Empire of Pain: La historia secreta de la dinastía Sackler, por Patrick Radden Keefe

Las investigaciones periodísticas a veces se leen como acusaciones: contundentes, detalladas, secas. Imperio del dolor, aunque, es una investigación y un volteador de páginas. La historia de Patrick Radden Keefe sobre la familia Sackler y Purdue Pharma, las entidades que introdujeron y comercializaron engañosamente el analgésico adictivo OxyContin, está profundamente informada, informada por entrevistas, documentos judiciales e investigaciones históricas. Ofrece estudios de carácter incisivos de los tres hermanos Sackler, Arthur, Mortimer y Raymond, y de sus herederos y su familia extendida. Los capítulos se enrollan y convergen y culminan en acantilados. Y Keefe complementa los hechos que ha descubierto. Al aprender sobre los Sackler, también aprendí sobre el auge de la publicidad farmacéutica; la historia del Museo Metropolitano de Arte; las complejidades de la ley de patentes; y la evolución de las actitudes hacia la adicción y las enfermedades mentales. El libro de Keefe incluso roza, por momentos, lo poético. “Florece maravillosamente, de color rojo oscuro o rosa pálido”, escribe sobre la amapola que le da a los opioides su magia y su amenaza, “y se ve suave o enloquecidamente indiferente, casi vanidosa”. – MG


bebé de transición, por Torrey Peters

Reese es una mujer trans que vive en Brooklyn y se acuesta con hombres casados ​​y anhela la maternidad. Ames, su ex, que era Amy durante su relación pero que desde entonces ha perdido la transición, ha dejado embarazada accidentalmente a su jefa, Katrina, con quien está teniendo una aventura. Ahora, Ames espera que los tres puedan criar al niño juntos como una especie de familia moderna e irregular. La primera novela de Torrey Peters es tan deshonesta y trama como suena (básicamente contuve la respiración durante todo el tercer acto), pero también es de gran corazón y gran cerebro, llena de ideas provocativas sobre cómo ser una mujer, una madre, un persona, y el inquilino involuntario de un cuerpo que no siempre hace lo que usted quiere. Que el libro maneje todo esto sin caer en la seriedad ni sermonear es un triunfo. – Ellen Cushing


Llorando en H Mart, por Michelle Zauner

Para la cantante birracial Michelle Zauner, mejor conocida por el público como el músico Japanese Breakfast nominado al Grammy, la comida siempre la ha anclado a su herencia coreana. Saboreando la sopa de algas miyeokguk o haciendo con cuidado tteokguk, pasteles de arroz empapados en caldo de carne, podrían recordarle los veranos en Seúl con su familia coreana, o brindarle consuelo cuando se sienta impotente. Cocinar fue un gran consuelo cuando su madre también se enfermó de cáncer; Zauner preparó los platos que ella y su madre compartieron para procesar la presión que sentía por ser una buena hija y compensar la tensión que sus ambiciones artísticas ponían en su relación. Más tarde, esas comidas serían su medio de acceder a recuerdos potentes: la forma en que su madre ordenaba todo “muy caliente”, tal vez, o las veces que asaltaba el refrigerador con Zauner en esas noches con jet lag en el extranjero. Como memorias de comida, Llorando en H Mart despierta el apetito de los lectores, pero también inspira la reflexión sobre cómo el amor puede manifestarse de formas inesperadas, a través de sentidos inesperados. – Shirley Li


La vida de la mente, por Christine Smallwood

No se desanime cuando le digo que la protagonista de la novela debut de Christine Smallwood es una profesora adjunta de inglés que imparte (entre muchas otras clases) un curso llamado “Writing Apocalypse” y se encuentra lidiando con un aborto involuntario prolongado. La propia Dorothy no se intimida, sobre todo. A la deriva en un camino sin un futuro obvio, en cambio, es mordazmente observadora. En el retrato satírico de Smallwood de la precariedad inteligente, una especie de valiente curiosidad triunfa sobre la miopía arribista. “¿Cómo lo llamaste cuando una vida dejó de desarrollarse, pero no terminó?” Dorothy se pregunta y se convierte en una conocedora de la estasis académica de posdoctorado, las infructuosas sesiones de terapia y otros finales que “balbuceaban y cojeaban”. Las oraciones de Smallwood no hacen nada por el estilo (lo que no sorprenderá a los lectores de su crítica). Página tras página, su astuta novela es tensamente divertida, hasta el final, lo que, por supuesto, te dejará colgado. – Ann Hulbert


Niño invisible: pobreza, supervivencia y esperanza en una ciudad estadounidense, por Andrea Elliott

La reportera de investigación Andrea Elliott conoció a Dasani, una niña negra de 11 años que vive en un refugio para personas sin hogar en Brooklyn, en 2012. Su familia de 10 estaba apiñada en una sola habitación donde las cucarachas escalaron las paredes y la cuna del bebé fue calentada por un cabello. secadora; a solo unas cuadras de distancia se encontraban elegantes casas adosadas. Dasani, una de los 22.000 niños sin hogar en una de las ciudades más desiguales de Estados Unidos, llamada así por el agua embotellada que su madre nunca pudo pagar, se destacó para Elliott por su astucia e idealismo. Todas las mañanas, antes de preparar a sus hermanos para la escuela, miraba el Empire State Building, lo que, le dijo a Elliott, la hacía “sentir como si algo estuviera pasando allí”. Durante ocho años, Elliott siguió a la familia en casi todas partes (a la escuela, el tribunal, las oficinas de asistencia social y las sesiones de terapia) e investigó a sus antepasados. (Elliot se enteró de que el bisabuelo de Dasani era un veterano condecorado de la Segunda Guerra Mundial que, sin la ayuda del GI Bill que elevó a millones de veteranos blancos a la clase media, no pudo obtener una hipoteca en Brooklyn, cuyo nombre está en rojo). un retrato tierno de una familia y un recorrido por los sistemas de bienestar quebrados y las políticas racistas de Estados Unidos. – SH


Calor de sangre de lechea Dantiel W. Moniz

Los mejores cuentos crean un mundo, atraen a los lectores a espacios íntimos y los hacen sentir invertidos o repelidos por los personajes que ocupan ese mundo, todo en un espacio relativamente pequeño. Esa tarea es difícil, pero en su libro de debut, Calor de sangre de leche, Dantiel W. Moniz demuestra un control notable sobre la conspiración junto con una prosa distinta y conmovedora. Moniz es una ganadora reciente de la National Book Foundation 5 Under 35, y sus historias intergeneracionales, ambientadas en Florida, son tiernas e inquietantes, llenas de personajes que querrás consolar y algunos de los que querrás advertir. En la primera línea de la historia del título, escribe, “’El rosa es el color de las niñas’, dice Kiera, así que ella y Ava se cortaron las palmas y dejaron que su sangre goteara en un recipiente poco profundo lleno de leche, viendo cómo el color se extendía lentamente en la superficie, floreciendo pequeñas flores rojas. . ” Moniz usa el lenguaje de maneras que no había encontrado antes, de maneras que nos empujan a ver, escuchar y sentarnos con momentos que de otra manera podríamos pasar por alto. – Clint Smith


El libro de la fruta difícil: argumentos a favor de lo agrio, tierno y rebelde (con recetas), de Kate Lebo

“Mire, lo ‘difícil’ de la fruta difícil no es un código para ‘exótico’ o ‘étnico’ u ‘otro’”, aclara Kate Lebo al principio de su viaje libre y lleno de recetas a través de los mundos naturales y sociales interconectados de la fruta. Las frutas “difíciles”, de acuerdo con Lebo, son aquellas que no ceden fácilmente a las cosechas humanas o las papilas gustativas. Escribiendo sobre el durian, un ejemplo “excepcionalmente odioso”, aborda su tarea con humildad, claramente deseando evitar la cobertura sensacionalista de lo que para muchos es un alimento sin importancia. En cambio, utiliza el capítulo para analizar el papel del aroma en la memoria y entrelaza sus ideas con las recetas al final, en este caso para el helado de durian y el bálsamo labial. A través de tiernas inquisiciones en una lista que contiene aronia, saúco, naranja de Osage, membrillo y yuzu, Lebo, poeta y autora de libros de cocina, también se ocupa de su propia vida, detallando la complicada historia de su familia, la disolución de una relación seguida de las recompensas de nuevo amor y su conexión en evolución con el noroeste del Pacífico, donde vive. Los descubrimientos inesperados de Lebo, como muchas de las frutas que examina, no siempre son útiles o fáciles de digerir, y ese es el punto. – Emma Sarappo


Nadie está hablando de esto, por Patricia Lockwood

Además de dos volúmenes de poesía y sus memorias, PriestdaddyPatricia Lockwood ha escrito una novela. En sus huesos, sin embargo, sigue siendo una poeta. Ella se asusta como un poeta. El lenguaje le llega como a un poeta, es decir, como levadura salvaje en el aire. Nadie está hablando de esto tiene la sensación de una memoria que se convirtió en una novela, y está bien. La trama: Estamos en un lugar que huele a 2016, Internet es “el portal”, Donald Trump es “el dictador” y una joven mujer de tipo literario se vuelve viral, se vuelve vertical, con una publicación que pregunta “¿Puede un perro es gemelo? Su nueva fama la barre y la vacía. Entonces surge una emergencia familiar, la vida real (lo que sea ese es, en este punto) se afirma, y ​​sobrevienen epifanías. Suena terrible, ¿verdad? Pero no lo es. Es fantástico. Lockwood escribe las frases más bellas de Estados Unidos. Para matizar eso un poco: ella escribe las oraciones más hermosas que he leído, mientras estaba en Estados Unidos, este año. Su sentido del humor ha sobrevivido a su inmersión en los ácidos superficiales de Internet. Su sociología está muerta. Su teología, si puedo decirlo así —su sentimiento por lo que es importante— también está muerta: “La luz en el camino a casa era como la piel de un animal que respiraba, laderas plateadas y doradas, cervatillo, conejo y zorro temblando en una nieve azul. Le permitió acercarse a pesar de que era humana: por una vez no tenía miedo “. – JP


Cuando compras un libro usando un enlace en esta página, recibimos una comisión. Gracias por apoyar El Atlántico.

About Post Author