inoticia

Noticias De Actualidad
La pesadilla de Putin en la puerta de al lado acaba de hacerse realidad delante de sus narices

MOSCÚ-Las protestas sin precedentes que se suceden en el país vecino de Rusia, Kazajistán, entraron el miércoles en su cuarto día con la declaración del estado de emergencia en todo el país, la dimisión del gobierno y el anuncio de que una alianza de seis antiguos países soviéticos dirigida por Moscú enviará “tropas de mantenimiento de la paz” para controlar la situación.

Mientras la élite rica del país despegaba en sus jets privados, la “revolución” – provocada en parte por el aumento de los precios del combustible – no mostraba signos de frenarse. Los manifestantes han incendiado edificios administrativos en varias grandes ciudades del país, han desarmado a los policías, han arrancado las charreteras de los uniformes de la policía y han exigido el fin de la carrera de tres décadas de Nursultan Nazarbayev, el poderoso jefe del Consejo de Seguridad Nacional del país y antiguo aliado de Putin.

Mientras tanto, los canales de televisión estatales del Kremlin -que no ven que las protestas son una pesadilla para el presidente Vladimir Putin- no tradujeron los cánticos de los manifestantes. Es posible que los manifestantes kazajos hayan sido demasiado directos en su mensaje a Nazarbayev para las ondas rusas, ya que le exigían “¡Shal ket!” (¡Fuera, viejo!).

Moscú entra en pánico cada vez que este tipo de protestas amenazan con acabar con los viejos regímenes, y lo ha hecho desde que Hillary Clinton pidió a Estados Unidos que “buscara formas eficaces de frenar o impedir” los esfuerzos de Putin por resovietizar territorios de la antigua URSS como Kazajistán. Después de que el presidente kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, destituyera el miércoles a Nazarbayev del cargo más alto del Consejo de Seguridad Nacional, no quedó ninguna duda de que el antiguo régimen, incluido el aliado más cercano de Putin en el país, había caído.

“Este es el último día de la Unión Soviética; hoy es el día en que la URSS ha muerto finalmente”, dijo a The Daily Beast un experto pro-Kremlin en Asia Central, Yuriy Krupnov.

Una señal inequívoca de la preocupación de Moscú por Kazajistán surgió el miércoles cuando el presidente de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) -una alianza militar liderada por Rusia que incluye a Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán- declaró que enviaría tropas a petición de Tokayev para “ayudar a Kazajistán a superar esta amenaza terrorista.”

El culto a la personalidad de Nazarbayev parecía intocable incluso la semana pasada, cuando se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin. Sin embargo, los problemas sociales, como el desempleo, la pobreza y el abrupto aumento del precio del combustible, parecen haber marcado un punto de ruptura para el pueblo de Kazajistán, que esta semana protagonizó violentos enfrentamientos con la policía en todo el país.

El miércoles por la tarde, los manifestantes kazajos habían tomado el principal aeropuerto del país en la capital, Almaty, después de que se informara del cierre de Internet, y una multitud de manifestantes intentó demoler un enorme monumento a Nazarbayev. Según Interfax, hasta el momento hay cientos de heridos y ocho muertos.

“Nadie podía predecir esta revuelta proletaria de los jóvenes kazajos ni siquiera hace unos días”, dijo a The Daily Beast un antiguo kremlinólogo, Sergei Markov. “Kazajistán no estaba preparado para enfrentamientos sangrientos y disturbios agresivos”.

En Rusia, donde la policía persigue incluso las protestas de una sola persona, las autoridades habrían sometido definitivamente las manifestaciones con facilidad, explicó Markov. “Pero existe el peligro de que se produzcan disturbios similares en repúblicas con una densa población juvenil con problemas de desempleo, como Chechenia y Daguestán”.

Para Krupnov, “Nazarbayev y Putin se parecen mucho”.

“Nazarbayev era un líder con mentalidad soviética. Occidente y Turquía tienen una estrategia desde hace mucho tiempo de hacer cojear al caballo ruso rodeándonos de países postsoviéticos inestables”, dijo. “Con Ucrania por un lado, y ahora Kazajistán por el otro, Tokayev está utilizando estas protestas para consolidar el poder, para poder dirigir el país con sólo pulsar un botón”.

Hasta hace poco, el poder estatal en Kazajstán estaba dividido entre Nazarbayev y su presidente elegido a dedo, Tokayev. Pero a partir del miércoles, una oleada de altos funcionarios han sido expulsados, entre ellos Nazarbayev y su sobrino Samat Abish, el primer jefe adjunto del Comité de Seguridad Nacional.

Krupnov insiste en que mientras Moscú estaba demasiado ocupado ocupándose de Bielorrusia y Ucrania, subestimó la importancia de Asia Central, una región importante para la idea de Putin de un renacimiento de la URSS.

Moscú lleva mucho tiempo considerando a Kazajstán, la mayor economía de Asia Central, como un importante socio estratégico. Kazajstán es miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, una alianza militar que tiene su origen en las fuerzas armadas soviéticas. La frontera de Rusia conKazajstán, una nación musulmana con una población de más de 18 millones de personas, tiene 4.450 millas de largo, y ni los rusos ni los kazajos necesitan visados para visitar el país del otro. La inestabilidad en la región, o la deslealtad al Kremlin, podría ser un obstáculo estratégico devastador para Moscú.

“Si las principales empresas energéticas de Rusia siguieran perteneciendo a alguien como [exiled Russian billionaire] Mikhail Khodorkovsky, habríamos tenido la misma situación que en Kazajstán ahora”, dijo Kupnov. “Basta con que unas pocas docenas de trabajadores de la compañía de gas rompan unas cuantas vallas, tomen unos cuantos edificios y se acabe el poder”.

Los nacionalistas rusos, entre ellos el novelista y político Zakhar Prilepin, han recurrido a la conocida estrategia de culpar a Occidente de la situación en Kazajistán. “Los agentes extranjeros estaban bien preparados”, dijo Prilepin el miércoles.

Markov, sin embargo, discrepa. “Esto no es una Revolución de Colores, Nazarbayev ha callado a toda la oposición pro-occidental hace tiempo y tampoco es una protesta islámica. Se trata de un levantamiento caótico de la infeliz clase joven proletaria que trabaja en malas condiciones”, dijo a The Daily Beast.

Aunque Nazarbayev ya está fuera, y el gobierno en funciones kazajo ha anunciado planes para reintroducir algunos topes en el precio del combustible, los disturbios continúan y las multitudes están furiosas por la brutalidad exhibida por la policía estatal esta semana.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo el miércoles que “lo principal era evitar la interferencia del exterior”, insistiendo en que las autoridades kazajas, afines a Rusia, eran capaces de controlar la situación.

About Post Author