inoticia

Noticias De Actualidad
La nueva versión de la variante de Omicron es un pequeño bastardo escurridizo

Existe una nueva forma de la variante Omicron del coronavirus que, según los expertos, es difícil de distinguir de la variante Delta mediante la reacción en cadena de la polimerasa, o PCR, estándar.

La aparición de esta escurridiza subvariante “BA.2” – “sublinaje”, es el término científico- es el último acontecimiento en la crisis aún en desarrollo que provocó el BA.1 Omicron, después de que las autoridades sanitarias de Sudáfrica confirmaran el nuevo linaje, con sus docenas de mutaciones clave, hace dos semanas.

El sublinaje BA.2, difícil de distinguir, es también un recordatorio contundente a los no vacunados para que se vacunen, y a los no reforzados para que se refuercen. Hay mucho que no sabemos sobre Omicron y sus sublinajes, pero los primeros indicios indican que las principales vacunas siguen funcionando bien contra ellos. Y, por supuesto, todas las vacunas funcionan aún mejor con un refuerzo.

Los científicos detectaron por primera vez la escurridiza BA.2 hace unos días tras secuenciar genéticamente un lote de muestras de prueba que recogieron funcionarios de Sudáfrica, Australia y Canadá. Hasta ahora, la subvariante ha sido identificada en 30 países y seis continentes.

“Todavía se puede detectar por PCR, pero no se puede distinguir de la cepa dominante Delta”, dijo Rob Knight, el jefe de un laboratorio de cálculo genético en la Universidad de California, San Diego, a The Daily Beast. En otras palabras, una prueba de PCR podría decir que tienes COVID, pero podría no decirte que has cogido específicamente el BA.2.

Para ser justos, esa indistinción podría ser un problema. Si Omicron y sus sublinajes resultan ser más peligrosos que Delta y sus sublinajes, entonces sería realmente importante saber exactamente cuántos casos de Omicron hay como subconjunto de todas las infecciones de COVID. Es decir, hasta dónde ha “penetrado” Omicron en la población, tomando prestado el término epidemiológico.

“Es posible que esta llamada ‘variante furtiva’ signifique que hay más penetración de estas preocupantes variantes circulando de lo que creemos”, dijo Lawrence Gostin, un experto en salud global de la Universidad de Georgetown, a The Daily Beast. Eso no significa que no podamos evaluar el posible aumento de casos impulsado por Omicron que parece estar ya en marcha en gran parte del mundo. En hace significa que estamos jugando a ponernos al día mientras ajustamos nuestras pruebas de PCR y hacemos una secuenciación genética más detallada de las muestras.

Para entender cómo BA.2 podría esconderse detrás de Delta, ocultando así el verdadero alcance de la propagación de Omicron, hay que entender cómo funcionan las pruebas PCR. La PCR implica una muestra de virus potencial y un “cebador” que los creadores de la prueba han adaptado para estimular la replicación del virus. Se expone la muestra al cebador y se espera un poco. Si el virus se replica, el resultado de la prueba es positivo.

Aquí está el truco. Las pruebas de PCR no son muy buenas para distinguir un linaje de un virus particular de otro. Puedes diseñar el cebador para que coincida con ciertos atributos únicos del linaje que más te preocupa, pero como muchos linajes comparten características genéticas, la prueba podría registrar un resultado positivo para el virus pero no concluyente para el linaje.

Al principio, los expertos esperaban poder utilizar la misma prueba de PCR que utilizamos para detectar el antiguo linaje Alfa del SARS-CoV-2 para encontrar también el Omicron. Esto se debe a que tanto Alfa como Omicron comparten un marcador genético. “Una supresión de los aminoácidos 69 y 70 en el gen Spike”, según Niema Moshiri, genetista de la Universidad de California en San Diego.

Este es el problema. “El nuevo sub linaje de Omicron, BA.2, no tiene esta deleción”, dijo Moshiri a The Daily Beast. Adivina qué linaje también omite esta supresión? Eso es: Delta. Por lo tanto, los técnicos de laboratorio que utilizan las antiguas pruebas Alfa para buscar Omicron podrían pasar por alto los casos BA.2. Mientras tanto, los técnicos que buscan Delta podrían contar accidentalmente un montón de casos BA.2, también.

La ambigüedad de las pruebas podría ralentizarnos mientras tratamos de averiguar lo malo que es Omicron y dónde y con qué rapidez se está extendiendo. Pero en realidad no nos impedirá entender o abordar los nuevos linajes y sus sublinajes.

Después de todo, seguimos dependiendo de la secuenciación genética detallada, a diferencia de las pruebas rápidas de PCR, para escudriñar y rastrear realmente el nuevo coronavirus. “Con la secuenciación, seríamos capaces de determinar el linaje de todos modos, independientemente de BA.1 o BA.2”, explicó Moshiri.

Pero la secuenciación es más cara que las pruebas y lleva más tiempo. “Es un problema significativo”, dijo Knight.

Aun así, la incapacidad de BA.2 para esconderse de la secuenciación es la razón por la que Keith Jerome, virólogo de la Universidad de Washington, dijo que no está tan preocupado. El laboratorio de Jerome detectó los tres primeros casos de Omicron en el estado de Washington la semana pasada. Washington secuencia el 14% de las pruebas, dijo Jerome, por lo que BA.2 no puede permanecer oculto durante mucho tiempo. “Esta subvariante de Omicron podría esconderse durante uno o dos días, pero si se vuelve común del todo la encontraremos a través de la secuenciación aleatoria”.

Todo esto es para decir que sí, BA.2 es un problema. Cómo de grande sea el problema depende, en gran medida, de lo grave que resulte ser Omicron tras un estudio más profundo. “Podría ser que estas variantes se puedan acomodar como una nueva normalidad post-pandémica, al igual que la gripe, en cuyo caso las pruebas -aunque importantes para detectar los puntos calientes y para evaluar o proyectar las cargas probables- podrían no ser demasiado vitales”, dijo a The Daily Beast Edwin Michael, epidemiólogo del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas de Salud Global de la Universidad del Sur de Florida.

En cualquier caso, el BA.2 es un problema con soluciones obvias. Nuevos cebadores de PCR. Más secuenciación. Y, como siempre, mascarillas, vacunas y refuerzos. “Sé que todo el mundo está ‘entusiasmado’ con Omicron”, dijo a The Daily Beast Stephanie James, directora de un laboratorio de pruebas de COVID en la Universidad Regis de Colorado. “Pero las variantes son esperadas por la comunidad científica. El consejo es el mismo-vacunarse y llevar mascarilla”.

About Post Author