inoticia

Noticias De Actualidad
Italia se dispone a convertir a Giorgia Meloni en la primera líder de extrema derecha desde Mussolini

ROMA-Los italianos votaron abrumadoramente para dar el poder al gobierno más ultraderechista desde que Benito Mussolini fue expulsado del poder y colgado de la viga de una gasolinera después de la Segunda Guerra Mundial, con la clara victoria de Giorgia Meloni y su partido Hermanos de Italia, junto con sus socios de coalición Matteo Salvini y Silvio Berlusconi.

Meloni parece ahora dispuesta a convertirse en la primera mujer líder de una de las mayores economías del mundo y dijo a una multitud de partidarios en su mitin final de campaña en la Piazza del Popolo de Roma que el mundo se equivocaba al temerla después de la condena generalizada de su política de extrema derecha antes de la votación. “¿De qué tienen miedo?”, gritó mientras la multitud coreaba: “¡Giorgia! ¡Giorgia! Giorgia!”

De sobra, la respuesta debería haber sido. Odia a los inmigrantes y, según parece, a las mujeres. Ha hecho campaña contra los derechos reproductivos como el aborto y los derechos LGBTQ, alabando en su lugar a la familia tradicional a pesar de ser madre soltera e hija de una madre soltera.

Meloni es en gran medida una creación de uno de sus mayores partidarios, Steve Bannon, que viajó a Roma durante la última campaña electoral de 2018 y encabezó las conferencias de su partido ultraconservador. También se aseguró de que fuera ponente en la CPAC, donde en 2022 se hizo eco de algunos de los líderes más extremistas del mundo, entre ellos el húngaro Viktor Orban, a quienM considera un íntimo amigo y aliado en Europa.

Meloni se curtió en política como miembro del fascista Movimiento Social Italiano, formado por partidarios de Mussolini tras su deposición y muerte. Fue la vicepresidenta más joven del grupo antes de que éste se disolviera tras un decreto gubernamental que prohibía los partidos fascistas.

Más tarde se unió a la Alianza Nacional, que surgió de las cenizas del partido anterior, y ascendió en las filas hasta crear su propio partido, llamado Hermanos de Italia, que ostenta una llama tricolor, una referencia no tan sutil al fascismo y a los partidarios del poder imperecedero de Mussolini.

Fue nombrada ministra de la Juventud en uno de los primeros gobiernos de Silvio Berlusconi, y fue construyendo silenciosamente una base. Su partido incluye no a una, sino a dos de las bisnietas de Mussolini y no oculta las políticas que la hacen popular entre los populistas.

Y aunque está a punto de convertirse en la primera mujer líder de la Italia patriarcal -una hazaña que aún no se ha logrado en Estados Unidos-, no es amiga de las mujeres. Ha insinuado que tomará medidas drásticas contra el derecho al aborto. Las dos regiones de Italia que controla su partido han restringido el aborto legal a menos de nueve semanas, la ley nacional.

También ha amenazado con reexaminar la legislación sobre las uniones del mismo sexo aprobada en Italia en 2016, un llamamiento que todos los miembros de su partido de la coalición abrazan.

Durante su último mitin de campaña, Berlusconi -uno de los mejores amigos de Vladimir Putin- y Salvini -que está siendo juzgado por secuestro por impedir que un barco de migrantes atracara en Italia mientras era ministro del Interior durante el último gobierno- se encontraban a su lado.

Aunque Meloni ha dicho que apoya la continuación de las sanciones contra Rusia, sus socios han pedido que se suavicen para ayudar a la economía italiana, que tenía profundas relaciones con Rusia antes de la guerra.

La victoria de su partido es seguida ahora por la habitual burocracia italiana. El Parlamento recién elegido volverá a reunirse el 13 de octubre y el Presidente italiano Sergio Mattarella se reunirá con todos los partidos que hayan conseguido más del 3% de los votos. Sólo entonces firmará oficialmente lo que parece, al menos por ahora, un destino incierto.

About Post Author