inoticia

Noticias De Actualidad
‘Fue su matrimonio o nuestros funerales’

En marzo del año pasado, Rabia y sus dos hijas pequeñas se vieron obligadas a abandonar su hogar en el norte de Afganistán. Mientras enfrentaba la amenaza de un aumento de la violencia, su aldea también se encontraba en medio de una sequía severa que agotó el suministro de agua y devastó los cultivos. Rabia ya no podía criar a sus ovejas, lo que le había proporcionado una fuente constante de ingresos. Estaba separada de su marido y vivía con su hermano antes de que lo mataran en un ataque de los talibanes. Ella dice que dependía de su familia para recibir apoyo adicional. Pero eran agricultores y sin agua, el trigo, el maíz y otros cultivos no crecerían. Desesperado, todo el clan hizo las maletas y se trasladó con la esperanza de encontrar trabajo fuera de su aldea.

Finalmente se instalaron en un campamento para desplazados internos ubicado en las afueras de la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif. A principios de agosto, Rabia se sentó con sus hijas en el piso de barro de su casa actual: una estructura de una habitación con paredes de barro y techo de paja. Rabia, que como muchos afganos tiene un solo nombre, recordó los meses previos a su viaje. “La tierra se secó y la violencia empeoró”, dijo, refiriéndose a los combates entre los talibanes y las fuerzas afganas. “No teníamos ningún otro lugar a donde ir”.

Rabia y sus hijas se encuentran entre los cientos de familias del campamento que han huido de la sequía y la violencia. Según UNICEF, a octubre, más de 682.000 Los afganos fueron desplazados internos. Dejaron sus hogares en busca de comida, trabajo y seguridad, pero aún así, enfrentan decisiones difíciles. En febrero pasado, la hija mayor de Rabia, Shukria, de 11 años, se comprometió con un hombre que le doblaba la edad a cambio de harina, arroz y dinero en efectivo para mantener a su familia en los próximos años. “Sé que mi hija es una niña y que era demasiado pronto para que se casara”, explicó Rabia. Pero sin la capacidad de mantener a Shukria y su hermana, Rabia dijo que no tenía otra opción. “Fue su matrimonio o nuestros funerales”.

Shukria, delgado y de voz suave, no protestó por la decisión. En el momento de la entrevista de agosto, asistía a una madraza local en su comunidad para estudiar el Corán. En casa, estaba aprendiendo a cocinar y coser, dijo, “para que pueda ser una buena esposa”.

El matrimonio infantil no es un fenómeno nuevo en el sur de Asia y, a pesar de los intentos de legislar contra él, la práctica sigue siendo común en todo Afganistán. Los informes sugieren una pico en tales matrimonios, espoleados por la violencia que precedió a la toma de poder de los talibanes, y por los efectos del cambio climático en este país agrario. Durante el último medio siglo, las temperaturas aquí han aumentado casi el doble de la cantidad que tienen a nivel mundial, lo que acelera la evaporación y provoca sequías prolongadas. Esto, dicen los expertos, ha reducido el rendimiento de los cultivos y ha sumido a muchos afganos en la pobreza, ya que ya no pueden ganarse la vida con la tierra. Con pocas opciones de empleo viables, algunas familias están recurriendo a una costumbre tradicional de bodas conocida como agua, mediante el cual se entrega dinero a la familia de la niña. Con poco tiempo de sobra, dicen estas familias, la mejor opción disponible es una desgarradora: casarse con sus hijas mientras las niñas aún son jóvenes.

A cambio de Shukria, la familia del hombre prometió darle a Rabia dinero y bienes por valor de más de $ 6,000, una suma principesca para la familia hambrienta. Dentro de su casa de barro, Rabia recuperó un pequeño trozo de papel, un registro de los pagos de la familia del hombre. Hasta ahora, dijo Rabia, había recibido aproximadamente una sexta parte de la agua en alimentos y gastos médicos para sus hijos. “Solo las necesidades básicas para sobrevivir”, dijo Rabia. “No les daré a mi chica hasta que se pague la cantidad total”.


Los matrimonios infantiles no suelen estar documentados en Afganistán y la recopilación de datos es limitada. Sin embargo, varias organizaciones no gubernamentales han observado un aumento de los matrimonios infantiles, que se corresponde con un aumento de los períodos de sequía. En 2018, por ejemplo, la peor sequía afgana en una década afectado dos tercios del país y desplazó a 300.000 personas. A reporte de UNICEF ese mismo año señaló que “la sequía ha exacerbado la práctica del matrimonio infantil que afecta al menos a 161 niños” de dos provincias.

En un separado reporte publicado en junio pasado, el Consejo Noruego para los Refugiados, que opera programas en campamentos de personas desplazadas en todo Afganistán, escribió que las familias afectadas por la sequía que necesitaban dinero habían recurrido al trabajo infantil y al matrimonio precoz. Algunos permitieron que sus hijos ganaran dinero al unirse a la lucha. La situación, en otras palabras, era terrible. “Los padres han informado que les dan a sus hijos pastillas para dormir para evitar que pidan comida”, dice el informe.

Estudios muestran que ha habido un aumento en el número de sequías e inundaciones, y dado que los afganos dependen en gran medida de la agricultura, se ven directamente afectados ”por las condiciones cambiantes, dice Assem Mayar, Ph.D. candidato de la Universidad de Stuttgart, en Alemania, que estudia gestión de recursos hídricos. En algunas regiones, las precipitaciones disminuyeron desde 1950 hasta 2010 hasta en un 30 por ciento; mientras tanto, la temperatura media anual de Afganistán aumentó en más de 3 grados Fahrenheit, aproximadamente el doble del aumento global durante ese mismo período.

“Las sequías anuales en muchas partes del país probablemente se convertirán en la norma para el 2030, en lugar de ser un evento temporal o cíclico”, advirtió un 2016. reporte de las Naciones Unidas. “Esto se debe principalmente a temperaturas más altas que conducen a una mayor evapotranspiración y una mayor demanda de agua para los cultivos y el ganado”. La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), una agencia de la ONU que monitorea el desplazamiento en la región, informa que actualmente casi 3,5 millones de afganos se ven gravemente afectados por la sequía.

En la provincia natal de Shukria, Faryab, más de 874.000 residentes están en riesgo de desplazamiento debido a las sequías este año, según el conjunto de datos de la OIM. “El nivel de deuda de los hogares está aumentando astronómicamente”, dice Michael Speir, un experto en desplazamientos que trabaja en la OIM. Estas familias, dice, “se ven obligadas a aplicar la peor de todas las soluciones”.


Mayar ha extendido estudió el clima cambiante de la región. Él dice que el impacto de la escasez de agua podría mitigarse con una mejor planificación e infraestructura. Las sequías, dice, “no tienen por qué resultar en hambrunas e inseguridad alimentaria”. Speir está de acuerdo en que una mejor gestión del agua mejoraría la situación, pero el contexto político actual presenta un desafío para cualquier mejora de la infraestructura. El gobierno anterior y los organismos humanitarios responsables de implementar soluciones ahora están desaparecidos o han sido severamente reducidos.

Una imagen de un hombre y un niño distribuyendo tanques de agua.
Un equipo de padre e hijo con su rickshaw lleno de botes de agua potable que venden en los campamentos. (Ruchi Kumar / Undark)

“La nueva administración no es capaz de manejar esta situación”, dice Mayar. “La mayoría de los talibanes de bajo nivel creen que Dios creó a las personas y las alimentará. No se preocupan por el “cómo”. Mientras tanto, los altos funcionarios talibanes han pedido apoyo internacional para hacer frente a las sequías. Pero al observar su situación financiera, es poco probable que obtengan fondos para administrar esto ”, dice, refiriéndose a la sanciones implementado por los Estados Unidos, así como por otros países y organizaciones internacionales, después de la toma de poder de los talibanes. “Difícilmente pueden pagar los salarios de sus empleados gubernamentales”, agrega. “¿Cómo pueden ayudar en la gestión del agua?”

Todo esto sugiere que se avecinan tiempos difíciles para muchos afganos. “La falta de agua nos obligó a dejar nuestra tierra natal”, dijo Qudratullah, un anciano de la provincia de Faryab que ahora vive en el mismo campamento que Rabia. Caminando entre filas de casas de adobe y grupos de campamentos de tiendas de campaña esparcidos por las vastas llanuras del norte del país, describió la situación en su ciudad natal, no lejos de donde alguna vez vivieron Shukria y Rabia.

“Ni siquiera quedaba agua potable, por lo que el riego estaba fuera de discusión”, dijo. La disminución del suministro de agua supuso una pesada carga para las mujeres, cuyo trabajo consistía en llevar agua a la aldea. Cuando los pozos comenzaron a secarse, las mujeres tuvieron que caminar más, hasta 12 millas en un día, para conseguir agua, dijo Qudratullah. Comenzaron a enfermarse. Algunas se quejaron de problemas con sus ciclos menstruales. “Mentalmente, no les estaba yendo bien”, agregó Qudratullah.

“Cuando las cosechas empezaron a fallar y el ganado empezó a morir, sacaron a los niños más pequeños de la escuela y los enviaron a trabajar para mantener a las familias”, continuó. “Los que tenían hijas las vendieron en matrimonio”. Esta fue su primera experiencia de desplazamiento, dijo Qudratullah, un reclamo poco común en un país que ha luchado con décadas de conflicto y crisis. “Incluso las guerras de muchas décadas no pudieron hacernos irnos, pero la falta de agua nos ha obligado a dejar nuestra patria”.

Un tanque de 1,000 galones en el centro del campamento sirve como la principal fuente de agua para las familias. Donado por la ciudad de Mazar-i-Sharif, el tanque está encaramado sobre columnas de ladrillo de dos pisos. “Algunas ONG ayudan a pagar el agua”, dijo Qudratullah, que se usa para bañarse y hacer las tareas del hogar. Mientras tanto, el agua potable es proporcionada por familias dentro del campamento que han establecido pequeñas empresas. Un equipo de padre e hijo, por ejemplo, ha alquilado un pequeño rickshaw y unos 20 bidones para llevarlos a la ciudad, donde compran agua potable para llenarlos. Una vez de vuelta en el campamento, venden el agua con una pequeña ganancia.

Shukria no era la única niña en el campo destinada a un matrimonio infantil, dijo Qudratullah. En el momento de UndarkEn la entrevista de agosto, hubo varios otros casos, pero las familias no quisieron hablar. “Muchos de ellos son conscientes de que está mal casarse con chicas tan jóvenes”, explicó. Pero, agregó, la gente necesita sobrevivir.

Rabia una vez tuvo grandes esperanzas para el futuro de su hija, incluida la educación de la niña. “Pero ni siquiera puedo darme el lujo de alimentarla, esta era nuestra única opción”, dijo.

“Además”, agregó, “la enviarán con una buena familia que pueda cuidarla”.

Sin embargo, la familia del futuro novio no está mucho mejor. También fueron desplazados por las sequías, según el padre del hombre, Mohammad Ismail. Los varones de la familia trabajaban en hornos de ladrillos cercanos, dice Ismail, ganando algunos ahorros “para que podamos casar a nuestro hijo con la chica que eligió”. Ismail dice que su hijo vio a Shukria en la madraza y se enamoró de ella.

El experto en recursos hídricos, Assem Mayar, caracteriza la situación climática global como fundamentalmente injusta. Afganistán produce una cantidad muy pequeña de gases de efecto invernadero, dice, y sin embargo, su gente, incluidas las niñas como Shukria, está soportando la peor parte de las emisiones mundiales.


Esta publicación aparece por cortesía de Undark.

About Post Author