inoticia

Noticias De Actualidad
Este crucero de lujo recibió el año nuevo con una bomba humana de COVID.

Lo que se suponía que iba a ser una celebración de Año Nuevo elegante y llena de fiestas a bordo del lujoso MSC Splendida crucero en Brasil se convirtió rápidamente en una pesadilla de COVID, con unos 80 pasajeros y miembros de la tripulación que dieron positivo en el virus durante e inmediatamente después del viaje, según la compañía de cruceros MSC Cruises.

El MSC Splendida partió del puerto brasileño de Santos el 26 de diciembre y regresó al mismo puerto el día de Año Nuevo para dejar a los 130 pasajeros, incluidos los huéspedes que se confirmó que estaban infectados con COVID-19. Estaba previsto que el barco hiciera varias escalas en el sur de Brasil, pero tras la noticia del brote estuvo atracado en Santos durante la mayor parte del crucero de siete días, tras pasar la Nochevieja en alta mar.

En declaraciones a The Daily Beast, Juliano Ribeiro, un empresario paulista que era pasajero del barco, dijo que sólo se necesitó el 28 de diciembre -dos días después de que el barco zarpara con un nuevo grupo de pasajeros- para que los responsables del crucero anunciaran que 14 personas habían dado positivo en las pruebas del virus.

Al parecer, eso no fue suficiente para justificar un cierre de todo el barco para los pasajeros infectados por el COVID.

“Fuimos portados en Balneário Camboriú [on the 28th]y sabíamos que algo estaba pasando porque vimos gente en [Hazmat suits] caminando por ahí”, dijo Ribeiro, que dio positivo en la prueba del virus pocos días después de abandonar el barco, a The Daily Beast. “Cuando volvimos al Puerto de Santos hicieron el anuncio de que había 14 personas infectadas. Pero las actividades en el barco siguieron como si no pasara nada… Luego siguieron anunciando que había más personas que daban positivo, pero no dieron cifras concretas.”

Ribeiro añadió que durante todo el viaje se permitió a los pasajeros deambular libremente por el barco. “Piscinas, bares, casinos. Todo permaneció abierto”, dijo.

En declaraciones al medio de comunicación brasileño O Globo, una mujer embarazada que había subido al barco junto con su marido dijo: “Los ascensores estaban siempre llenos… La multitud daba miedo. No se respetaban los protocolos y faltaba gel sanitario y mascarillas a bordo”. Otro pasajero dijo al medio que la situación “se descontroló totalmente… Dijeron que había pocos casos, pero había muchos”.

Según Ribeiro y otros pasajeros que hablaron con O Globo, los funcionarios de los cruceros tardaron en proporcionar actualizaciones sobre la gravedad del brote, dando sólo actualizaciones generales de que más pasajeros habían dado positivo después del anuncio inicial de 14 infecciones.

“Sólo lo veíamos en la televisión más tarde. A veces, los canales de noticias dejaban de emitirse en el [ship’s] televisores”, dijo Ribeiro. “Los pasajeros enviaban clips a los canales de noticias a través de sus teléfonos porque en el barco cortaban todas las noticias exteriores”.

En una declaración a O Globo, MSC Cruceros, que había exigido a los huéspedes una prueba de COVID negativa dentro de las 24 horas de la salida, dijo: “Como parte de nuestra rutina de control de la salud, que incluye pruebas frecuentes y diarias del 10% de todos los huéspedes y la tripulación del barco… identificamos un número limitado de casos de COVID-19 entre los huéspedes y la tripulación del MSC Splendida. De acuerdo con el protocolo, aislamos inmediatamente a estas personas y a sus contactos cercanos en una sección dedicada y separada del barco, lejos de todos los demás pasajeros.”

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (ANVISA) también emitió un comunicado en el que decía que “los que dieron positivo deben continuar su cuarentena en tierra, y serán monitoreados por los Centros de Información Estratégica de Vigilancia Sanitaria.”

El MSC Splendida provocó que ANVISA suspendiera temporalmente los cruceros en todo el país, a partir del lunes.

A pesar del fiasco del virus, Ribeiro, que se casó en un buque de MSC, dijo que seguiría siendo “leal” a la compañía de cruceros. “El problema no es de los cruceros, sino de los brasileños que no quisieron llevar máscaras cuando se les exigió”, dijo. “He ido muchas veces con esta línea de cruceros… No perdieron ningún cliente por esto”.

Según O Globolos casos de COVID en Brasil han crecido un 118% en las últimas dos semanas, probablemente debido a la variante Omicron del coronavirus.

About Post Author