inoticia

Noticias De Actualidad
En Perú, tribu Kichwa quiere compensación por créditos de carbono

Por ED DAVEY

22 de diciembre de 2022 GMT

SAN MARTÍN, Perú (AP) — Rolando Zumba, un gentil hombre de 59 años, lloró, aunque el momento que describió ocurrió hace muchos años. Nada ha sido igual desde ese día, cuando un guardaparque le quitó los rifles de caza. Ahora, donde antes había autosuficiencia, el hambre acecha a su pueblo.

La historia de Zumba tiene sus raíces en la creación en 2001 del Parque Nacional Cordillera Azul de Perú, un tramo de la selva amazónica peruana en las estribaciones de los Andes donde las nubes se aferran a las copas de los árboles y la niebla de la mañana se asienta sobre ríos poderosos. Su historia está relacionada con los gigantes petroleros lejanos Shell y TotalEnergies, que compraron créditos de carbono del parque.

Un día, mientras cazaba en el bosque que ahora está dentro del parque, Zumba dijo que sus rifles fueron incautados por guardias armados que trabajaban para CIMA, el acrónimo en español de la organización sin fines de lucro creada para proteger el parque nacional. Cuando se estableció el parque, los miembros de la tribu kichwa como Zumba perdieron el acceso sin restricciones a lo que una investigación de Associated Press descubrió que era casi seguro su tierra ancestral.

En 2013, el sustento de Zumba recibiría otro golpe: una pestilencia diezmó su pequeña plantación de cacao y hasta el día de hoy no tiene los $1,500 necesarios para replantar. Mientras tanto, a solo 2,4 kilómetros (1,5 millas) de distancia, muchos millones de dólares en dinero del petróleo comenzaron a fluir hacia el antiguo territorio tribal. Durante los últimos ocho años, la administración del parque ha arreglado la venta de unos 28 millones de créditos de carbono, generando decenas de millones de dólares, ingresos de los que los kichwas dicen que no se han beneficiado.

“Mira las condiciones en las que vivimos”, dijo el vecino de Zumba, Segundo Panduro, de 77 años, mientras las chicas correteaban alrededor de sus pies en el piso de barro de su cabaña. Las autoridades “solo traen palabras”, dijo. “No se puede vivir de palabras”.

MEMORIA COMUNITARIA

Ahora es común que los principales contaminadores del clima paguen a los países tropicales para mantener las selvas tropicales en pie. Los árboles absorben carbono de la atmósfera a medida que crecen. A cambio, las empresas obtienen créditos de carbono para cancelar ostensiblemente sus emisiones, ayudándolas a cumplir con los compromisos climáticos. Pero las pautas de la industria exigen que los proyectos de créditos de carbono tengan el consentimiento de las comunidades locales, que se supone que también se beneficiarán.

Una convención de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que Perú firmó en 1994 también dice que las tierras tradicionalmente utilizadas para el sustento o las costumbres de los pueblos indígenas les pertenecen, y deben consentir las actividades económicas y recibir una compensación.

El gobierno peruano y CIMA argumentan que aquí no se requería el consentimiento porque el parque nunca fue tierra kichwa, un argumento que los indígenas locales rechazan rotundamente. Para evaluar los reclamos de propiedad de los kichwas, un equipo de AP viajó unas 300 millas por caminos embarrados y en bote por el río hasta siete aldeas kichwas en los límites del parque.

La investigación encontró evidencia de que las aldeas existían en sus ubicaciones actuales fuera de lo que ahora es el parque mucho antes de que fuera delimitado, y que la gente vivía de la caza y la plantación dentro del parque. En Puerto Franco, un letrero descolorido anunciaba el pueblo y una fecha: agosto de 1970. Un documento de 1996 muestra que un maestro fue enviado a Puerto Franco ese año. En el borde del parque, un anciano reconoció fragmentos de cerámica antigua en el suelo como la que solían hacer sus abuelos.

Varias aldeas mantuvieron registros de las actividades comunitarias que se remontan a décadas, ventanas a la vida en el área mucho antes de que se creara el parque. Un registro de reuniones comunitarias en 1991 en el pueblo de Callanayacu, donde vive Zumba, detalla la preocupación por los jóvenes alborotadores y un cerdo perdido. Una entrada en los diarios de la comunidad de Chambira describió 1996 como el “año de los 6.000 turistas”. Las imágenes de satélite de antes de que se creara el parque muestran claros de selva tropical para todos los pueblos en formas casi idénticas a las de hoy.

En cada aldea visitada, las personas mayores de 40 años compartieron fácilmente recuerdos de la caza y la recolección de alimentos en lo que se convirtió en el parque en 2001.

Mientras las lluvias monzónicas azotaban el pueblo de Mushuk Llacta, Peregrina Cenepo, de 79 años, mostró la cerbatana que dijo que su difunto esposo usaba para cazar. Hoy en día eso requiere un permiso, y los límites estrictos significan efectivamente recolectar carne solo para festivales. Solo se permiten 300 visitas de caza o pesca, Kichwa o no Kichwa, durante un año promedio.

Con una voz que sonaba alegre por los recuerdos, Cenepo, madre de 14 hijos, describió cómo cuando estaba recién casada, recogía pieles de palma para hacer escobas en los bosques perdidos y plumas de paujil para hacer abanicos. Ella y su esposo iban de cacería durante semanas seguidas.

Muchos kichwa entrevistados conservaron un conocimiento detallado de la geografía del parque, los animales y las plantas medicinales que, según dijeron, solo se encuentran allí. Describieron cascadas, fuentes termales y barrancos, y montañas con forma de lomo de león o de navaja.

Varios dijeron que les molestaba el nombre de “Laguna del Mundo Perdido”, que los forasteros le dieron a un lago al que conocían desde hace mucho tiempo con un nombre diferente. Algunos describieron osos de anteojos, jaguares y pumas, prácticamente desconocidos aquí fuera de los límites del parque. Otros recordaron a sus mayores plantando árboles de naranja, aguacate y mango en su parte del bosque.

BOSQUE FUERA DE LÍMITES

Todos los Kichwa entrevistados insistieron en que no habían sido consultados sobre la formación del parque o lo que vendría después, un arreglo para acuñar y vender créditos de carbono. El jefe del pueblo de Chambira, Nixon Vasquez, dijo que inicialmente pensaron que el proyecto de carbón era una mina de carbón. En español la palabra carbón significa carbón.

Y en los registros comidos por insectos de la aldea Allima Sachayuc, una entrada de 2005, firmada por un empleado de CIMA, relata cómo una delegación visitó para “dar a conocer la historia de la creación” del parque.

En respuesta, la autoridad de parques nacionales de Perú dijo por correo electrónico que dos antropólogos ayudaron a establecer el parque y que un grupo de la comunidad Kichwa estuvo presente en una reunión en la ciudad más cercana, Tarapoto, para discutirlo en 2001, pero no se plantearon preocupaciones.

Gonzalo Varillas, director ejecutivo de CIMA, dijo por correo electrónico que el parque cumplió con las leyes nacionales e internacionales de derechos humanos en su formación. No hay superposición de derechos entre el parque y los pueblos Kichwa, dijo.

Varillas dijo que los beneficios concretos han ido a seis comunidades Kichwa. Se financiaron empresas sostenibles en cuatro, mientras que en dos se mejoraron las escuelas. Se emplearon kichwas de tres aldeas para monitorear el parque, dijo Varillas.

“La administración del parque ha trabajado con más de 130 comunidades alrededor del parque”, dijo, “entre las que se encuentran las comunidades Kichwa, todas las cuales existían fuera del parque”.

Shell y TotalEnergies tienen políticas indígenas que reconocen el principio del consentimiento informado.

Un portavoz de TotalEnergies dijo por correo electrónico que había un “diálogo constructivo en curso” entre los kichwa y las autoridades peruanas. “TotalEnergies siempre respeta estrictamente los derechos humanos, un valor fundamental de la empresa”, dijo el portavoz.

EcoSphere+, que originalmente vendió los créditos de carbono a Shell, dijo en un comunicado que las comunidades han recibido mejoras en el saneamiento, la atención médica y un centro de cosecha de cacao como resultado de los ingresos de los créditos de carbono, con la creación de unos 665 puestos de trabajo.

Por correo electrónico, un vocero de Shell dijo que la responsabilidad del proyecto recaía en CIMA, pero que los kichwa se habían beneficiado a través de actividades de medios de vida sostenibles. El proyecto Cordillera Azul fue verificado de forma independiente para garantizar que brindara beneficios ambientales y comunitarios, dijeron.

Shell y EcoSphere+ no dieron más detalles sobre la cantidad de empleos creados ni dijeron cuántos de los 29 pueblos kichwa afectados se beneficiaron.

Una persona entrevistada dijo que su familia había sido desalojada de su casa, que estaba dentro del área del parque en el momento en que se creó.

El guardaparque “arrancó todo. Los plátanos, la yuca, todo”, dijo María Leona Pizango, y agregó que su tío también fue desalojado de su casa dentro de los límites del parque.

Quefer Mosquena Pérez, una kichwa y ex trabajadora del gobierno local que ayudó a reubicar a Pizango, corroboró su relato, deletreando correctamente los nombres de las personas de ambos hogares supuestamente desalojados.

Satvinder Juss, profesor de derechos humanos en el King’s College de Londres, revisó resúmenes de entrevistas con kichwas y pruebas de su presencia. Dijo por correo electrónico que el gobierno peruano estaba en una “violación fundamental” de la Convención de la OIT, ya que era “claramente el caso” que los Kichwa usaban la tierra para su sustento.

Las afirmaciones de que el parque no se superpone con las comunidades nativas son “un desafío a los hechos sobre el terreno”, dijo, y agregó que creía que Perú también violó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y debería tomar medidas urgentes para remediar el problema. situación.

PROXIMIDAD AL PARQUE

Al visitar los pueblos kichwa cerca de la Cordillera Azul, cuanto más se acerca uno al límite del parque, más residentes describen haber dependido de los bosques, y peor parece la pobreza en la actualidad.

En el pueblo de Ricardo Palma, Flor de María Panaifo, madre de 10 hijos, dijo: “Antiguamente, mi esposo cazaba animales y los vendíamos para pagar la educación de nuestros hijos”.

Ahora no pueden costear la educación de sus hijos.

En las cercanías de Canayo, Luz Mercedes Mori cambió entre español y kichwa mientras expresaba su desesperación por el mismo problema. Pero fueron las consonantes oclusivas de su propio idioma las que mejor dieron forma a su ira.

“Vivimos como perros”, dijo, explicando que la mala nutrición había dañado la visión de su hijo.

PROTECTORES FORESTALES

En los últimos tiempos, los kichwa se han estado organizando entre ellos y han recibido ayuda de grupos como el Programa de Pueblos del Bosque, una organización con sede en Europa que aboga por los derechos indígenas a la tierra. Líderes kichwas han acudido a los tribunales para saber cuánto dinero se recaudó con el programa de bonos de carbono. Y en reuniones con CIMA han exigido compensación o restitución de tierras. Pero CIMA se mantiene firme, diciendo que la tierra del parque nunca les perteneció.

Muchos kichwas entrevistados rechazaron la idea de que los bonos de carbono vendidos a las empresas de energía hayan protegido el parque. Dijeron que creían que la gente estaba cortando árboles ilegalmente en su interior.

Marisol García, activista kichwa, argumenta que los bosques aún existen “porque las comunidades indígenas siempre han sabido cuidarlos”.

“Nuestros antepasados ​​inventaron soluciones basadas en la naturaleza”, dijo, y explicó que despejaban una pequeña porción de selva tropical para cultivar antes de dejar que la vegetación y los árboles la recuperaran, en un antiguo sistema de rotación de cultivos.

Hoy, dijo, los kichwa realizan patrullajes descalzos en la selva para enfrentar a los ganaderos ilegales y cocaleros. Sin embargo, cuando denuncian la tala ilegal de árboles, las autoridades responden que no es de su incumbencia.

“Nadie piensa en defender a los defensores del bosque”, dijo.

___

La cobertura climática y ambiental de Associated Press recibe el apoyo de varias fundaciones privadas. Vea más sobre la iniciativa climática de AP aquí. El AP es el único responsable de todo el contenido.

About Post Author