inoticia

Noticias De Actualidad
En Costa Rica, este grupo se asegura de que sus dólares turísticos vayan a los lugareños reales

Costa Rica es de lo que están hechos los sueños de viajar. Puede caminar a lo largo de burbujeantes pozos de barro volcánico con monos merodeando por encima, ver a los valientes surfistas navegar con elegancia por las imponentes olas mientras se acuestan bajo los cocoteros o abrazar árboles de Ceiba de 200 años en medio de un bosque de montaña. El país es visualmente deslumbrante, lo que lo convierte en un favorito de las redes sociales, especialmente durante la cuarentena. También atrae a los viajeros que buscan aventuras como tirolesa y rafting, o aquellos que buscan actividades de curación física y espiritual como el yoga o la medicina vegetal. Incluso con las tasas de turismo bajas en Costa Rica debido a la pandemia, se convirtió en un destino de viaje particularmente popular para muchos norteamericanos para salir de sus hogares e inundar la naturaleza.

Sin embargo, este romance turístico entre Costa Rica y América del Norte no es nuevo. En los últimos 30 años, se convirtió en un punto de acceso especialmente para viajeros y expatriados de Estados Unidos y Canadá. El ochenta por ciento de los viajes está relacionado con el ecoturismo y el tema está siempre presente en el marketing internacional del país. Si bien la costa del Pacífico sigue siendo la más visitada, quienes buscan más sabor han estado encontrando la costa sur del Caribe, particularmente el condado (“cantón”) de Talamanca. Es único porque es el hogar de la comunidad indígena Bribri y los costarricenses afrodescendientes, y fue la única parte de Costa Rica que no fue colonizada por los españoles. Talamanca incluye Puerto Viejo, Cahuita (conocido por su exuberante parque nacional), Manzanillo y el territorio indígena Kéköldii entre otras comunidades costeras y montañosas. El ochenta y ocho por ciento de Talamanca es tierra protegida debido a su biodiversidad, y también es la más diversa culturalmente. Cuenta con una sensación claramente caribeña, desde la omnipresencia del reggae y el arroz y los frijoles hasta la interconectividad de los lugareños con la naturaleza.

Francamente, durante décadas, la gente no quiso visitar Talamanca debido al racismo. Los viajeros nacionales e internacionales creían que era peligroso porque es donde vive la gente negra. Si bien esto no es exclusivo de Costa Rica, está integrado en la historia del país. El gobierno de Costa Rica tenía políticas que se remontan a la década de 1860 que prohíben la entrada al país de ciertas nacionalidades y etnias (es decir, personas de ascendencia africana o china). Cuando permitieron a los jamaiquinos migrar para ayudar a construir los ferrocarriles a fines del siglo XIX, esencialmente se les prohibió mudarse a otras partes del país cuando el proyecto se terminó 20 años después. Los afrocostarricenses (Afrodescendientes) construyeron Puerto Viejo, que originalmente era tierra pantanosa.

Al mismo tiempo, a principios y mediados de la década de 1900, Talamanca también era (y sigue siendo) ideal para cultivar cacao, el principal cultivo comercial de Costa Rica en ese momento. Pero para las comunidades indígenas y afrodescendientes, fue más que una fuente de ingresos. Es una planta espiritual y también increíblemente saludable, llena de antioxidantes y beneficios antiinflamatorios. Cuando un hongo destruyó por completo todas las plantas de cacao a fines de la década de 1970, también hundió la economía. Los trabajos desaparecieron y los jóvenes que podían acudir en masa a la ciudad en busca de nuevas oportunidades, o se fueron a la construcción. La United Fruit Company se hizo cargo de muchas de estas granjas, creando enormes plantaciones de banano, utilizando pesticidas que afectaron enormemente la salud de la comunidad y eliminando muchas de las plantas espirituales nativas.

Mientras tanto, el turismo se estaba convirtiendo en una industria global multimillonaria y los surfistas comenzaron a acudir en masa a Puerto Viejo para montar las olas únicas de “Salsa Brava” que solo se pueden experimentar en la pequeña ciudad costera. Al darse cuenta de los cambios culturales y ambientales exacerbados por el turismo, los lugareños preocupados se unieron a fines de la década de 1980 para crear ATEC, Asociación Talamanqueña de Ecoturismo y Conservación. El grupo multicultural vio lo que estaba sucediendo en lugares como México y se preguntó si ellos como comunidad podrían dirigir el tipo de turismo que querían preservando la tierra y la cultura. ATEC se convirtió oficialmente en una organización sin fines de lucro en 1990 y se centró en ayudar a los lugareños a ganar dinero a través de recorridos junto con los esfuerzos de conservación en la región. Fueron pioneros en el ecoturismo en Talamanca.

“Creemos ‘compatir en tal vez de competitir’”, afirmó Waltraud Bethel, conocido localmente como Kiana, uno de los cofundadores originales de ATEC. La frase se traduce como “compartir en lugar de competir”. Kiana fue una de las primeras extranjeras en visitar y quedarse en Puerto Viejo mientras viajaba por Centroamérica hace 40 años. Poco después de su llegada, se conectó con un indígena local llamado Mauricio y aprendió a cultivar, cosechar, reconocer huellas de animales, medicina vegetal y más sobre las tradiciones indígenas locales.

“¡Todos iban a caballo y la finca era el supermercado!” ella recuerda. Ella vio que el turismo se convertía en una alternativa económica sostenible a medida que más viajeros europeos comenzaban a visitarlo y ayudó a Mauricio a crear oportunidades de recorridos culturales en su finca para compartir su conocimiento de la tierra, convirtiéndose en el primer guía de la zona. Kiana conocía la mentalidad de los mochileros que estaban de visita: querían saber más sobre las cosas que él consideraba partes básicas de la vida. Se convirtió en un medio de intercambio intercultural; Mauricio tenía la misma curiosidad por los turistas y su forma de vida. Kiana compartió que algunos lugareños pensaban que su éxito se debía a que estaba con una mujer extranjera, pero ella y Mauricio ayudaron a otros agricultores locales a empaquetar sus conocimientos para los visitantes internacionales. Junto con las familias afrodescendientes y los artesanos locales, ATEC se convirtió en un recurso comunitario en Puerto Viejo y en todo Talamanca. A pesar de que perdieron su casa de ladrillo y cemento en la carretera principal debido a la pandemia, ATEC es ahora un “instituto cultural” reconocido por el gobierno. Atienden a turistas y viajeros que desean reservar recorridos a través de su sitio web y continúan activos a nivel local, regional y nacional.

Kiana le dirá claramente que ATEC no es una compañía de viajes, es una organización sin fines de lucro. “ATEC es una plataforma para que los guías locales tengan mejores ingresos”. Ella comparte con orgullo que su oficina anterior fue el primer “cibercafé” de la zona (¿recuerdas esos?) Y que “éramos la oficina de correos antes de que hubiera una oficina de correos”. Si bien su enfoque general es la preservación de la tierra y la cultura, la base de ATEC es garantizar que los guías turísticos locales reciban un pago justo por su tiempo, trabajo y conocimientos. Los guías de ATEC son expertos en aves, animales, plantas medicinales y el mar. A diferencia de muchas de las diversas compañías de turismo que operan en Puerto Viejo, ATEC solo trabaja con guías autorizados y certificados por el gobierno, y ayuda a las personas a través del largo y costoso proceso para obtener la certificación. Muchas agencias de viajes tienen su sede en la capital, San José, y cobrarán precios inflados a los turistas por los recorridos realizados por guías sin licencia que solo ganan un pequeño porcentaje. Es codicioso y peligroso teniendo en cuenta que muchas de las excursiones incluyen caminatas resbaladizas a cascadas o snorkel en el mar Caribe, a veces agitado. En cambio, ATEC trabaja como intermediario para que los viajeros paguen directamente a los guías. Además, los visitantes pueden experimentar Talamanca a través de personas indígenas y afrodescendientes locales que conocen la tierra íntimamente. Carlos, un guía que ha trabajado con ATEC durante años, compartió lo importante que es ATEC para que los guías se ganen la vida de manera sólida con su trabajo. “ATEC paga muy justamente a los guías turísticos, no están tratando de estafarnos como la mayoría de las empresas”, explicó. “Ellos (las agencias de viajes) hacen que el producto sea más caro, pero no quieren pagar bien a los guías”,

Además de apoyar la economía local, ATEC ha estado a la vanguardia del movimiento conservacionista. “Sabemos que el turismo sube y baja, sabemos que es algo que puede desaparecer”, admitió Kiana. “Queremos una economía sostenible al menos para Talamanca a nivel regional”. Compartió que Talamanca es visto como el “niño rebelde” del país por los poderosos movimientos contra los desarrolladores que salen de esta región. Los activistas locales han combatido con éxito los proyectos propuestos de perforación de petróleo y marinas durante los últimos 40 años que habrían destruido por completo la costa y las comunidades que viven allí.

“Talamanca siempre se resiste. Nunca fuimos conquistados por los españoles ”, dijo la recién nombrada directora ejecutiva, Lauren Mora Rodríguez, quien se involucró con ATEC como activista. Visitó Talamanca por primera vez cuando era adolescente y trabajaba con jóvenes indígenas en torno a la salud sexual y reproductiva y la violencia intrafamiliar. De joven se mudó a San José para estudiar en la universidad y encontró un trabajo corporativo sólido después de graduarse. Hace cuatro años, mientras se recuperaba de un accidente de moto, recordó su tiempo en Talamanca y se sintió llamada a regresar para reconectarse con el poder curativo de la naturaleza y las comunidades indígenas. Lauren terminó de regreso en Puerto Viejo como voluntaria en ATEC y utilizó su educación y experiencia laboral con contratos gubernamentales y corporativos para ayudar a los defensores locales a luchar contra los desarrolladores extractivos. Ahora ella es la directora ejecutiva que ayuda a solidificar la organización a medida que crecen junto con la industria del turismo local y el desarrollo extranjero.

Actualmente, todavía están arraigados en su misión de apoyar proyectos de conservación y ecoturismo cultural. ATEC ha sido parte del lanzamiento de una reserva de iguanas que se abre en diciembre, la construcción de una escuela cultural Bribri para preservar el idioma y la cultura para las generaciones futuras y ayudando a diseñar la zona peatonal propuesta en el centro de Puerto Viejo para eliminar el tráfico. En medio de toda esta actividad, viajeros, educadores, documentalistas y otros de todo el mundo contactan a ATEC todos los días para reservar tours u obtener información histórica o científica sobre Talamanca. ATEC continúa viviendo su misión original, atrayendo a los turistas que desean conectarse profundamente con la mezcla única de culturas y la belleza natural inequívoca de la tierra.

A medida que más norteamericanos incluyen a Talamanca en su lista de viajes, Kiana y Lauren esperan desconectarse de la mentalidad de consumo excesivo y ajetreo una vez que lleguen. “Quiero que los visitantes recuerden, como equipaje, los valores que aprendieron aquí y lo que nos conecta como personas de todo el mundo”, ofrece Kiana. También quiere que la gente se pregunte qué pueden hacer en su país para ayudar a preservar este espacio, por ejemplo, comprando bananas orgánicas. Lauren anima a los turistas a que vengan a conectarse con la energía curativa de la naturaleza y las personas que aman la tierra. Siente compasión por las personas que viven en la “realidad concreta”.

“Se sienten día a día tal vez cansados, tal vez solos, tal vez pesados, tal vez pregunten ‘¿Qué es mi vida y qué debo hacer?’ Cada ser humano sabe que hay algo más ”, dijo con una mirada de profunda preocupación y cuidado. “Los ríos, las flores, los pájaros, la naturaleza te llama … No te resistas”.

About Post Author