inoticia

Noticias De Actualidad
El Ribeye hace que una cena entre semana parezca un asador de la vieja escuela

Siempre he considerado el bistec como una comida al aire libre. Para mí, el bistec es algo que alguien pone en una parrilla, y lo comes una o dos veces en su patio y luego no vuelves a pensar en él durante once meses.

Sin embargo, últimamente he reconsiderado mi postura. Tal vez tenga que revisar mis niveles de hierro. Todo lo que sé es que hasta hace poco no había cocinado un filete en mi vida, y de repente un día un trozo de carne me pareció exactamente lo que más quería en el mundo.

En comparación con, por ejemplo, los fideos ramen, el filete es sin duda una opción más cara. Es una pieza de inversión, por lo que imagino que mucha gente (yo) se siente intimidada a la hora de cocinarla. Soy alguien cuya primera pregunta al acercarse a un nuevo plato es. ¿cuánto voy a llorar cuando lo estropee? El bistec parece hecho a medida para hacer aguas. Pero en realidad es una comida de bajo mantenimiento. Se cocina súper rápido, es prácticamente infalible y no te pedirá que te preocupes por las porciones individuales.

Hay muchas técnicas diferentes para cocinar un filete en la cocina, muchas de las cuales implican calentar la sartén en el horno, pero yo prefiero esta porque es más simple. Y si comparamos el coste de una cena de bistec en casa con el de salir a cenar fuera o incluso con la experiencia más mediocre de un reparto a domicilio, resulta una cena increíblemente especial que sigue siendo económica. Y es aún más barato si lo acompañas de una guarnición barata.

El bistec a la parrilla en verano está muy bien, pero en una noche de invierno, cuando ya ha oscurecido durante horas para el momento en que la cena llega a la mesa, es completamente de otro nivel y más que un poco nostálgico. Si los paneles de madera y el flocado de terciopelo fueran una comida, sería esto. Lo mantendría auténtico a la vieja usanza y agradablemente barato con patatas al horno y espinacas, y seguiría felizmente con tarta de queso o mousse de chocolate, y Frank Sinatra cantando en Spotify.

***

Inspirado por The Speckled Palate

Rinde 4 porciones

Ingredientes:

  • 1 1/4 de libra de costilla, de aproximadamente 2 pulgadas de grosor y preferiblemente a temperatura ambiente
  • Sal y pimienta
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • Un chorrito de vino, si lo desea

Instrucciones:

  1. Calienta una sartén grande antiadherente a fuego medio-alto. La sartén debe estar totalmente caliente antes de añadir la carne.
  2. Mientras tanto, seque el filete con una toalla de papel, y frote con sal y pimienta en ambos lados.
  3. Cocina el filete durante 9 – 10 minutos en total, dándole la vuelta una o dos veces para conseguir una corteza uniforme. Si tienes un termómetro de carne, buscas una temperatura de 130°F – 140°F para que esté poco hecho.
  4. Retirar de la sartén y cubrir sin apretar con papel de aluminio para que repose al menos 5 minutos y se mantenga caliente.
  5. Bajar el fuego y añadir la mantequilla a la sartén, raspando los jugos. Añada un chorrito del vino que esté tomando, si lo desea, y deje que burbujee un minuto.
  6. Emplata el filete y vierte la mantequilla por encima. Córtalo para todos los comensales y sírvelo.

Nota: ¿Su filete tiene un grosor diferente? Omaha Steaks tiene una guía útil sobre los tiempos de cocción.

About Post Author