inoticia

Noticias De Actualidad
El resquicio con el que Trump intentó robar las elecciones sigue ahí

Gran parte de lo que se rompió el 6 de enero no se puede arreglar, pero hay algo que sí: la laguna en la Ley de Recuento Electoral en la que Donald Trump depositó sus esperanzas de anular las elecciones de 2020.

Esa ley mal redactada -que deja abierta la cuestión de si el papel del vicepresidente es meramente ceremonial o tiene el poder de reemplazar a los electores debidamente certificados- sigue vigente. Sólo hace falta que un miembro de la Cámara y otro del Senado hagan una objeción para detener el recuento, y que ambas ramas del Congreso se retiren a sus respectivas cámaras.

A partir de ahí, la elección puede ser arrojada a la Cámara.

Con la votación de las delegaciones estatales, no de los electores, Trump habría prevalecido allí, y probablemente volvería a prevalecer cuando ese lío llegara a un Tribunal Supremo repleto de jueces de Trump.

Ese era el plan para anular la voluntad de los votantes en unas elecciones que ni siquiera estuvieron reñidas, a diferencia del duelo entre Hayes y Tilden en 1876 que inspiró la ECA. La nueva ley creó una ceremonia solemne, presidida por el vicepresidente, en la que se presentaban los electores del estado al Congreso y se grababa la elección en piedra. Funcionó durante 133 años hasta que llegó un loco.

Sin embargo, ninguno de los dos partidos se ha apresurado a abordar el ECA, es decir, hasta la víspera del acto conmemorativo del 6 de enero, cuando Mitch McConnell, en respuesta a la pregunta de un periodista sobre la defectuosa medida, permitió que “vale la pena, creo, discutirlo”. Apenas una llamada a la acción.

Pero dio a los ciborgs de la Fox, sin interés en cubrir las ceremonias del 6 de enero, algo que masticar a la mañana siguiente. El panel se quedó atónito al ver que Biden no había mencionado el comentario fuera de lugar que McConnell había hecho menos de 24 horas antes.

McConnell, por supuesto, sólo pensará que “eso” vale la pena discutirlo si “eso” le da cobertura para acabar con las reformas del voto y no enfurece a Trump hasta el punto de que ponga más candidatos chiflados como el Dr. Oz y Herschel Walker para desafiar a cualquier republicano que haya molestado al Rey de Mar-a-Lago. Cada vez que Trump saca un aspirante a las primarias de un candidato del establishment, las probabilidades de que McConnell recupere su puesto de líder de la mayoría empeoran.

El momento de la propuesta de McConnell era conveniente, desviando la atención de la cobarde decisión de su partido de no participar en ninguno de los actos de ayer para conmemorar el día de la infamia que los republicanos se pasaron el último año negando. Lo calificaron de mera protesta por unas elecciones fraudulentas, de un día más de enero o de turistas enloquecidos, y todos estuvieron de acuerdo en que es algo que definitivamente debe quedar en el espejo retrovisor para que el país (léase el GOP) pueda seguir adelante.

Un año después, muchos miembros siguen sin pronunciarse sobre el tema de quién es el presidente. McConnell tardó seis meses en admitir que Biden lo es, lo que tiene mucho que ver con que menos de seis de cada 10 estadounidenses, y apenas tres de cada 10 republicanos, se lo crean. La obediente mirada retrospectiva del Senado a lo sucedido tuvo el cuidado de dejar fuera a Trump y sus co-conspiradores. El lavado de cara concluyó que todo fue un fracaso del FBI, el Pentágono y la Policía del Capitolio en la planificación de una manifestación esperada.

Al menos los republicanos del Senado cooperaron en una investigación, a diferencia de sus homólogos de la Cámara de Representantes “dirigidos”, si es que esa es la palabra, por Kevin McCarthy. Después de llamar brevemente a Trump responsable de la insurrección, voló a Palm Beach para disculparse en persona. Devuelto a la gracia de Trump, McCarthy luchó con uñas y dientes para acabar con cualquier investigación. Cuando nombró a odiosos aduladores de Trump para sabotear el comité selecto del 6 de enero, y luego se lavó las manos, Nancy Pelosi le llamó la atención y nombró en su lugar a republicanos como Liz Cheney. Si es lo último que hace, McCarthy se encargará de que Cheney, a quien destituyó de su puesto de liderazgo por votar a favor de la destitución de Trump, pierda su puesto. Es un reproche diario para él cuando ella da testimonio a diario de la realidad de que los partidarios de Trump asaltaron el Capitolio para interrumpir el proceso de certificación de las elecciones creado por el TCE, y que sus compañeros republicanos fueron cómplices de ello.

Si McConnell se toma en serio la reforma de la ECA, estaría abriendo una lata de gusanos que ha mantenido tapada hasta ahora. Ha cubierto a su caucus, sin criticar, y mucho menos censurar, a los senadores que se comprometieron a defender la Constitución pero que, en cambio, la profanaron para mantener a Trump en el Despacho Oval. La estrella del senador Josh Hawley sigue subiendo a pesar de haber dicho el 5 de enero de 2020 que un segundo mandato de Trump dependía “de lo que ocurra el miércoles”, el 6 de enero. Él debía saberlo.

Por diferentes razones, los demócratas no han estado mucho mejor cuando se trata de enmendar el ECA quesigue siendo vulnerable a las maquinaciones del próximo perdedor autoritario. Parte de la reticencia de los demócratas proviene de la suposición de que nunca podría haber otro presidente tan poco escrupuloso como Trump y con un control tan férreo de su partido. Chuck Schumer está por lo demás ocupado, concentrado como un láser en la aprobación de otras dos piezas de legislación crítica que corregirán en parte los exitosos esfuerzos en los estados dirigidos por el GOP para dificultar al máximo el voto y poner en marcha a los partidistas para contar el voto -y seguir contándolo hasta que llegue al resultado “correcto” para su partido.

Pero la reforma es urgente. Es impresionante que Trump pensara que podía anular las elecciones más auditadas de la historia, y es aterrador lo cerca que estuvo Trump con la ayuda de una amplia lectura de una ley turbia por parte de sus payasos abogados.

Incluso después de contener el asalto violento a nuestra democracia, el no violento continuó cuando el Congreso volvió a reunirse. Tres horas después de que los miembros corrieran por sus vidas, 147 republicanos de la Cámara de Representantes condujeron un camión Mack a través de la laguna del ECA para detener los procedimientos, como querían Trump y quienes los atacaron. Ni siquiera una invasión armada del Capitolio pudo despertar al GOP de su estupor por Trump. Los terroristas casi ganan.

“Cuando el fascismo llegue a América, lo hará envuelto en la bandera y llevando una cruz”, escribió célebremente Sinclair Lewis en su novela distópica de 1935 No puede ocurrir aquí. Describía a los insurrectos escondiéndose detrás de la Vieja Gloria, pero ni siquiera él se los imaginaba esgrimiéndola como un arma literal.

A pesar de que un golpe de estado fallido es una práctica para el próximo, el mismo resquicio que Trump intentó explotar sigue abierto de par en par. Salvo en el caso de los impuestos y los jueces, McConnell no tiene ningún escrito para Trump. La Tortuga no soporta estar cerca del Donald, y el Donald no puede dejar de insultar a la Tortuga.

Para compensar las muchas oportunidades que McConnell ha perdido para aflojar el control de Trump, ahora tiene una oportunidad. Como Mike Pence, debería intentar recolocar su columna vertebral, y arreglar lo que puede ser por ahora. Podría cerrar el resquicio por el que Trump trató de escabullirse y evitar que Trump o cualquiera de los aspirantes a Trump que están esperando en las alas de otro 6 de enero.

About Post Author