inoticia

Noticias De Actualidad
El republicano de Florida que perdió las elecciones especiales por 59 puntos se niega a reconocerlo y presenta una demanda

Un republicano de Florida tomó una página del libro de jugadas del ex Donald Trump esta semana, negándose a conceder una elección especial del Congreso que perdió por más de 59 puntos en uno de los distritos más demócratas del estado.

Sheila Cherfilus-McCormick, una ejecutiva del sector de la salud que apoya políticas progresistas como Medicare para todos, el Green New Deal y una renta básica universal de 1.000 dólares al mes, derrotó a principios de esta semana al republicano Jason Mariner para suceder al fallecido representante Alcee Hastings, un demócrata que sirvió más de 14 mandatos en el Congreso antes de su muerte el pasado abril.

Mariner, sin embargo, se negó a reconocer su derrota a pesar de haber perdido la carrera por un margen abrumador, aproximadamente 79% a 20%.

“Ahora llamaron a la carrera – no gané, por lo que dicen, pero eso no significa que perdieron tampoco, no significa que perdimos”, dijo Mariner después de la carrera fue llamado, según CBS Miami.

Mariner presentó una demanda antes de que se cerraran las urnas, alegando problemas con las papeletas en los condados de Palm Beach y Broward.

“Y también saldrán algunas cosas que hemos descubierto recientemente”, dijo Mariner, sin especificar qué tipo de “cosas” podrían afectar el resultado de una carrera que perdió por casi 33.000 votos (de los 54.000 emitidos).

Cherfilus-McCormick, que se enfrentó a una demanda fallida de su enemigo demócrata en las primarias, Dave Holness, tras derrotarle por apenas cinco votos, se encogió de hombros ante la negativa de Mariner a aceptar su derrota.

“Bueno, no sería la primera vez que me enfrento a un oponente que se niega a conceder, así que no es nuestra primera vez, y al final del día nada puede detener el movimiento”, dijo a CBS Miami.

Los supervisores de las oficinas electorales de Broward y Palm Beach dijeron al medio que se necesitan 14 días para certificar los resultados, tras lo cual Mariner tiene 10 días para impugnarlos.

Los candidatos no tienen legalmente que reconocer su derrota, como lo demuestra la negativa de Trump a aceptar su pérdida durante más de un año. Pero la campaña de mentiras electorales de Trump ha envalentonado a los candidatos republicanos para que sigan su ejemplo y aviven sin fundamento las dudas sobre los resultados electorales, incluso cuando se les da la espalda.

Tras las elecciones de 2020, la candidata al Congreso de Maryland apoyada por Trump, Kim Klacik, afirmó que su elección fue “robada” y alegó que el gobernador republicano Larry Hogan ayudó a su oponente después de que ella perdiera por más de 40 puntos en una carrera para suceder al fallecido representante Elijah Cummings en un distrito de Baltimore abrumadoramente demócrata.

Del mismo modo, Loren Culp, el candidato republicano a la gobernación del estado de Washington, se negó a reconocer su derrota ante el gobernador demócrata Jay Inslee a pesar de haber perdido por más de 545.000 votos. Culp presentó una demanda infundada alegando fraude que fue rechazada de plano por la secretaria de Estado republicana Kim Wyman. Culp acabó retirando la demanda el pasado mes de enero después de que el fiscal general del estado, Bob Ferguson, le amenazara con sanciones por la frívola impugnación.

Un número creciente de republicanos aliados de Trump se han apresurado a abrazar el negacionismo electoral. Adam Laxalt, candidato republicano al Senado de EE.UU. en Nevada, ha amenazado con presentar demandas para “tratar de endurecer las elecciones” 14 meses antes de que se emitan los votos. El candidato fallido a la destitución de California, Larry Elder, lanzó un sitio web alegando fraude electoral días antes de que se contaran los votos.

Los demócratas y sus partidarios se han alarmado cada vez más por la negativa del Partido Republicano a aceptar la voluntad de los votantes, ya que los legisladores republicanos siguen citando las dudas sobre la “integridad electoral” -dudas que ellos mismos han alimentado- como justificación para imponer nuevas restricciones draconianas al voto en todo el país. Los demócratas, sin embargo, han sido incapaces de aprobar una nueva legislación nacional sobre el derecho al voto, en gran parte porque el senador Joe Manchin, demócrata de Wisconsin, no ha podido aprobarla. Joe Manchin, demócrata de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, demócrata de Arizona, siguen defendiendo a gritos el filibusterismo.

“Una vez que la verdad se desvanece”, el profesor de derecho de Harvard Laurence Tribe advirtió después de la demanda de Mariner, “todas las apuestas están apagadas”.

About Post Author