inoticia

Noticias De Actualidad
El IRA esperaba que el túnel de escape de la prisión mantuviera a los reclusos alejados de las drogas

DUBLÍN-Los presos del IRA en la tristemente célebre prisión de Maze, en Irlanda del Norte, fueron alentados por sus líderes a construir un túnel de escape de la cárcel en 1997, pero los comandantes planearon secretamente sabotear cualquier intento de fuga, y sólo respaldaron el proyecto para elevar la moral y mantener a los reclusos alejados de las drogas.

Los dirigentes del Ejército Republicano Irlandés planearon frustrar cualquier intento de utilizar el túnel porque temían que la fuga de los hombres de la línea dura del IRA pudiera alterar el delicado equilibrio del proceso de paz, según afirman los documentos recientemente publicados.

El Irish Times dice que los dirigentes del IRA en la prisión apoyaban el proceso de paz que culminó en el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, y temían que un túnel facilitara la fuga de los presos que se oponían a él. Sin embargo, vieron el valor del intento “como una forma de terapia ocupacional para mantener a los presos ocupados y alejados de las drogas”.

La extraña revelación está contenida en una serie de papeles y documentos que datan de 1991 a 1998 y que acaban de ser publicados por el servicio de Archivos Nacionales de Irlanda. Aunque los documentos se han dado a conocer a los medios de comunicación y se pueden ver copias impresas en Dublín, todavía no están disponibles en línea.

Cuando los carceleros descubrieron el túnel parcialmente terminado en 1997, Breidge Gadd, miembro de la Junta de Libertad Condicional de Irlanda del Norte, dijo a Seán Ó hUiginn, jefe de la Secretaría Anglo-Irlandesa en Belfast, que si el túnel se hubiera completado, los dirigentes del IRA en la cárcel no tenían “ninguna intención” de permitir su uso, el Irish Times informa.

Ó hUiginn dijo en un memorando interno que Gadd le dijo que la dirección republicana de la prisión siempre tuvo la intención de intervenir “para detener el intento de fuga poco antes de que el túnel estuviera terminado.”

El Irish Independent dice que Ó hUiginn escribió que Gadd había criticado la “complacencia de la reacción del gobierno británico ante el reciente intento de fuga, argumentando que este asunto habría precipitado un gran furor político y dimisiones ministeriales en cualquier otra jurisdicción.”

“Al mismo tiempo, la señora Gadd cree, por sus recientes contactos con los reclusos, que las obras de este túnel no constituyeron un intento serio de fuga”, señala el periódico.

“Su entendimiento es que la obra fue aprobada por la dirección republicana del Laberinto, pero que ésta, por diversas razones, no tenía intención de permitir que se completara”, escribió Ó hUiginn.

“El proyecto habría tenido valor como una forma de terapia ocupacional para mantener a los presos ocupados y alejados de las drogas”, dijo al parecer Gadd.

El memorándum señalaba que la estructura de mando republicana habría sido consciente de que, si la fuga hubiera tenido éxito, los prisioneros en cuestión habrían sido, con toda probabilidad, detenidos de nuevo poco después y se habrían encontrado de nuevo en la cárcel pagando una dura pena, todo ello en un momento en el que, posiblemente, un nuevo alto el fuego podría dejar salir a muchos de sus compañeros.

“Además, el mando republicano, que apoya [Sinn Féin leader Gerry] Adams y el ala política del movimiento, estaban preocupados por la participación en la tentativa de fuga de un número de prisioneros republicanos de línea dura que desean ver un retorno a gran escala de la violencia del IRA y de los que se podía esperar que provocaran problemas si conseguían escapar”, escribió Ó hUiginn.

Añadió que los líderes republicanos en la prisión “también habrían sido conscientes, por supuesto, del valor propagandístico de incluso un intento de fuga fallido.”

“Si avisaron a las autoridades penitenciarias o simplemente permitieron que algún detalle llamara la atención de éstas no tiene importancia. De un modo u otro, iban a abortar la operación”.

El Laberinto Penitenciario de Su Majestad, que albergaba exclusivamente a detenidos paramilitares, estaba considerado como una de las prisiones más seguras del mundo, con guardias armados en torres de vigilancia, una valla perimetral de 4,5 metros y “esclusas H” individuales rodeadas de muros de hormigón de 4,5 metros.

En septiembre de 1983 fue el lugar de la mayor fuga masiva de la historia británica, cuando 35 presos se escaparon en la llamada “Gran Fuga”.

About Post Author