inoticia

Noticias De Actualidad
El candidato a la Secretaría de Estado de AZ se encoge de hombros durante el debate del 6 de enero

A lo largo de 30 minutos televisados el jueves por la noche, el legislador de extrema derecha Mark Finchem demostró claramente por qué es el preferido de Donald Trump para dirigir las elecciones de Arizona.

En su primer debate con el candidato demócrata a la secretaría de Estado, Adrian Fontes, Finchem se mantuvo firme en sus falsas afirmaciones de que las elecciones de 2020 en Arizona estuvieron plagadas de fraude generalizado, defendió su presencia en el Capitolio durante los disturbios del 6 de enero y se negó a decir si buscaría dificultar el voto en Arizona.

El debate apenas había comenzado antes de que Finchem empezara a evocar afirmaciones desmentidas sobre máquinas de votación de Dominion defectuosas y papeletas supuestamente dudosas metidas en buzones. Cuando se le pidió que respaldara sus argumentos, Finchem señaló las supuestas pruebas incluidas en la película conspirativa de Dinesh D’Souza “2.000 mulas”, que se ha convertido en un texto sagrado para la derecha MAGA, aunque pocos republicanos elegidos han decidido acercarse a las descabelladas afirmaciones de la película.

Cuando Fontes argumentó que el objetivo de Finchem era anular unas elecciones, el republicano negó enérgicamente la sugerencia.

“No estoy hablando de anular unas elecciones”, dijo. “Estoy hablando de declarar la elección de un condado irremediablemente comprometida”. Por supuesto, la contienda entre Trump y Joe Biden en Arizona fue reñida. Haber hecho esa declaración como el funcionario electoral de mayor rango del estado habría puesto en duda los votos electorales de todo el estado, y potencialmente habría puesto en el aire la elección presidencial nacional.

En varios momentos del debate, Fontes hizo referencia a la presencia de Finchem en el Capitolio de Washington durante los disturbios del 6 de enero. Anteriormente, Finchem ha restado importancia a su actividad en ese día, diciendo que sólo voló a Washington para presentar pruebas a los miembros del Congreso del Partido Republicano. Sin embargo, las imágenes de la multitud fuera del Capitolio ese día mostraban a Finchem muy cerca del edificio del Capitolio después de que éste hubiera sido violado por los alborotadores.

Cuando se le preguntó directamente si los votantes de Arizona aprobarían que su principal funcionario electoral estuviera presente en un intento de descarrilar unas elecciones presidenciales, Finchem se limitó a decir que “estar en un lugar cuando algo está sucediendo no es ilegal.”

También dijo que había sido entrevistado tanto por el Departamento de Justicia como por el comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga el 6 de enero, como testigo.

El moderador del debate trató de precisar la posición de Finchem respecto al voto por correo, un foco de consternación del GOP en 2020 aunque se ha utilizado ampliamente en muchos estados, como Arizona, durante años.

Finchem ha expresado previamente su oposición al voto por correo, pero se mostró reacio a hacerlo en el escenario del debate el jueves por la noche. Al preguntársele repetidamente si intentaría restringir la práctica, Finchem se limitó a decir que su trabajo era aplicar los planes de la legislatura y que sus propias opiniones eran irrelevantes.

“Lo que yo quiera no importa”, insistió Finchem, antes de admitir finalmente: “No me interesa el voto por correo”.

Aunque las carreras como la de secretario de estado suelen ser concursos que pasan desapercibidos, el encumbramiento de Finchem -y de candidatos afines en otros estados- ha alarmado a muchos en ambos partidos, a quienes les preocupa que puedan utilizar su poder no sólo para hacer retroceder el acceso al voto, sino para negarse a aceptar el resultado de las elecciones de 2024 y posteriores.

Pero en pocos estados el contraste entre los aspirantes a secretario de estado es tan marcado como en Arizona.

Fontes, ex registrador del condado de Maricopa, vinculó con entusiasmo a Finchem con las teorías conspirativas de 2020 y la violencia del 6 de enero, calificando ese registro como “un aspecto desquiciado y violento de Mark Finchem del que prefiere no hablar.”

Evidentemente, Finchem no estaba contento con la forma en que el debate se centró en sus descabelladas afirmaciones y su controvertido historial. Después, tuiteó“NI UNA SOLA PREGUNTA QUE CUESTIONE A ADRIÁN FONTES POR SU CUESTIONABLE ACTUACIÓN COMO FUNCIONARIO ELECTORAL”.

About Post Author