inoticia

Noticias De Actualidad
Dentro del equipo de reporteros que sacudió a Gran Bretaña y al mundo

TLos Beatles, que todavía no eran los Fab Four, lanzaron su segundo sencillo, “Please Please Me”, en enero de 1963. Ese disco fue un precursor de la invasión británica de la cultura musical estadounidense. También fue parte de una ola de cambio cultural radical en Gran Bretaña que envolvió al teatro, el cine, la literatura y la televisión.

Fue como si se hubiera roto una presa. Una nueva generación arrasó con un viejo orden que se había resistido a la innovación desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Curiosamente, el periodismo llegó tarde a la fiesta. La mayoría de los periódicos nacionales eran propiedad de señores geriátricos que todavía estaban ciegos al cambio, en particular a la amenaza que representaban las noticias de televisión.

Hubo una excepción a esta complacencia, y no podría haber sido encarnada en una figura más inverosímil. Exteriormente, Denis Hamilton, el editor en jefe de la tiempo de domingo, se parecía a su biografía, un hombre con un distinguido historial de guerra como teniente coronel en el ejército y aún, como civil, vestía correctamente al estilo de la clase de oficiales rígidos de labios superiores.

De hecho, Hamilton había salido de una familia de clase trabajadora y había conseguido un trabajo antes de la guerra como reportero en un diario provincial. Para él, y para otros, la guerra fue un gran cambio de fortuna meritocrático, liberando en él un talento para el liderazgo de los hombres en la batalla y para detectar dones similares en otros provenientes de una amplia franja de antecedentes. Hamilton también poseía, en el término de Hemingway, un detector de mentiras finamente ajustado.

A menudo era difícil de leer. Esta fachada había desconcertado al barón del periódico canadiense Roy Thomson, cuando compró el tiempo de domingo en 1959 y heredó Hamilton con el papel. “Es un tipo que no se muestra a sí mismo”, dijo Thomson. Pero, a medida que Thomson invirtió dinero en la construcción y promoción del periódico, Hamilton floreció, lanzando dos innovaciones de América del Norte, una segunda sección del periódico para artes y reportajes, y una revista dominical. En 1963, Hamilton estaba listo para otro gran paso, esta vez de cosecha propia.

Casi hasta el día en que ese sencillo de los Beatles comenzó a aparecer en las listas de éxitos, llegué a la tiempo de domingo con dos colegas de una revista de noticias semanal, Tema, que se había quedado sin dinero 10 semanas después de que me convertí en su editor. Habíamos estado desarrollando reportajes de investigación de formato largo sobre eventos importantes (uno fue la Crisis de los Misiles Cubanos que cubrí desde Nueva York). Cuando la revista cerró, Hamilton me llamó y me dijo, simplemente: “Me gusta lo que has estado haciendo. Ven aquí, hazlo por nosotros y trae a tus dos mejores personas contigo “. En unas pocas semanas, esa llamada condujo a la creación del equipo de investigación de Insight.

Cómo se desarrolló todo esto se cuenta en un nuevo libro, The Sunday Times investiga, informa que hizo historia. El libro reimprime 12 de las principales investigaciones de Insight, publicadas durante casi 60 años. Considerada durante ese período de tiempo, la historia de Insight se convierte en un comentario aleccionador sobre cómo el conflicto entre el periodismo y los poderes compensatorios, políticos, comerciales y legales, es siempre una prueba de cuán sólida es realmente una democracia. Muestra la frecuencia con la que en Gran Bretaña, como en Estados Unidos, los intereses de los poderosos prevalecen sobre los de los impotentes.

Hasta que apareció Insight, ningún periódico británico de gran formato había practicado el periodismo de investigación. Muckraking se había limitado a los periódicos sensacionalistas, y limitado a objetivos suaves, como los encargados de burdeles y divorcios escandalosos de la sociedad. Hamilton lo vio como otro paso para dar la tiempo de domingo una ventaja periodística. Al final resultó que, la autoridad del periódico abrió puertas que de otro modo se habrían cerrado de golpe y nos dio una serie de fuentes altamente ubicadas. Todo esto surgió cuando cubrimos nuestra primera gran investigación, sobre uno de los mayores escándalos de la época, el Asunto Profumo.

Tres armas de intimidación crean un campo minado en el camino de los reporteros británicos: la Ley de Secretos Oficiales; las leyes de difamación particularmente onerosas y fáciles de invocar; y la trampa legal peligrosamente amplia, el desacato al tribunal. Los propietarios de periódicos tradicionalmente se mostraban recelosos de las historias que se arriesgaban a invocar alguna de ellas. Pero eran los editores y periodistas los que corrían mayor peligro. Solo unos meses antes de que llegáramos al tiempo de domingo, dos reporteros de Fleet Street fueron encarcelados por desacato al tribunal cuando se negaron a revelar las fuentes de las historias que escribieron sobre un escándalo de espías que involucró la violación más grave de los secretos de la Royal Navy por parte de un topo ruso desde el final de la guerra.

Cada una de las investigaciones de Insight en el libro ilustra cómo un conjunto particular de intereses quiere encubrir algo y, en algunos casos, prevalece, al menos por un tiempo.

Los fundamentos del asunto Profumo eran que John Profumo, el secretario de Estado de Guerra (equivalente al secretario de Defensa) se acostaba con una corista, Christine Keeler, que, al mismo tiempo, se acostaba con un oficial de inteligencia ruso, Eugene Ivanov.

Ese triángulo, aunque imprudente para Profumo, es demasiado simple para explicar los efectos reales del escándalo. Introdujo un grupo de intereses que querían cerrar la historia: el propio Profumo, quien asumió que estaba protegido por las leyes de difamación; un primer ministro y un gobierno que habían sido lamentablemente negligentes; los servicios de seguridad, que estaban igualmente avergonzados; policías encubiertos que obligaron a los testigos a retratar a Keeler como una prostituta ya su mentor y padre sustituto, un osteópata llamado Stephen Ward, como un proxeneta; un sistema de justicia desplegado para encontrar un chivo expiatorio, Ward, para desviar la atención de una casta gobernante decadente; la familia real debido a la amistad del príncipe Felipe con Ward; y una estafa criminal de larga data y sin vigilancia que explotaba a los inmigrantes.

Decir que esto fue una educación para Insight en la navegación de campos minados es decirlo con suavidad. La calumnia, el primer impedimento, fue removida cuando Profumo, después de meses de mentiras, se vio obligado a confesar y renunciar. Durante ese tiempo, Insight había elaborado un expediente que profundizaba en el trasfondo político. Con la renuncia, publicamos la primera reconstrucción narrativa completa de Insight titulada “Las tres etapas del asunto”, con mucho, el artículo más largo que se haya publicado en las páginas de noticias del tiempo de domingo.

Sin embargo, esto fue solo la obertura de la ópera. En posteriores informes, descubrimos un método muy útil para interrogar nuestro propio trabajo, que luego se convertiría en una práctica estándar: quién sabía qué y cuándo lo supieron? Esto estableció uno de los hechos políticamente más dañinos, que se necesitaron 123 días para que un informe de los servicios de seguridad sobre Profumo e Ivanov llegara al escritorio del primer ministro Harold Macmillan. El efecto acumulativo de nuestros informes jugó un papel importante en la decisión de Macmillan de renunciar a finales de año. (Denis Hamilton fue amigo personal de Macmillan desde hace mucho tiempo, pero nunca trató de influir en nuestros informes).

Todavía había cosas que no imprimimos, o ni siquiera sospechábamos. Los servicios de seguridad nos advirtieron que no persiguiéramos al príncipe Felipe. No persistimos porque juzgamos que probablemente era inocente y, en cualquier caso, era marginal en la historia política más amplia. Lo que no sabíamos era que los fantasmas tenían algo mucho más grande en sus mentes, una podredumbre mucho más peligrosa en el corazón de sus operaciones (ver más abajo). El peor resultado del asunto fue una conspiración que nunca concretamos en ese momento. La policía y el poder judicial enmarcaron con tanto éxito a Stephen Ward, bajo el falso cargo de proxenetismo, que se suicidó antes de que pudiera ser sentenciado. Y al menos otro ministro del gabinete que había compartido a Keeler con Profumo escapó sin ser detectado. Sin embargo, tuvimos un éxito duradero al sacar a la luz el escándalo criminal, ayudado en gran medida por el hecho de que su instigador, un magnate de la propiedad llamado Peter Rachman, estaba muerto y, por lo tanto, no podía demandar por difamación. Esta parte de la historia fue el primer informe de Insight que condujo a una reforma legislativa, además de darle al alboroto su nombre, rajmanismo.

Perdida en la histeria parlamentaria de la debacle de Profumo estaba una breve declaración del gobierno de que un oficial del servicio exterior, desaparecido de su puesto en Beirut desde principios de año, había desertado a Moscú. Su nombre era Kim Philby. No fue hasta 1967 que Insight recibió instrucciones de examinar más de cerca a Philby, y cuando lo hicieron, descubrieron el acto de traición más sostenido y catastrófico en la historia del MI6, la agencia que se suponía que debía detectar y eliminar a los agentes soviéticos en Occidente. Philby en realidad había estado a cargo de la sección del MI6 que perseguía a los agentes, mientras que él mismo era el topo más alto de Moscú. Cómo Insight expuso a Philby es una de las narrativas más apasionantes del nuevo libro. También es una acusación devastadora de la cultura de autoprotección que permitió tal fracaso y luego recurrió a medidas extremas para tratar de detener las revelaciones de Insight.

El editor que inició la investigación de Philby fue Harry Evans, quien se hizo cargo de la tiempo de domingo ese año. (Dejé el periódico en 1966 para trabajar con David Frost en sus primeras entrevistas televisivas en horario estelar). Evans ya tenía un historial de liderazgo en investigaciones en el Eco del norte, un diario provincial que editó. Ahora, dados los recursos para convertir Insight en un equipo más grande, vio la historia de Philby como una forma de entrar en lo que describió como “un mundo cerrado cuyo valor comercial es el engaño”.

Esto significó que, tan pronto como el MI6 se enteró del equipo de reporteros que entrevistaba a cualquiera que supiera algo sobre Philby, Evans fue convocado por un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores que era el hombre clave del MI6. “Harás más daño con los estadounidenses si escribes sobre Philby”, advirtió. Esa era la línea oficial: que el caso Profumo ya había cabreado al FBI y a la CIA con sus laxos de la red de viejos y más de lo mismo haría un daño duradero. Además, insistieron, ¿por qué molestarse con Philby? Era un jugador menor aburrido. Pero el equipo de Insight ya había vinculado a Philby con un círculo de espías reclutados en la Universidad de Cambridge en la década de 1930. Philby fue, con mucho, el más letal de ellos: desde el principio de la guerra se unió al servicio de seguridad y comenzó a alimentar a Moscú con inteligencia de alta calidad, y, cuando llegó la Guerra Fría, su información había provocado la muerte de cientos de occidentales. agentes.

Detrás del esfuerzo oficial para cerrar la investigación estaba la amenaza de la Ley de Secretos Oficiales. Ahora había un gobierno laborista en el poder. Aunque tenían poca simpatía por los toffs dilatorios que ahora estaban metidos en la mierda, estaban ansiosos por no mirar con blandura a Rusia, una sospecha muy extendida en Washington. Faltaba un paso para invocar la Ley y la tomaron. Evans recibió una carta de un organismo llamado Comité de Avisos D. No tenía fuerza legal. Era parte de un acuerdo mutuo entre los medios de comunicación y el gobierno para alertar a los editores sobre historias que podrían poner en peligro inadvertidamente la seguridad nacional. La carta advirtió: “Se le solicita que no publique nada sobre identidades, paraderos y tareas de personas de cualquier estatus o rango que sean o hayan sido empleados por cualquiera de los servicios [MI5 or MI6]. “

Con el respaldo de Denis Hamilton, Evans ignoró la carta. (Toda la historia había presentado el tipo de mediocridades excesivamente promocionadas que Hamilton había encontrado en el ejército en tiempos de guerra y que despreciaba). La investigación de Philby se publicó en tres números durante octubre de 1967. Fue un tour de force en el periodismo narrativo, implacable en exponer lo que había estado hasta entonces enterrado en ese “mundo cerrado”.

La parte final del reportaje comienza con un lede elaborado en un estilo que Insight hizo suyo, conocido como el “retraso en la caída” en el que se establece una atmósfera con un toque de siniestro: “A las 9:30 a. M. En su último día en Inglaterra El 25 de mayo de 1951, Donald Maclean caminaba con decoro desde la estación Charing Cross hasta su habitación en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Guy Burgess, que nunca había sido un devoto de la madrugada, acababa de levantarse de la cama en su piso de New Bond Street junto a Asprey’s. El estaba leyendo Los tiempos y bebiendo té preparado por su amigo Jack Hewit. Todo fue relajado y sin prisas “.

La referencia del “último día” presagia que Burgess y Maclean, otros dos topos soviéticos, están a punto de desertar a Moscú. Al final, el gobierno no tomó ninguna medida para utilizar la Ley de Secretos Oficiales para cerrar la publicación, aunque aparentemente hubo un núcleo duro en los servicios de seguridad que presionó por ello. Fue un hito para Insight y un logro fundamental para Evans como editor.

Sieteaños después, John Le Carré publicó Tinker, sastre, soldado, espía, la base de su canon de thrillers literarios que gira en torno a un lunar similar a Philby. Pero lo que Le Carré dejó fuera, y lo que hace que leer el relato de Insight de nuevo sea mucho más escalofriante que la ficción, es la imagen que ofrece de la generalizada decadencia institucional de los servicios de seguridad británicos —la arrogante incompetencia— que, de no ser por este informe, podría nunca han sido admitidos.

El próximo enfrentamiento de Evans con un gobierno tuvo un resultado muy diferente. Causó un cisma en el equipo y fue un ejemplo doloroso de cómo la niebla de la guerra puede atrapar a un editor en lealtades conflictivas, y dejó algunas cicatrices duraderas entre los reporteros.

Uno de esos reporteros había mostrado un extraordinario oficio en la historia de Philby. Murray Sayle, como varias de las estrellas de Insight, comenzó en la sala de redacción del periódico como un contrato de un día para el turno del sábado. Era un joven australiano enjuto con una experiencia en Rolling Stone, que incluía un período de cobertura de la guerra de Vietnam. Evans lo había enviado a Moscú para localizar a Philby. Sabiendo que Philby era un fanático del cricket adicto, Sayle pensó que para seguir el juego, Philby dependería de los informes de Los tiempos y que los expatriados británicos enviaban el documento por correo a la oficina central de correos de Moscú. Sayle vigiló la oficina de correos durante varios días y, una mañana, reconoció que Philby se iba con el periódico bajo el brazo. Utilizando un encanto bien practicado, persuadió a Philby para que le concediera una entrevista (de hecho, varias entrevistas) consiguiendo una gran primicia para Insight.

El domingo 30 de enero de 1972, el infame Domingo Sangriento en el que 13 civiles católicos que participaban en una protesta contra el dominio británico en Irlanda del Norte fueron asesinados a tiros en Londonderry, el experto residente del periódico en Irlanda resultó ser imposible de contactar en África. En cambio, Sayle fue asignado para encabezar la cobertura de Insight. El domingo por la noche estaba en Londonderry, acompañado por el corresponsal del periódico en Belfast, Derek Humphry.

Disponían de cinco días para reconstruir los hechos del próximo número del periódico. Mientras decenas de reporteros y fotógrafos de todo el mundo llegaban a Londonderry, Sayle hizo de su enfoque el núcleo forense de la historia: establecer exactamente quiénes eran las víctimas y cómo murieron. Utilizando su experiencia en Vietnam, arregló los lugares de la calle donde cayeron, estableció dónde se colocaron los tiradores del ejército británico y trazó la trayectoria de su fuego. Estaba claro que los civiles estaban desarmados y eran víctimas inocentes y no, como afirmaba el Ejército, vinculados al Ejército Republicano Irlandés.

Sayle dibujó un mapa para respaldar sus informes y, el viernes, se sentó con Humphry y combinó su trabajo en una narrativa que luego envió a Londres.

A última hora de la noche se les dijo que la historia no se publicaría. Dos editores de Insight habían decidido que había “contradicciones internas” en los informes y se necesitaba más tiempo para interrogar los detalles.

Sayle permaneció en Irlanda del Norte y Humphry regresó a Londres, esperando resolver los problemas y publicar su historia el domingo siguiente.

Pero luego todos los informes fueron detenidos por dictado del gobierno. Anunciaron que un tribunal de investigación dirigido por el presidente del Tribunal Supremo John Widgery investigaría e informaría. Este dispositivo, un tribunal oficial, creado en 1921, era una forma muy eficaz de amordazar a todos los medios: publicar cualquier cosa hasta que el tribunal informara que traería un cargo de desacato al tribunal.

Humphry sintió que se había perdido un momento en el que sus informes y los de Sayle podrían haberse adelantado a un encubrimiento oficial. Ahora con 91 años y viviendo en Oregon, me dijo recientemente: “Harry me pidió que volviera a Derry con el equipo de Insight, pero me negué. Le dije que estaba tan molesto porque los soldados británicos disparaban a ciudadanos británicos, algunos en el culo con una segunda bala, que no me uniría al equipo “. (Más tarde, Humphry ganó el premio en memoria de Martin Luther King por Porque son negros, un libro pionero sobre la experiencia negra en Gran Bretaña).

En el interregno, Sayle envió un largo memorando a Evans explicándole su método. Había estudiado más de 200 relatos de testigos presenciales. Concluyó que la operación militar no había cumplido con ninguna de las reglas establecidas para un enfrentamiento con armas mortales y, por lo tanto, era ilegal. En el evento, ni los informes de Sayle ni su mapa fueron publicados.

Cuando Sayle intentó recuperar su copia original en la oficina, había desaparecido de los archivos de Insight. Nadie supo explicar por qué. En 1998, cuando Sayle tenía su base en Tokio, su máquina de fax se puso en marcha de repente y apareció una versión textual, aunque no como la había escrito. Se había encontrado entre los registros del Consejo Nacional de Libertades Civiles. Sayle no pudo descubrir cómo llegó allí.

Este episodio traumático no aparece en el nuevo libro. Todo lo que imprime es la cuenta de Insight publicada el 23 de abril de 1972, después de que el gobierno publicara el informe del tribunal, ampliamente considerado como un encubrimiento. Insight entrevistó de forma independiente a 250 testigos, incluidos miembros del IRA. El informe analiza el relato oficial, pero lo más cercano a desafiarlo fue decir que Widgery había cometido una omisión en su veredicto “lo que hace perder la confianza en la firmeza de la conclusión de Widgery de que los soldados fueron disparados primero”.

Sayle dijo más tarde: “El artículo que escribí se apartó de la línea oficial. Harry no apoyó nuestra conclusión de que el IRA no había disparado ni un solo tiro contra los paracaidistas fuertemente armados “. Sayle continuó trabajando para el periódico, pero ya no con Insight. En 1998, como parte del esfuerzo por poner fin a la violencia en Irlanda del Norte, el primer ministro Tony Blair estableció un nuevo tribunal para investigar los tiroteos. Sayle y Humphry fueron llamados como testigos. Los hallazgos, publicados en 2010, reivindicaron sus informes y el mapa de Sayle que coreografió con precisión la masacre. El gobierno británico hizo una disculpa sin precedentes a las familias de las víctimas.

Aquí hay una lección oportuna sobre el valor del periodismo y lo que puede capturar en los momentos reales en vivo de un evento que de otra manera sería irrecuperable. La insurrección del 6 de enero ha demostrado que la reescritura de la historia comienza muy temprano. En el Capitolio había, afortunadamente, un registro visual obstinado e irrefutable de verdades por segundo. Sayle y Humphry capturaron con precisión detalles similares del momento antes de que pudieran contaminarse. El ejército se movió rápidamente para cambiar la narrativa para cubrir su papel. El trabajo de dos reporteros había captado y preservado la verdad, pero fue ignorado.

Sin duda, la presión sobre todos los periódicos británicos para que siguieran la línea oficial había sido implacable, y muchos estaban dispuestos a hacerlo. Había una gran renuencia a aceptar que el ejército hubiera llevado a cabo un acto tan salvaje. Muchos años más tarde, Evans le dijo a Sayle que no había leído su informe cuando se tomó la decisión de eliminarlo; se remitió a los editores de Insight. No aceptó la creencia de Sayle de que la publicación “podría haber ahorrado mucho derramamiento de sangre posterior”. Sin embargo, no hay duda de que esta no fue la hora más gloriosa de Insight, o que Evans, lo admitiera o no, era más consciente que nunca de que, en sus propias palabras, “las noticias son a menudo algo que alguien en algún lugar no quiere usted para imprimir “.

La mayor prueba de esa creencia resultaría ser, para Evans y para Insight, una historia que llamó su atención mientras todavía estaba editando el Eco del norte, cuando se enteró de la existencia de cientos de niños nacidos en Gran Bretaña que habían nacido con extremidades escorzadas o sin extremidades. Todas sus madres habían tomado el medicamento talidomida para tratar las náuseas matutinas y otras tensiones del embarazo. En 1967, después de descubrir que ninguna de las familias había recibido ninguna compensación, Evans inició una investigación de Insight sobre los orígenes de la droga. Para entonces estaba claro que hasta 20.000 bebés, en todo el mundo, habían nacido deformados como resultado de los efectos de la droga.

Inmediatamente, la noticia de la investigación involucró a los abogados de los comercializadores británicos de la droga, Distillers Biochemicals, y a sus creadores alemanes, Chemie Grunenthal. Fueron instigados por un ministro de salud del gobierno conservador, Enoch Powell, quien no mostró ninguna simpatía por las víctimas.

La contienda resultante entre ellos y el periódico duró años. La primera investigación de Insight, publicada en mayo de 1968, rastreó la evolución de la droga hasta un químico que durante la Segunda Guerra Mundial había utilizado prisioneros en el campo de concentración de Buchenwald como conejillos de indias para probar un suero. (Evans luego nombró a la talidomida como “el último crimen de guerra nazi”). La investigación final apareció en junio de 1976, después de meses de ser reprimida por los tribunales británicos utilizando la amenaza de desacato al tribunal.

Para poner fin a este estancamiento, Evans apeló al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Por una votación de 13 a 11, dictaminaron que al desplegar la mordaza generalizada de desacato a los tribunales, los abogados británicos habían violado el estándar europeo de libertad de expresión. Más allá de los detalles reales del caso, lo que se destaca en retrospectiva es lo solitaria que fue esta cruzada para Evans y el equipo de Insight. El resto de los medios británicos, incluida la BBC, fueron engañados por las críticas de la compañía farmacéutica y intimidados por las amenazas de acciones legales. Un editor, al que Harry le preguntó por qué su periódico no estaba igualmente afectado por el escándalo, bromeó: “Estamos ahorrando espacio para cubrir su juicio”.

A medida que la investigación se prolongó durante años, el equipo creció a un total de 17. Y el trabajo trajo un cambio significativo a la cultura Insight, al presentar a dos mujeres destacadas. Hasta entonces, Insight siempre había estado dominado por hombres. Combinaron tres tipos reconocibles: un núcleo permanente de editores-escritores, incluidos algunos eruditos notables; periodistas itinerantes con experiencia en el mundo, como Sayle; adiciones ad hoc con conocimientos especializados cuando sea necesario.

Elaine Potter y Marjorie Wallace no encajaron en ninguno de estos espacios, pero cada uno se volvió indispensable en el mayor logro de la investigación, obtener una compensación económica adecuada para las familias británicas. (En Alemania, donde cinco veces más familias se vieron afectadas, en 1969 se estableció una pequeña compensación, mucho antes de que se revelara la total culpabilidad de las empresas).

En Londres, los sucesivos defensores públicos designados para negociar por las familias habían sido superados en armas por una falange de abogados corporativos altamente remunerados. Elaine Potter, una graduada de Oxford con un doctorado, estaba trabajando como autónoma en el departamento de características cuando fue reclutada para Insight. No tenía experiencia en reportajes gumshoe, pero su intelecto atravesó el fuego cruzado legal con tanta eficacia que ayudó a guiar la teoría legal que finalmente logró que la empresa Distillers aceptara una responsabilidad de 28,4 millones de libras, una suma enorme en ese momento. Marjorie Wallace había comenzado en la década de 1960 como una investigadora inteligente en el programa David Frost, que es donde la conocí por primera vez. Ella llego en el tiempo de domingo sala de redacción cuando la historia de la talidomida comenzó a desencadenarse. Recientemente, me dijo que encontraba intimidante el aura de competitividad masculina intramuros de Insight, y que ella misma no se encogía de hombros. Tenía una empatía natural que se hizo evidente para las familias de los niños y, con paciencia, pudo persuadirlos de que la investigación de Insight terminaría consiguiendo el acuerdo que merecían.

Ambas mujeres pasaron a tener carreras trascendentales. Wallace escribió un libro, Sobre hombros de gigante, sobre una de las familias de la talidomida. Más tarde fundó una organización benéfica centrada en la salud mental, un tema en el que desde entonces se ha convertido en una activista influyente, y escribió un libro, Gemelos silenciosos, sobre dos niñas negras en Gales que, debido a presiones psicológicas, se comunicaban solo con ellas mismas. El libro inspiró dos películas, varias obras de teatro y dos óperas. Potter continuó en Insight, coautor de dos libros basados ​​en investigaciones en equipo, Sufrir a los niños, sobre la talidomida, y Desastre de destino, sobre las causas de un accidente aéreo. Posteriormente, fundó la Oficina de Periodismo de Investigación en Londres.

Con la investigación de la talidomida, Evans había cruzado la línea del periodismo de investigación a una cruzada, abogando abiertamente por la reparación de un daño por parte de personas que habían sido protegidas por los gobiernos y un sistema legal que ponía los intereses corporativos por encima de los intereses públicos. En sus memorias, Evans escribió: “La tan temida ley del desprecio iba a santificar una gran injusticia. Era urgente gritar que no debía permitirse que sucediera. Era yo emocional sobre las familias de la talidomida? Sí, lo fui, pero mi decisión de lanzar una campaña no fue un impulso repentino… el periódico tenía que estar listo para comprometer los recursos para un esfuerzo sostenido, y tenía que abrir sus columnas a contraargumentos y correcciones de hechos. Ninguna campaña debe finalizar hasta que haya tenido éxito o se haya demostrado que está equivocada “.

El coraje y el compromiso de Evans con el periodismo de Insight lo establecieron como uno de los editores más aclamados de Gran Bretaña. En 1981, cuando Rupert Murdoch se hizo cargo de la tiempo de domingo y el diario Los tiempos, trasladó a Evans al diario, pero su dirección terminó después de un año. El nuevo propietario no era un jefe de manos libres como la familia Thomson, y un editor de campaña se parecía demasiado a un rival en autoridad; Evans fue expulsado. Su caída se debió en parte al final de su larga y sostenida asociación con Denis Hamilton. Con la adquisición, Hamilton se convirtió en presidente de los dos periódicos, pero esto lo quitó del poder editorial. En sus memorias escribe que Murdoch era “un pobre recolector de hombres. No tenía juicio sobre lo que hace a un buen editor, solo chismes sobre quién es bueno o malo “. Hamilton dejó la empresa a finales de 1981 para concentrarse en un trabajo que ya tenía, presidente de la agencia de noticias Reuters. Un hombre al que instintivamente no le gustaba el centro de atención había engendrado una época dorada del periodismo en el tiempo de domingo, pero los días en los que casi una veintena de reporteros podían ser asignados a una investigación que duraba años habían terminado claramente.

No obstante, Insight ha sobrevivido. El tiempo de domingo y Los tiempos, como el Wall Street Journal, se han adaptado a la era digital y, por el momento, su periodismo parece estar a salvo del hedor de Fox News. El libro termina con una investigación de gran éxito realizada por el equipo actual de Insight, dirigido por Jonathan Calvert y George Arbuthnott: una acusación quirúrgica del manejo de la pandemia por parte del gobierno de Boris Johnson que, como los clásicos anteriores de Insight, se ha convertido en un libro de éxito de ventas. Fallos del Estado.

Casi 60 años después de que lancé Insight, Calvert me llamó para repasar la historia del origen, que abre el libro. Hablar entre generaciones fue muy fácil. Compartimos experiencias similares. También había una simetría extraña: en 1963, Insight comenzó con una historia, Profumo, que también atacó a un gobierno conservador. La diferencia ineludible era que, en ese entonces, cualquier primer ministro tan mentiroso e incompetente como Johnson habría sido defenestrado por su partido, no consentido. Otra diferencia es que, en lugar de una oficina de prensa de un solo hombre, 10 Downing Street ahora intenta limitar el daño a Johnson con una costosa máquina de girar. En respuesta a las revelaciones de Insight, publicó una publicación de blog de 2.000 palabras tan llena de errores y desinformación que simplemente agravó la imagen de un gobierno despistado.

Calvert me dijo que con Emma Tucker, la editora actual del periódico, el equipo tiene el mismo tipo de independencia y tiempo para profundizar que yo pedí y obtuve. Además, el periódico ha descubierto que el periodismo narrativo de formato largo es un gran atractivo para su edición digital: Fallos del Estado atrajo el mayor número de lectores del sitio web.

About Post Author